Ibercaja Gestión
Ibercaja Gestión
Bitcoin: una aproximación crítica

Bitcoin: una aproximación crítica

6
Me gusta
7
Comentar
Guardar

Bitcoin está de moda. Todo el mundo habla de él. En los medios de comunicación se escucha constantemente que ha alcanzado un nuevo máximo histórico, que su capitalización supera el billón de dólares, que es el nuevo oro digital, que Elon Musk ha comprado 1.500 millones de dólares en bitcoin… ¿Quién no conoce a alguien o ha escuchado hablar de alguien que ha ganado mucho dinero invirtiendo unos pocos euros en él? 

Pero ¿qué es Bitcoin? La mayoría de la gente la gente cree que es una moneda digital que se representa con colores dorados y tiene acuñada una B con las dos barras características del $. Mezclando dos potentes conceptos, el oro y el dólar. 

La realidad es que Bitcoin es mucho más que una moneda. Bitcoin es una genialidad que aúna complejos conceptos de disciplinas tan dispares como: la criptografía, la teoría monetaria, sistemas y redes, el origen del dinero, teoría de juegos, programación, entre otros. Por eso es tan complicado para la mayoría de la gente hacerse una idea de la revolución que supone Bitcoin y por eso es tan difícil encontrar una definición definitiva. 

En un primer intento, podemos definir Bitcoin como una tecnología que permite transferir y preservar valor digitalmente entre pares, sin necesidad de un intermediario. Para ello se basa en un protocolo, en un software de código abierto, en técnicas de criptografía y una red entre pares (P2P) distribuida, a través de los cuales se ha desarrollado una moneda digital, un sistema de pagos sin intermediarios y un sistema monetario no centralizado con una emisión de moneda determinista limitada a 21 millones de bitcoins, cuyas transacciones se graban de manera inmutable en una base de datos distribuida organizada como una cadena de bloques (blockchain). Por tanto, Bitcoin es un equilibrio de muchas cosas.

Para intentar diferenciar entre la estructura que soporta Bitcoin y la moneda digital, solemos referirnos a la moneda como bitcoin (minúscula) o BTC, y al proyecto-protocolo-software-red como Bitcoin (mayúscula).

 
Los orígenes de Bitcoin se remontan a 2008, cuando Satoshi Nakamoto publicó en la lista de correo electrónico sobre criptografía de Meztdown.com un “white paper” titulado “Bitcoin: un sistema de dinero en efectivo electrónico peer-to-peer” con el que pretendía crear “Una forma de dinero en efectivo electrónico puramente peer-to-peer debería permitir enviar pagos online directamente entre las partes y sin pasar a través de una institución financiera” 1 

Bitcoin marcó un antes y un después ya que consiguió superar por primera vez en la historia desde la creación de internet el problema de los generales bizantinos y el problema del doble gasto. Para ello utiliza “una red peer-to-peer que sella las transacciones en el tiempo en una cadena de bloques continua de proof-of-work basada en hash, estableciendo un registro que no se puede modificar sin rehacer la proof-of-work” 1. La mayoría de estos conceptos se habían desarrollado previamente, es la manera de encontrar un equilibrio entre los mismos lo que hace que Bitcoin consiga ser la primera criptomoneda digital y distribuida, alineando los intereses de todos los agentes que participan en su ecosistema, haciendo que todos tengan incentivos para comportarse de manera honesta.

Desde entonces Bitcoin ha evolucionado muchísimo. Su software ha sufrido tantas modificaciones para mejorarlo que apenas queda una línea del código que escribió inicialmente el enigmático Satoshi Nakamoto. Su precio ha pasado de intercambiarse 10.000 BTC por dos pizzas en 2010 a 54.722 $/BTC a fecha de escribir este artículo (11/03/2021). Su red P2P ha crecido hasta tener una media de 10.000 nodos de manera permanente distribuidos por todo el mundo2. El proceso de minería (que es el proceso a través del cual se confirman las transacciones, añadiendo nuevos bloques a la red y por el cual los mineros son recompensados con nuevos bitcoins) se ha profesionalizado tanto que la red de Bitcoin cuenta con la mayor capacidad computacional del mundo. Y por el camino han apareció más de 8.000 criptomonedas diferentes.

