¿Sabes que 10.000 euros se convertirían al cabo de 30 años en, aproximadamente, 4.780 euros por efecto de una inflación normal? 

La inflación es una de las razones por las que ahorrar no sirve a largo plazo. Muchas personas caen en el error de "guardar su dinero debajo del colchón" y pierden la oportunidad de ver crecer su dinero. Esta equivocación es más normal de lo que se cree, aún hay desconocimiento sobre el mundo de las inversiones y las personas tienden a no arriesgarse.

Para evitar caer en este error, se debe conocer las diferencias entre ahorro e inversión. Alguna de ellas son: Riesgo, expectativa de rentabilidad u objetivos son algunas de las diferencias entre ahorro e inversión.

Luego de conocer estas diferencias, debes tener en cuenta qué alternativas tienes para que la inflación no afecte tus ahorros. ¿Qué opciones hay?