Nordea Asset Management
Nordea Asset Management
Recuperación pos-COVID-19: una coyuntura más compleja

Recuperación pos-COVID-19: una coyuntura más compleja

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Conforme dejamos atrás la conmoción de la COVID-19, prevemos que los acontecimientos de mercado acabarán revistiendo una mayor complejidad. En las próximas semanas, la parte más sencilla de la recuperación pos-COVID-19 habrá terminado y, para entonces, la deuda corporativa y la renta variable se habrán encarecido considerablemente. A medida que nos adentramos en la siguiente fase, sugerimos incorporar soluciones flexibles para reasignar el capital con rapidez por medio de un gestor de carteras o de una solución automatizada. No obstante, existen dos temáticas a largo plazo que mantienen su vigencia: en primer lugar, la expansión a la región Asia-Pacífico procedente de la recuperación económica en China y, en segundo lugar, la temática de los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG), que se está convirtiendo cada vez más en una prioridad fundamental para los inversores, tanto para los jóvenes como para los más veteranos. 


La emergencia de dos tendencias

La COVID-19 supuso un auténtico mazazo para la economía mundial. En efecto, la oferta y la demanda acusaron perturbaciones que rara vez hemos observado en más de un siglo. Las medidas adoptadas por las autoridades en términos de sanidad, el apoyo a los trabajadores y empresas y la marcada relajación de la política monetaria han contribuido a mitigar esta crisis y a iniciar la recuperación. En la actualidad, nos hallamos inmersos en lo que muchos esperan que sea una recuperación en forma de U que, de acuerdo con los datos publicados recientemente, podría resultar ligeramente más rápida en Estados Unidos. La pregunta que surge a raíz de esta situación es si las autoridades han logrado estabilizar las expectativas de crecimiento a largo plazo que rigen el comportamiento de muchos inversores tanto a corto como a largo plazo. A excepción de Italia, las iniciativas gubernamentales parecen estar saldándose con resultados bastante satisfactorios, lo que perfila un panorama futuro alentador. En consecuencia, la deuda corporativa y la renta variable se han revalorizado, y el índice S&P 500 se sitúa cerca de sus máximos históricos. Sin embargo, la coyuntura futura revestirá una mayor complejidad.

Prevemos que el repunte meteórico de la renta variable continuará, impulsado por la relajación monetaria sumamente contundente implementada por los bancos centrales, las expansiones presupuestarias (lo que incluye un segundo paquete en Estados Unidos) y la continuación de la reapertura de la economía mundial con algunos contratiempos temporales. Una manera de posicionarse de cara a esta coyuntura consiste en recurrir a los fondos climáticos, que suelen centrarse en títulos de crecimiento de segundo nivel. En la fase final de la recuperación, los títulos de crecimiento y calidad probablemente registren una rentabilidad superior frente a los de valor y los cíclicos, cuyo valor se determina con mayor fiabilidad mediante parámetros de valoración a corto plazo, como el PER adelantado. Ello sugiere la existencia de un sesgo hacia los títulos de crecimiento y calidad y, a la luz del aumento de la concentración del riesgo, sugerimos incrementar el recurso a estrategias que puedan adaptarse con facilidad a las diferentes coyunturas de mercado por medio de programas automatizados o de gestores de carteras. 

De cara al futuro, debemos tener en cuenta la aparición de dos temáticas a largo plazo. La recuperación de la economía china debería producirse antes que la de otros países y extenderse al resto de Asia en un horizonte de uno a tres meses. A este respecto, nos centramos en el auge de la clase media del país y en su rico e innovador sector tecnológico, que abarca desde empresas de motores de búsqueda hasta fabricantes de microchips. Podemos sacar partido de esta temática a través de la renta fija o la renta variable emergente. En el plano de la renta fija, los diferenciales se han ajustado considerablemente, pero seguimos observando oportunidades idiosincrásicas aptas para ser objeto de un análisis bottom-up, y existen grandes probabilidades de que la Fed controle la curva de tipos (en torno a un 40%) y que mantenga tipos de interés negativos (aproximadamente un 60%, aunque el mercado no descuenta ninguna de estas medidas). La aplicación de una política de este tipo por parte de la Fed beneficiaría a la deuda emergente denominada en divisa local y en divisa fuerte en países que guardan una estrecha vinculación con el dólar. En nuestra opinión, la renta fija y la renta variable emergente mantienen un atractivo considerable como inversiones a largo plazo. 

La segunda temática a largo plazo, la inversión según criterios ASG seguramente adquirirá un mayor peso, dado que las crisis suelen llevar aparejados grandes cambios y un mayor número de inversores está tomando conciencia de la urgencia de actuar para mitigar el cambio climático. El statu quo está siendo objeto de un rechazo cada vez mayor y los cambios culturales derivados de ello dictarán el rumbo de los flujos de inversión y los precios. La ventaja de los criterios ASG es que, por lo general, reducen los riesgos de caída, dado que las empresas que se adhieren a ellos suelen estar mejor gestionadas. Además, la calidad se traduce a menudo en rentabilidad.

Consecuencias

A modo de conclusión, podemos afirmar que la última fase de la recuperación pos-COVID-19 brindará oportunidades considerables durante los próximos dos meses. Más allá de este horizonte, la coyuntura seguramente cobrará un cariz más complejo y abarcará desde las soluciones gestionadas y automatizadas hasta el auge de China y de los criterios ASG. Nuestras perspectivas y nuestra gestión del riesgo nos definen y constituyen con dos factores que, con toda probabilidad, serán importantes en adelante. 

Nota: Esta es una vista macro NAM, no la vista oficial de Nordea.
 
Acerca de Nordea Asset Management
Nordea Asset Management (con activos bajo gestión de 204.000 millones EUR*), es parte del Grupo Nordea, el grupo de servicios financieros más grande del norte de Europa (con activos bajo gestión de 280.000 millones EUR*). La compañía ofrece una selecta gama de fondos de inversión a nivel europeo y global y brinda sus servicios a numerosos clientes y distribuidores tales como bancos, gestoras de activos, asesores financieros independientes y empresas de seguros.
Nordea Asset Management está presente físicamente en Bonn, Bruselas, Copenhagen, Frankfurt, Helsinki, Londres, Luxemburgo, Madrid, Milán, Nueva York, Oslo, París, Santiago de Chile, Singapur, Estocolmo, Viena y Zurich. La presencia local de Nordea intenta garantizar el acceso y la mejor calidad de servicio a los clientes.
El éxito de Nordea se basa en un enfoque “multi-boutique” sostenible y único que combina la especialización y experiencia de las boutiques internas con las exclusivas competencias de las boutiques externas. Esto nos permite añadir valor de manera estable, para el beneficio de nuestros clientes. Nuestras soluciones cubren todo tipo de clases de activos (renta fija, renta variable y multi-activos) y gestionan productos en clases de activos nórdicas, europeas, estadounidenses y emergentes.
*Fuente: Nordea Investment Funds, S.A., 31.03.2020
 
0 ComentariosSé el primero en comentar
User