La pregunta cuánto deberíamos invertir cada uno de nosotros en los diferentes activos nunca es fácil de responder. Debería depender de las circunstancias personales, financieras y específicas de cada uno, pero sí podemos mirar a lo que hacen algunos de los mayores inversores del mundo.

Entre ellos están los fondos soberanos. Estos productos son vehículos de inversión de un país, que invierte en diferentes activos financieros nacionales e internacionales, según los principios de rentabilidad y riesgo deseados por el propio país. Aquí va el dinero que estos estados obtienen de distintos modos: como la venta de sus recursos naturales; los superávits en la balanza comercial, el dinero que se obtiene de privatizaciones, etc.

No entran en esta categoría los fondos de pensiones, donde los Estados "guardan" el dinero de los contribuyentes para su jubilación, como sería el caso en España del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, aunque algunos de estos fondos soberanos sí tienen en su denominación la palabra "pensiones". 

Por ejemplo, el mayor de todos ellos: el fondo soberano de Noruega, llamado Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega, con un patrimonio de 685.000 ( 685) millones de euros bajo gestión (en realidad 5,8 billones de coronas noruegas en la actualidad). Se llama así desde hace poco, ya que en el mundo financiero se lo conoce como el Fondo del Petróleo Noruego y es donde se ingresa parte de los recursos procedentes de los beneficios que reporta la venta de petróleo noruego.

¿Y cómo distribuye sus inversiones? Es muy interesante la web de la sociedad que se encarga de su gestión, llamada NBIM, que actualiza con bastante frecuencia la estructura de su cartera.

Primero, define sus objetivos, que son "sacar partido de su horizonte de inversión de largo plazo y su considerable tamaño para generar altos retornos (con el mínimo riesgo posible) y salvaguardar la riqueza de Noruega para las futuras generaciones". 

Y en números, ¿eso qué supone? El fondo tiene un objetivo de distribución de activos muy sencillo: 60% en renta variable, 35% en renta fija y 5% en activos inmobiliarios.  Pero va oscilando este peso en función del mercado. Así, en la actualidad tiene más peso en renta variable y bastante menos en inmobiliario, en el que empezó a invertir hace apenas dos años.

 


 

Además, la inversión en renta variable está altamente diversificada.  En la actualidad invierte en cerca de 8.000 compañías de 82 países distintos.

Si queréis ver el detalle de sus posiciones, podéis ver los datos a cierre del año pasado en este fenomenal gráfico interactivo. Por ejemplo, en España invertía en 73 compañías según el último desglose actualizado.