Queríamos anunciaros hoy el lanzamiento de un nuevo fondo, que completa nuestra gama de deuda emergente. Se trata del FF Emerging Market Local Currency Debt Fund .

Estará gestionado por Steve Ellis (gestor principal) y Eric Wong (cogestor) y tendrá como objetivo generar un nivel atractivo de ingresos invirtiendo en bonos de mercados emergentes en divisa local emitidos fundamentalmente por países emergentes como Rusia, México, Sudáfrica, Turquía, Brasil, Polonia, Indonesia y Tailandia.
 
Con este lanzamiento, nuestra gama de fondos de deuda emergente se amplía a cuatro, junto con el FF Emerging Market Corporate Debt Fund, cuyo lanzamiento tuvo lugar el mes pasado, el FF Emerging Market Debt Fund y el FF Emerging Market Inflation-Linked Bond Fund.
 
El volumen del mercado de deuda emergente en divisa local es muy superior al de otras clases de activos de renta fija, con un valor que asciende a más de 7 billones de dólares estadounidenses. En los últimos diez años se ha producido un creciente y evidente cambio económico y estructural en la relación existente entre los mercados de deuda de países desarrollados y de países emergentes. Así, muchos países han pasado de financiarse en los mercados internacionales en una divisa fuerte a hacerlo según sus propias condiciones y en su divisa local. Esta deuda nominal en divisa local ha tenido un comportamiento mucho menos volátil y, en algunos casos, presenta ciertas características que resultan atractivas para los inversores más conservadores.
 
Steve Ellis, gestor del fondo, señala: «El crecimiento a largo plazo de los mercados emergentes tiene un largo camino por delante, y su desarrollo continuo se ha consolidado. Esta dinámica continuará previsiblemente en el futuro. El universo actual de deuda emergente en divisa local presenta unas oportunidades en grado de inversión cada vez mejores y más equilibradas. Existe una amplia y bien diversificada exposición por región y país.»
 
Nuestro enfoque inversor en deuda emergente en divisa local se basa en el análisis fundamental de valor, para el que se emplean herramientas cuantitativas propias y desarrolladas internamente. Junto a una plataforma de negociación especializada y un riguroso análisis de crédito (cuando proceda), el gestor del fondo otorga una enorme importancia al estricto y disciplinado cumplimiento de los controles de riesgos del fondo. Tiene como objetivo superar la rentabilidad del índice de referencia con una cartera bien diversificada.