Las decisiones de inversión que tomamos para completar nuestra pensión de jubilación cuando nos retiremos tienen mucha importancia, dado que el dinero que consigamos acumular durante nuestra etapa laboral deberá servirnos para mantener nuestro nivel de vida durante más de dos décadas.

¿Me interesa contratar un plan de pensiones? ¿Cuáles son las ventajas de los planes de pensiones frente a otras opciones? ¿En qué consisten las rentas vitalicias? ¿Debo ser conservador con mi ahorro para la jubilación? ¿Cuándo debería empezar a ahorrar para este objetivo? Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, respondió a las preguntas de los lectores de El Confidencial en un encuentro digital que tuvo lugar hace unos días.

“Debemos cambiar de mentalidad y comenzar a pensar a largo plazo, porque el futuro depende de las decisiones que tomemos en este momento. Realizar un ejercicio de planificación financiera con tiempo nos ayudará a cumplir todos nuestros objetivos”, explicó Alarcón, que, además, señaló que este ejercicio nos permitirá “elegir el mejor camino para cumplirlas”. Es una forma de ver el impacto que tendrán las decisiones que tomemos hoy en nuestro yo futuro.

Lo primero que debemos tener claro es el plazo. Nuestro horizonte temporal es fundamental para calcular cuánto podemos ahorrar y qué rentabilidad deberemos buscar con nuestras inversiones. Tratándose de plazos largos, Alarcón destacó que conviene asumir cierto riesgo para conseguir la rentabilidad que necesitamos, el tiempo es nuestro mayor aliado.

Opciones de inversión

Sobre las opciones de inversión, la experta de Abante dijo que “el plan de pensiones es el vehículo de ahorro para la jubilación que, hoy por hoy, mejor le permite acceder a todas las alternativas de inversión -activos del mercado monetario, renta fija y renta variable-, con la fiscalidad más favorable”.

“Con respecto a la renta vitalicia, tiene como ventajas que sabe lo que va a cobrar de antemano y que, en algunos casos, su fiscalidad es favorable. Sin embargo, también tiene como inconvenientes que, en el escenario actual de bajos tipos de interés, la rentabilidad financiera -neta de comisiones- es cercana a cero y que, además, tiene riesgo balance”, señaló Alarcón.

“Otra alternativa que tendría sería invertir en una cartera diversificada de fondos de inversión que esté adecuada a sus necesidades de rentas futuras, plazo y objetivo de rentabilidad”, añadió.

Alarcón también respondió a preguntas sobre clases pasivas, sobre la inversión en ETF y explicó algún caso práctico de ahorro para la jubilación. Puedes leer todas sus respuestas aquí.