Mucha gente se ha acercado a Bitcoin por el fuerte incremento de su precio desde los mínimos de marzo de 2020 y la lluvia constante de noticias en la que muchos analistas afirman que estamos en el inicio de un nuevo mercado alcista. Es complicado valorar BTC y determinar hasta dónde puede llegar. Actualmente uno de los métodos que más se utilizan para hacer una aproximación sobre su valoración es intentar valorar su mercado potencial, asumiendo que BTC se convierte en reserva de valor equivalente al oro. Si consideramos que el precio de mercado del oro ronda los 2.000 $/onza, y que existen unos 197 mil toneladas de oro3, su capitalización rondaría los 13 billones de dólares. Teniendo en cuenta que la cantidad de BTC está limitada a 21 millones, su precio equivalente rondaría 620.000$/BTC. En mi opinión, este enfoque es limitado, ya que solo contempla a BTC como reserva de valor. Creo que es más adecuado pensar en BTC como lo hace A. Damodaran4, que considera a BTC como algo más próximo a una divisa que a un activo y, por tanto, es imposible de valorar, solo puedes darle un precio y realizar transacciones con ella. Es decir, el valor de BTC dependerá de la demanda y el uso que tenga. 

La popularidad de Bitcoin ha crecido tanto que existe la expectativa de que se convierta en una nueva divisa mundial no controlada por ningún estado ni entidad central, como lo fue el oro antes de la expropiación a los ciudadanos de la soberanía monetaria por parte de los estados y los bancos centrales. Esto pondría en riesgo el “chiringuito” montado por estados y bancos centrales a través del cual los bancos centrales imprimen dinero para financiar las políticas fiscales irresponsables de los estados, a costa de ir empobreciendo cada vez más a sus ciudadanos. 

Esta popularidad le ha acarreado una campaña de desprestigio por parte de grupos de poder, instituciones y élites políticas. Entre las principales críticas que le hacen es que BTC no cumple con las características para ser un buen dinero (reserva de valor, medio de cambio y unidad de cuenta), que es un dinero de delincuentes para blanquear y evadir impuestos, que no tiene ningún valor intrínseco, que es ineficiente a la hora de gestionar transacciones, que es un riesgo para el medio ambiente y que es un dinero deflacionario

En relación con las críticas sobre si es un buen dinero o no y si pudiera llegar a serlo, si es un dinero que se utiliza para blanquear y evadir impuestos y los riesgos de que sea un dinero deflacionario, me remito a las explicaciones que dio el economista Juan Ramón Rallo en su canal de Youtube5. Únicamente quiero resaltar que se Bitcoin tiene unas características que lo hacen muy atractivo frente al dinero fiat actual: es no confiscable y su oferta está limitada. 

Es cierto que actualmente Bitcoin solo es capaz de confirmar entre 4-7 transacciones por minuto en su blockchain, que en comparación con las 65.000 transacciones por segundo que es capaz procesar Visa, está muy por detrás. Sin embargo, ya existen proyectos para desarrollar una segunda capa sobre Bitcoin, llamada “lightinig network”, que aseguran que será capaz de procesar más de 1 millón de transacciones por segundo6.

Bitcoin tiene unos consumos de energía eléctrica muy elevados. Según un estudio de la Universidad de Cambridge7, la red de Bitcoin en el proceso de minería consume más energía que países como Noruega o Argentina en términos anualizados. Esto no es necesariamente un riesgo para el medio ambiente, debemos analizar si las fuentes de energía son renovables o no. 

En mi opinión, los verdaderos riesgos de Bitcoin no son tan conocidos como las críticas que se hacen desde los grupos de poder. Estos riesgos están relacionados con que Bitcoin es una tecnología que se encuentra todavía en sus primeras etapas de desarrollo: (i) riesgo regulatorio: cómo reaccionarán las autoridades ante una potencial amenaza al statu quo que actualmente ellos controlan; (ii) riesgo técnico: Bitcoin, y otras criptomonedas, todavía deben evolucionar para convertirse en una alternativa real. 

No merecen la pena desarrollar los diferentes escenarios de los riesgos regulatorios que se pueden suceder, ya que al final, todo dependerá de la arbitrariedad de los poderes públicos. Dada la naturaleza distribuida de las criptomonedas, si los estados finalmente se decantan por prohibirlas, lo único que conseguirán es crear “mercados negros”. Por lo que me inclino a pensar que su respuesta estará más encaminada a conseguir centralizar la información de los usuarios en determinados puntos para poder seguir teniendo el control, al menos de la información. 

