Bulgaria, un país en movimiento

Inicialmente, una inversión en Bulgaria puede parecer algo inusual para algunos, ya que el país no es el centro de atención de las noticias diarias y se sabe poco sobre los bancos búlgaros y la economía del país balcánico. Pero vale la pena examinarla más de cerca:

Bulgaria es uno de los antiguos países miembros del Pacto de Varsovia. Al igual que en la antigua RDA y en muchos otros países de Europa del Este, en 1989 se produjo un proceso de agitación política. Como resultado, el país se abrió a Occidente y se introdujo una economía de mercado. La transformación de una economía planificada socialista a una economía de mercado se asoció inicialmente con considerables problemas de ajuste, como en muchos otros lugares, también en Bulgaria. Sin embargo, la economía se ha estabilizado desde el cambio de milenio, y desde entonces crece de forma constante, y las finanzas del Estado se han consolidado notablemente. La deuda nacional se ha reducido constantemente. Hoy en día, Bulgaria tiene uno de los ratios de deuda pública más bajos de Europa.

Bulgaria – miembro de la UE desde 2007

Gracias a sus reformas políticas y económicas, el país entró a formar parte de la Unión Europea en 2007. Aunque Bulgaria aún no es miembro de la Unión Monetaria Europea, la moneda nacional, el lev, está vinculada al euro. Por lo tanto, los depósitos a plazo fijo en Bulgaria disponibles a través de Raisin se realizan en euros. Los ahorradores no están expuestos a ningún riesgo de cambio.

Situación estable

Aunque todavía queda para que Bulgaria alcance un nivel occidental de prosperidad, ciertamente se encuentra en un camino prometedor. Las empresas extranjeras utilizan cada vez más el país como lugar de producción e invierten en él. Las agencias de calificación clasifican la situación económica como estable y las condiciones para que continúe la evolución positiva son buenas.

¿Es seguro el ahorro en Bulgaria?

De acuerdo con la legislación Europea, los depósitos en Bulgaria están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos nacional hasta un valor equivalente a 196.000 BGN (aprox. 100.300 euros), incluidos los intereses por cliente y por banco.

En este contexto, otro requisito es importante: en caso de insolvencia, la indemnización del inversor debe pagarse en un plazo de 10 días laborables desde la presentación de la solicitud. Esto garantiza que los depositantes, en caso de necesidad, recuperen su dinero lo antes posible. Para 2024, el plazo legal de pago debe ser ajustado por los Fondos de Garantía de Depósitos y reducido a 7 días laborables. Puedes encontrar más información aquí.

Encuentra y contrata los depósitos más rentables