Apalancamiento financiero: qué es y cómo se calcula

Apalancamiento financiero: qué es y cómo se calcula

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

Apalancamiento financiero

Seguro que has escuchado hablar alguna vez del apalancamiento financiero. Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste? Esta estrategia es de sobra conocida por muchos inversores...

Y es que, para operar en los mercados financieros, tenemos dos opciones: invertir nuestro propio dinero (si lo tenemos) o solicitar un crédito, es decir, endeudarnos para poder invertir. Ahí es donde entra el apalancamiento financiero.

Vamos a verlo en detalle.

Qué es el apalancamiento financiero

El apalancamiento financiero, como decíamos, consiste en utilizar parte del capital propio y parte del endeudamiento para invertir con el fin de obtener una rentabilidad.

Como dice el inversor estadounidense Robert Kiyosaki, el apalancamiento se define como “hacer más con menos”. 

Diferencia entre pedir un préstamo o apalancarse

Podríamos pensar que este apalancamiento puede darse acudiendo simplemente a nuestro banco y pidiendo un crédito. Pero no, eso no tiene nada que ver. La principal diferencia entre pedir un crédito y apalancarse (financieramente hablando), es que el apalancamiento se realiza con el fin último de obtener una rentabilidad.

Tipos de apalancamiento

En función del resultado de nuestro apalancamiento podemos distinguir tres tipos. Vamos, en función de si sale bien, mal o regular.

  • Apalancamiento positivo: este es el tipo que resulta cuando la rentabilidad es mayor al importe de los intereses del crédito. Es decir, cuando el apalancamiento “sale bien”.
     
  • Neutral: El rendimiento de nuestra inversión es similar al de los intereses del capital. Es decir, ni perdemos ni ganamos dinero, nos mantenemos de una forma similar.
     
  • Negativo: Rentabilidad inferior al interés que pagamos por nuestro endeudamiento.

Cómo se calcula el apalancamiento financiero

Tal y como refleja el Banco Santander en su blog, para calcular el apalancamiento se suelen usar medidas fraccionadas. Es decir, si hablamos de un apalancamiento de 1:2 implica que, por cada euro invertido de nuestro capital, estamos invirtiendo en realidad dos euros (uno propio y otro prestado) y, por lo tanto, la deuda también asciende a un euro.

Existe una fórmula para calcular el apalancamiento financiero de una inversión:

Apalancamiento financiero = 1: (Valor de la inversión/Recursos propios invertidos).

Y si hay deuda, aplicando la siguiente fórmula:

Apalancamiento financiero= Deuda/Total de los activos invertidos.

Y si lo que quieres saber es si será positivo para ti apalancarte o no, utiliza este ratio:

Ratio de apalancamiento = (Activos o importe total de la inversión/fondos propios o capital propio invertido) x (Beneficio antes de impuestos/Beneficios antes de intereses e impuestos).

Si el resultado es superior a 1 el apalancamiento es adecuado. Si es menor a 1 no lo es, puesto que no aumentará la rentabilidad.

Ejemplo apalancamiento

Vamos a ver un ejemplo muy sencillo para entender el cálculo del apalancamiento financiero (en este caso, apalancamiento positivo).

Pedimos un crédito de 10.000 euros a un interés anual del 10%, pagando por lo tanto 1.000 euros de intereses.

Con ese dinero invertimos en un activo que en un año nos da un rendimiento de 1.500 euros.

Nuestro rendimiento neto positivo sería de 500 euros.

Ventajas del apalancamiento financiero

Las ventajas del apalancamiento financiero son muchas, de ahí que se haya convertido en una de las estrategias más recurrentes entre inversores expertos:

  • Si tenemos que destacar algo del apalancamiento financiero es su capacidad de multiplicar el capital. Es decir, posibilita incrementar la rentabilidad de la inversión al aumentar el monto de la inversión.
     
  • Nos permite acceder a inversiones a las que de otra forma no podríamos (por el mínimo de inversión, etc).
     
  • Aumenta tasa interna de retorno (TIR) de la operación financiera.
     
  • Es una buena estrategia para alcanzar objetivos financieros concretos en el corto plazo.

Riesgos del apalancamiento financiero

Pero no todo son ventajas ni, por supuesto, es una estrategia que suponga beneficio asegurado. Debemos ser cautelosos y, sobre todo, entender bien los riesgos que implica. 

Conoce tu perfil inversor

Pensemos que si la evolución de los mercados o de nuestra inversión no es la que teníamos prevista y tenemos pérdidas, a estas pérdidas tendremos que sumarle el apalancamiento, es decir, obviamente serán mayores que si no hubiésemos optado por este sistema.

Por ejemplo: pensemos que el mercado se deprecia un 5%. Bien, si hubiésemos invertido 10.000 euros propios, estaríamos perdiendo 500 euros. Pero si hubiésemos invertido 100.000 euros apalancándonos, las pérdidas llegarían a los 5.000 euros.

Además, a esto hay que sumarle los intereses del dinero que se nos ha prestado. En fin, que debemos tener en cuenta estos posibles imprevistos a la hora de decidirnos por esta estrategia de inversión.

Si estás pensando en invertir, echa un vistazo a cualquiera de nuestros fondos de tecnología, indexados, megatendencias, fondos de fondos... 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User