En cuanto a los riesgos técnicos, ya hemos comentado problemas como la poca capacidad de procesar transacciones o los posibles riesgos medioambientales derivados de los elevados consumos de energía. Sin embargo, mi objetivo en este artículo es señalar los riesgos actuales del proyecto Bitcoin relacionados con lo distribuido o no (descentralizado) que es.

Uno de los pilares fundamentales del Bitcoin, es que es un sistema distribuido en el que no hay ningún agente que acapare suficiente poder como para poder imponer su voluntad sobre el resto y, por tanto, las decisiones se tomen por consenso. Actualmente existen 3 tipos de agentes que pueden llegar a ostentar un poder sobre el proyecto por encima del que yo, personalmente, considero inadecuado: (i) desarrolladores de software; (ii) concentración de mineros; y (iii) ballenas de bitcoin

Empezando por el final, se considera que una “ballena de bitcoin” es una dirección de Bitcoin con más de 1.000 BTC. Se estima que el 40% de todos los BTC se concentran en menos de 2.500 direcciones8 cuando actualmente hay aproximadamente 1’2 millones de direcciones activas9. Los mercados de criptomonedas están en sus fases iniciales de desarrollo y, por tanto, en ocasiones tienen poca liquidez y profundidad. Esto provoca que estos grandes tenedores de BTC tengan una gran influencia en el mercado y, en ocasiones, hayan sido acusados de manipularlo. Por otro lado, existe el riesgo de que un agente con una gran cantidad de BTC podría inundar el mercado, desplomando el precio de BTC y haciendo que todo el sistema de equilibrio de poder se viera comprometido, ya que muchos mineros dejarían de tener incentivos para seguir minando, se reduciría la tasa de hash, la velocidad de minado y, por tanto, la capacidad para procesar transacciones hasta que el objetivo de dificultad se volviera ajustar.   


Bitcoin necesita un software para poder ejecutarse en los diferentes equipos. El más popular es la versión actualizada del software que desarrollo Satoshi, llamado Bitcoin Core, que tiene una cuota de mercado que ronda entre el 80 y el 95%. Esto significa que los desarrolladores de este software tienen un gran poder sobre la red. Bitcoin es un proyecto colaborativo de software libre, esto significa que cualquiera puede aportar nuevas mejoras y que existen varios softwares compatibles disponibles. Sin embargo, solo 6 personas tienen verdaderamente acceso a Bitcoin Core y una de ellas ostenta el título de desarrollador líder10. Estas 6 personas tienen un gran poder sobre el futuro de Bitcoin, ya que son ellos los que deciden que desarrollos y mejoras se incorporan al software. Es cierto que la comunidad puede proponer mejoras, analiza cada una de las mejoras introducidas por los desarrolladores y tiene la capacidad de incorporarlas o no. Pero lo cierto es que hay muy poca gente con el tiempo y, sobre todo, la capacidad técnica necesarias para poder analizar con detalle y entender el alcance de cada decisión. Por eso, la mayoría de los usuarios confían en que otros estarán ejerciendo esa labor de supervisión, siendo el número de ojos expertos que analiza el software muy reducido. Por lo que los desarrolladores podrían introducir actualizaciones que no fueran en beneficio de todos los miembros de la comunidad pasando inadvertidas. 

El último riesgo sobre el que quiero llamar la atención, aunque hay otros, es la concentración de los mineros. Según la Universidad de Cambridge11, el 65% de la tasa de hash se encuentran concentrada en China. Si añadimos a Rusia, Kazajistán, Malasia e Irán, esta cifra se elevaría al 85%. Por otro lado, según datos de Statista12 el top 3 de empresas de minería controlan el 44% de la tasa de hash y el top 10 controla el 95%. Con esto no queremos decir que exista un riesgo de que grupo de mineros pueda coordinarse para realizar un ataque del 51%, haciéndose con el control de la red y pudiendo ejecutar dobles gastos o rechazar transacciones concretas. Aunque es cierto que el riesgo existe, los agentes que interactúan dentro de Bitcoin tienen los intereses alineados gracias a un complejo equilibrio de Nash que hace que los participantes actúen de manera honesta. Los mineros tienen incentivos para comportarse de manera honesta, ya que, si la comunidad percibiese que se está produciendo un ataque, el precio caería de manera dramática, y los posibles atacantes perderían su inversión en equipos de minería y sus tenencias de BTC. Para mí, el riesgo real es que el gobierno chino tome la decisión unilateral de hacerse con el control de todas las “granjas” de minería de bitcoin que hay en su territorio de la noche a la mañana, haciéndose con el control del 65% de la red. ¿Quién puede impedirlo? ¿Qué garantías tenemos de que no lo hará? ¿qué incentivos tiene para no hacerlo? Lo cierto es que si el gobierno chino ve amenazada la estabilidad de su moneda  podría hacerlo.

