Escribo el presente artículo como extensión del que escribí relativo al libro YOU CAN BE A STOCK MARKET GENIUS. Sé que dije que la siguiente entrada iba a versar sobre LIAR’S POKER, pero es que entre lo que me está enganchando la relectura del libro y el poco tiempo que me está quedando libre para estos menesteres, no he podido avanzar mucho en ello. Y no me gustaría despachar tan magna obra con una faena de aliño. Además el artículo de hoy lo tenía bastante currado de antemano, así que no creo que defraude a mis pocos y fieles seguidores.

Decía al final del anterior artículo que con el paso de los años, quizás llevado por los remordimientos de conciencia causados por las consecuencias de su primer libro (me imagino que unas cuantas averías en las carteras de inversores intentando emularlo), Greenblatt había optado por difundir un sistema de inversión estadístico más adeacuado a las grandes masas.

Para los que tengan interés en conocer cómo funciona el sistema, aquí dejo una presentación que preparé en Junio para mi Club de Inversión.

La situación de la cartera a día de hoy la pego también. Como puede verse en cuanto a desempeño, desde que hice la cartera de prueba, hay auténticos perros como AMED y estrellitas como SOLR. El global de la cartera, hasta el viernes había avanzado un 5,31 % por un 6,07% que nos hubiera dado invertir la misma cantidad en el S&P. Vemos que hay un mal desempeño relativo del sistema en estos 4 meses, pero ya nos dice Greenblatt que con este sistema hay que tener fe “Son muchos los llamados y pocos los elegidos”. Aunque, a decir verdad, las predicciones de Bill Gross sobre las rentabilidades a futuro de las acciones y  la multitud de artículos que nos dicen que las reglas de inversión tradicionales ya no aplican ponen muy a prueba mis convicciones.