El arranque de las negociaciones sobre el Brexit, las elecciones en Francia, Alemania y Países Bajos, y la posibilidad de comicios anticipados en Italia parecen apuntar a que la incertidumbre política continuará en 2017, ejercicio en el que los inversores también permanecerán atentos a los cambios que puedan producirse en la economía y la política exterior estadounidenses bajo el mandato de Trump.

Pese a los riesgos, nuestro escenario principal es que durante el año próximo el crecimiento mundial y la inflación repuntarán y la renta variable superará a la deuda pública. Asimismo, prevemos que las tires de esta última clase de activos continuarán incrementándose con Estados Unidos a la cabeza. Dentro de la renta fija, esperamos que el high yield se comporte mejor que los bonos gubernamentales, ya que los mayores niveles de crecimiento deberían favorecer a los beneficios corporativos.

Por su parte, la renta variable estadounidense contará probablemente con el impulso del aumento de los beneficios. Otra de nuestras previsiones es que el precio del crudo se incrementará aún más y que el sector de la energía experimentará una marcada expansión de sus ganancias. Los valores financieros deberían beneficiarse del aumento en los tipos de interés –y si el dólar continúa fortaleciéndose frente al yen– la renta variable japonesa tendría que seguir comportándose bien. En los mercados emergentes, los factores fundamentales serán el grado en el cual el USD sigue apreciándose y el hecho de si las medidas proteccionistas anunciadas terminan por implantarse. La selectividad será, por tanto, una consideración crucial.

Dentro del Reino Unido, mostramos preferencia por los valores de gran capitalización, que tienen menos exposición a una posible ralentización en el crecimiento doméstico y deberían beneficiarse en mayor medida de cualquier caída adicional en la libra esterlina si las negociaciones sobre el Brexit no se desarrollan con fluidez. No obstante, reconocemos que estos valores no son tan asequibles como a comienzos de 2016, y que parte de los “efectos positivos” del Brexit para este segmento del mercado podrían estar ya reflejados en las valoraciones. De hecho, los valores de las bolsas europeas arrastran actualmente una importante dosis de pesimismo político en sus precios. Mientras que 2016 ha revelado lo impredecible que puede resultar la política, es posible que la reciente elección de un presidente proeuropeo en Austria proyecte en 2017 un mejor modelo a seguir que el que definió el rechazo al proyecto común mostrado por el Reino Unido en junio de 2016. Actualmente, los sondeos indican que los partidos proeuropeos tienen más probabilidades de controlar los gobiernos de Alemania, Francia y Países Bajos tras las elecciones que tendrán lugar en dichos países durante este ejercicio. De ser este el caso –y si la ley electoral italiana se modifica según lo previsto para reducir las posibilidades de que el Movimiento 5 Estrellas controle el parlamento del país tras los siguientes comicios– la renta variable europea podría ver reducida la influencia del riesgo político sobre sus valoraciones.

Aunque seguimos considerando que poseer activos de riesgo reportará resultados en 2017, creemos que las clases alternativas –las cuales pueden proporcionar cierta protección frente a pérdidas durante periodos de turbulencia en los mercados– jugarán probablemente un papel cada vez más importante en las carteras a medida que el ciclo va madurando. 

 

Extracto del informe mensual Market Insights

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñada como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en la toma de sus decisiones de inversión, el programa explora y sopesa las implicaciones de la información actual de la economía y las condiciones variables del mercado.