Una tendencia que se está dando en 2016, pero que ya viene de los últimos años, es la divergencia de crecimiento entre el mundo desarrollado y el mundo emergente, así como entre sectores. 

Como se puede ver en este gráfico, el PMI muestra la gran diferencia que hay entre mercados desarrollados y mercados emergentes. Este indicador, que mide la actividad económica, se considera que está en expansión cuando está por encima de 50 mientras que entra en zona de contracción al bajar de este nivel. 

Es verdad que cuando empezó la crisis eran los emergentes los que tiraban del crecimiento, pero desde 2013 se ha producido un gran cambio y ahora son las desarrolladas las que lideran la economía mientras los emergentes tienen que hacer los ajustes necesarios y sanear sus balances. 

Fuente: Factset, Markit, J. P. Morgan Asset Management

¿Y por sectores? En este gráfico a continuación medimos el comportamiento del sector servicios frente al manufacturero. En los últimos años ha sido el de servicios el que ha tomado el liderazgo, lo que se debe sobre todo a los consumidores, que son quienes han impulsado el crecimiento. 

Fuente: Factset, Markit, J. P. Morgan Asset Management

Además, el entorno es muy favorable para ellos, ya que estamos en políticas económicas muy expansivas, relajación de la austeridad fiscal y niveles bajos de inflación.  Bajo nuestro punto de vista, se trata de una tendencia que continuará en 2016.