En el caso de que sucediera, no supondría el fin definitivo del proyecto de Bitcoin: al estar todas las transacciones grabadas en la blockchain, podría hacerse una bifurcación (hard fork) de la misma desde el punto anterior a que fuera atacada y continuar. No obstante, el impacto que tendría en el precio de mercado sería muy importante, haciendo que desaparecieran millones de euros de la noche a la mañana. 

En este artículo no hemos querido entrar en si el mercado de criptomonedas está o no distorsionado por el uso de apalancamiento y de “stablecoins” como Tether. Pero cualquier persona que quiera invertir también debería analizar las implicaciones que tienen en el mercado y ponderar sus riesgos.

En mi opinión, Bitcoin ha supuesto la revolución monetaria más importante del último siglo y nos da la oportunidad de romper con el monopolio del dinero establecido por los bancos centrales. Esto podría forzar a que los bancos centrales comiencen a comportarse de una manera más honesta, sirviendo a los intereses de la ciudadanía, que es tener un dinero estable, y no tanto de los intereses del poder estatal, financiando prácticamente gratis unos niveles de deuda insostenible. Sin embargo, el proyecto de Bitcoin todavía tiene grandes desafíos que superar antes de considerarse un triunfo definitivo. Hoy, es muy complicado tener visibilidad sobre cómo se van a resolver, o si será otra criptomoneda la que acabe triunfando. Por tanto, una inversión en Bitcoin solo puede entenderse con un grado de especulación muy elevado. Especular no tiene por qué tener un contexto peyorativo. Especular es intentar traer el presente el impacto de acontecimientos futuros. Por tanto, si consideramos que los riesgos de invertir en BTC son menores que sus beneficios, la inversión está perfectamente justificada. Animo a cualquier persona a seguir leyendo e informándose sobre Bitcoin y otras criptomonedas, porque independientemente de que inviertan en ellas o no, su desarrollo tendrá implicaciones que trascenderán a todos los campos de la sociedad, ya que impactan de manera directa en la institución más conocida pero peor comprendida de todas, el dinero.

Alberto de Antonio Gardeta Ibercaja Gestión.

Bibliografía:
1. https://bitcoin.org/en/bitcoin-paper
2. https://bitnodes.io/
3. https://www.gold.org/about-gold/gold-supply/gold-mining/how-much-gold
4. http://aswathdamodaran.blogspot.com/2017/10/the-bitcoin-boom-asset-currency.html
5. https://www.youtube.com/user/juanrallo
6.https://cointelegraph.com/lightning-network-101/what-is-lightning-network-and-how-it-works#:~:text=The%20Lightning%20Network%20is%20said,Cross%2Dchain%20atomic%20swaps.
7. https://cbeci.org/cbeci/comparisons
8.https://www.businessinsider.com/bitcoin-whales-the-key-facts-figures-you-need-to-know-2021-1#:~:text=A%20bitcoin%20whale%20is%20a,own%2040%25%20of%20the%20market.
9. https://studio.glassnode.com/metrics?a=BTC&m=addresses.ActiveCount
10. https://bitcointalk.org/index.php?topic=1774750.0
11. https://cbeci.org/mining_map

 

El presente documento tiene una finalidad meramente informativa, y ha sido elaborado con independencia delas circunstancias y objetivos financieros particulares delas personas que lo reciban. Por tanto, la información contenida en el presente documento no constituye asesoramiento en materia de inversiones ni debe entenderse como recomendación, consejo o sugerencia de estrategia de inversión y no deberá ser interpretado en ningún caso como una oferta de venta o de compra de valores o de instrumentos financieros relacionados, ni de realización de operaciones financieras por parte de Ibercaja.

Cualquier decisión de inversión, desinversión o cualquier otra estrategia que se adopte en relación con instrumentos financieros que se citen en este documento serán por decisión propia y bajo la exclusiva responsabilidad del inversor, y en consecuencia Ibercaja no se hará responsable, en ningún caso, de las pérdidas que se pudiesen realizar en tales casos.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User