En un contexto de tipos de interés bajos, que parece que se prolongará durante los próximos meses, y con unos depósitos que ofrecen rendimientos cada vez más menguantes, los ahorradores empiezan a explorar otras opciones de inversión para conservar sus ahorros y lograr una rentabilidad interesante. Pero, cuidado, en este escenario algunas sociedades de inversión aprovechan para comercializar productos de inversión complejos con unas estrategias agresivas.

 



EFPA España ha elaborado un documento que recoge algunos consejos que los inversores minoristas no deben olvidar antes de contratar un producto financiero.

  • 1-. No invierta en un producto del que no entiende todas las características ni los principales riesgos asociados.
     
  • 2-. Cuidado con las promesas engañosas. La ESMA ( European Securities and Markets Authority) ha alertado sobre las promesas de rentabilidad “elevada” o “garantizada”, que no siempre se ajustan a la realidad.
     
  • 3-. La clave para no llevarnos sorpresa: un buen asesoramiento.
     
  • 4-. Hay que tener en cuenta la fecha de vencimiento del producto.
     
  • 5-. Analizar los costes totales asociados al producto (Comisiones, costes fijos…). El coste de una inversión repercutirá en la rentabilidad obtenida con el producto contratado.
     
  • 6-. ¿Conocemos todos los riesgos a los que nos enfrentamos? Existen una serie de riesgos que no debemos obviar antes de tomar una decisión de inversión.

Ver el documento completo en la Nota de prensa adjunta