¿Qué es un plan de pensiones? Ventajas e inconvenientes

¿Qué es un plan de pensiones? Ventajas e inconvenientes

2
Me gusta
5
Comentar
Guardar

Un plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo pensado principalmente para la jubilación. De hecho, es el más popular y el que más comercializan todos los bancos y entidades financieras.

Un plan de pensiones se encargará de invertir el dinero del ahorrador a través de un Fondo de pensiones. Los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que se encargará de controlar su solvencia y funcionamiento. Esto incluye la distribución de las inversiones.

Existen diferentes tipos de planes de pensiones según el perfil de inversión. Según el tipo de ahorrador al que se dirigen podrán invertir más o menos en renta fija o renta variable. Esta es la forma que tiene la DGSFP de asegurarse que el plan sigue políticas adecuadas para los ahorradores a los que se recomienda.

Lo hay que tener claro es que con un plan de pensiones existe la posibilidad de perder dinero, ya que al final se está invirtiendo en el mercado. Sólo con los garantizados te aseguras que recuperarás el capital invertido, aunque sólo en la fecha de vencimiento. Si recuperas antes el dinero puedes sufrir pérdidas.

Si queréis encontrar un plan de pensiones mejor, en Finect hemos desarrollado un comparador de planes de pensiones donde podréis consultarlos todos e iniciar la contratación de muchos de ellos. A continuación os dejamos la herramienta dónde podéis ver obtener mayor información: 

 

¿Estás perdido y no sabes cómo hacerlo? En estos casos, la mejor opción puede ser acudir a un asesor financiero que te ayude con tus finanzas y te oriente sobre la forma que más te conviene para rentabilizar tu plan de pensiones. 

 

Cómo funciona un plan de pensiones

El funcionamiento de los planes de pensiones no es complicado. De forma muy resumida, un ahorrador decide invertir su dinero en el plan y los gestores del fondo de pensiones se encargan de hacer crecer el dinero invirtiendo según los límites que marca la política de inversión del plan.

Descubre con esta píldora en qué invierte concretamente cada plan.

La diferencia con otros productos es que con un plan de pensiones el beneficiario (quien lo va a cobrar, que no tiene por qué ser el mismo que hace la inversión) no podrá rescatar el dinero cuando quiera. Sólo es posible recuperar el dinero del plan en los siguientes casos: jubilación, invalidez, enfermedad grave, desempleo de larga duración y pasados 10 años desde la primera aportación desde 2015.

Si se cumple uno de estos supuestos podrás rescatar el dinero del plan y en ese caso podrás elegir hacerlo como renta, capital o de forma mixta.

En forma de renta: recibirás un dinero cada año, semestre, trimestre…. Tú eliges la periodicidad.

En forma de capital: recibirás tu dinero o la cantidad que tú elijas “de golpe”, en efectivo.

De forma mixta: te permitirá combinar ambas. Cada una de estas opciones tienen implicaciones fiscales que pueden hacer que pagues la mitad de lo acumulado en impuestos. Aquí te ayudamos a elegir.

Ventajas de los planes de pensiones

La principal ventaja de los planes de pensiones es que permiten desgravar en la declaración de la renta por las aportaciones que realizas. En otras palabras, si inviertes en un plan pagarás menos IRPF.

En concreto, el dinero invertido se restará de tu base imponible. De esta forma, si destinas 5.000 euros a tu plan de pensiones y has ganado 30.000 euros, para Hacienda será como si sólo hubieses ganado 25.000 euros.

Al ser el IRPF un impuesto progresivo, cuanto más ganes más ahorrarás en tu declaración de la renta.

Otra ventaja es que podrás cambiar de plan de pensiones siempre que quieras sin pagar nada, ni siquiera impuestos. Este diferimiento fiscal te permitirá aprovechar mejor el poder del interés compuesto.

Desventajas de los planes de pensiones

La primera gran desventaja de los planes de pensiones es su falta de liquidez. Como ya has visto, tu dinero estará retenido por lo menos durante 10 años en el mejor de los casos.

Además, al recuperar pagarás impuestos por lo que se conocen como derechos consolidados, que engloban las aportaciones que haya realizado y los posibles beneficios. Con otros productos como los fondos de inversión o las acciones sólo pagas por los beneficios, no por lo que has aportado.

A esto se añade el hecho de que los planes forman parte de las rentas del trabajo, no del ahorro en la renta, y eso puede hacer que pagues más impuestos dependiendo de tu pensión pública. La siguiente tabla puede ayudarte a ver la diferencia:

Por último, aunque las comisiones están reguladas por ley (hay un máximo permitido), pueden terminar llevándose buena parte de la rentabilidad a largo plazo. Con esta píldora puedes ver cuánto se lleva el tuyo.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User