Santalucía Asset Management
Santalucía Asset Management
Qué son los ‘covered bonds’ o bonos garantizados
Santalucía Asset Management
Espacio patrocinado

Qué son los ‘covered bonds’ o bonos garantizados

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

Los ‘covered bonds’, traducidos al español como cédulas hipotecarias, son bonos garantizados emitidos por entidades financieras que ofrecen una rentabilidad fija a largo plazo y que tienen como garantía préstamos hipotecarios concedidos por el banco emisor.

Esa garantía que respalda los bonos proporciona a los inversores una mayor seguridad en cuanto a la recuperación de su inversión, de ahí que se les considere como bonos garantizados, si bien, en el mundo de la inversión, ninguna está exenta de riesgo. A su vez, esa seguridad hace que las tasas de interés ofrecidas sean más bajas que otros tipos de instrumentos de deuda. Sin embargo, esa rentabilidad puede variar según la calidad crediticia del emisor, la duración del bono y otros factores del mercado.

Este instrumento sirve de fuente de financiación para los bancos y otras entidades financieras emisoras, permitiendo obtener fondos a un coste más bajo que otros instrumentos de deuda. De este modo, a través de la emisión de ‘covered bonds’, los bancos pueden financiar su negocio de crédito, especialmente en el ámbito hipotecario, lo que les permite aumentar su capacidad de préstamo y, por lo tanto, expandir su negocio.

¿Son seguras las cédulas hipotecarias?

Una característica distintiva de los ‘covered bonds’ es que, en caso de que el emisor quiebre, los activos que respaldan los bonos están segregados y protegidos por otros acreedores, lo que significa que los inversores tienen un mayor grado de protección en caso de incumplimiento por parte del emisor.

Asimismo, los inversores en este activo de renta fija tienen una prioridad sobre los activos que respaldan los bonos en caso de insolvencia del emisor, lo que les brinda una mayor protección en caso de impago.

Por lo tanto, para los inversores, son una inversión atractiva porque ofrecen una mayor seguridad y estabilidad en comparación con otros instrumentos de deuda, debido a la citada garantía que respalda los bonos.

Además, los ‘covered bonds’ pueden ser atractivos para los inversores que buscan diversificar sus carteras, ya que tienden a tener un perfil de riesgo relativamente bajo y una rentabilidad estable y predecible. Por esta razón, a menudo se consideran como una clase de activos segura y estable para los inversores que buscan una inversión a largo plazo con un riesgo moderado.

Ventajas de invertir en ‘covered bonds’

Entendiendo lo anterior, podemos identificar cuatro ventajas de las cédulas hipotecarias:

Seguridad

Los ‘covered bonds’ se consideran instrumentos financieros relativamente seguros debido a que están respaldados por activos de alta calidad, lo que reduce el riesgo de incumplimiento del emisor. Y tal y como se ha indicado, los inversores tienen un derecho preferente sobre los activos subyacentes en caso de incumplimiento del emisor.

Diversificación

Es una buena manera de diversificar una cartera de inversión, ya que ofrecen un perfil de riesgo diferente al de otros instrumentos financieros como las acciones y los bonos corporativos. Al incluirlos, los inversores pueden reducir el riesgo y aumentar la estabilidad de su cartera.

Rentabilidad

Pese a que el tipo de interés ofrecido no es elevado, sí suelen tener rendimientos más altos que los bonos gubernamentales o los depósitos bancarios, debido a que están respaldados por activos con un mayor riesgo de crédito.

Liquidez

Los ‘covered bonds’ son instrumentos financieros líquidos que se pueden negociar fácilmente en los mercados financieros. Esto significa que los inversores pueden comprar y vender cédulas hipotecarias con facilidad, lo que les permite adaptarse rápidamente a los cambios en las condiciones del mercado.

Calificación crediticia

Suelen tener una calificación crediticia más alta que los bonos corporativos, lo que refleja su naturaleza segura y estable. Esto significa que los inversores pueden tener mayor confianza en la capacidad del emisor para cumplir con sus obligaciones de pago de intereses y principal.

Riesgos de los ‘covered bonds’

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, como cualquier inversión, los ‘covered bonds’ también conllevan riesgos. Los más comunes son:  

Riesgo de crédito

El riesgo de crédito es el riesgo de que el emisor no pueda cumplir con sus obligaciones de pago y los tenedores de los bonos pueden sufrir pérdidas.

Riesgo de prepagos

Los prepagos son pagos anticipados en los préstamos subyacentes que respaldan el ‘covered bond’. Si los prepagos son más altos de lo esperado, el rendimiento del bono puede verse afectado negativamente.

Riesgo de liquidez

El riesgo de liquidez es el riesgo de que los tenedores de los bonos no puedan venderlos al precio de compra o en el momento que se desee.

Riesgo de tipo de interés

Tal y como se ha indicado, los ‘covered bonds’ tiene un tipo de interés fijo, lo que significa que, si los tipos de interés oficiales suben, el valor nominal (precio) del bono puede caer. Es decir, que valga menos de lo que se compró. Además, si el emisor del bono tiene que refinanciar el préstamo subyacente a una tasa de interés más alta, esto puede afectar negativamente el rendimiento del bono.

Riesgo de mercado

Los ‘covered bonds’ pueden estar expuestos a los cambios en los mercados financieros, lo que puede afectar el precio del bono.

En Santalucía AM hemos aumentado posiciones en 'covered bonds' ya que el diferencial de rentabilidad respecto a la deuda pública hace más atractivo este activo de alta calidad crediticia, con emisiones con mejor ratio rentabilidad/riesgo que la deuda pública

0 ComentariosSé el primero en comentar
User