El proceso de vacunación contra el virus Covid-19 sigue siendo un dilema para los inversores en mercados emergentes. Mientras que Chile y los países de Europa Central y del Este ya han vacunado a una parte importante de su población, muchos emergentes no lo han hecho. Es más, la lentitud de la implantación junto con el escepticismo sobre las vacunas hace que las tasas de vacunación sigan siendo de un solo dígito en muchos países emergentes, como Sudáfrica, Corea del Sur y muchas otras partes de Asia.

Así, con las tasas de vacunación actuales, algunos de estos mercados no conseguirán administrar al menos una dosis de la vacuna a dos tercios de la población hasta finales de 2022 e incluso más adelante. De hecho, a los ritmos actuales, pasarán varios años hasta que Sudáfrica y Taiwán logren la hazaña.

También hay que tener en cuenta que algunos emergentes han creado una importante inmunidad natural tras sufrir grandes oleadas de brotes de Covid. Esto podría frenar la dependencia de la vacunación en economías como India, México y Sudáfrica. Sin embargo, para aquellos emergentes que se enfrentaron a Covid mediante la estrategia de supresión, y por tanto acumularon poca inmunidad natural, la vacunación es clave para proteger a la población. Por ello, la lentitud de la implantación les hace vulnerables a nuevos brotes y variantes. Esto significa que los emergentes con bajas tasas de vacunación corren el riesgo de sufrir bloqueos periódicos que perturbarían la actividad económica. Además, estas economías pueden tener dificultades para reabrirse completamente a los viajes internacionales de negocios y turismo.

¿Qué significa esto para los inversores?

Desde la perspectiva de los inversores, esto es importante. Nuestro análisis muestra una clara correlación entre la velocidad de vacunación y las expectativas de crecimiento económico futuro. Y esto debería repercutir en el comportamiento de los mercados financieros locales.

Hay algunas pruebas de que los mercados financieros ofrecen una rentabilidad inferior en aquellas economías emergentes que sufren grandes brotes de Covid. Por ejemplo, la renta variable de Brasil empezó a registrar una rentabilidad inferior al del resto de los mercados emergentes cuando se hizo evidente que se estaba produciendo una segunda oleada de infecciones, antes de empezar a subir gracias a que los inversores comenzaron a anticipar el pico del brote.
 
Esto ayuda a explicar la reacción negativa en los mercados financieros de Taiwán tras el brote local de Covid que sufrió hace poco. Y subraya que la vulnerabilidad a las nuevas restricciones de la actividad es algo que seguirá requiriendo una cuidadosa vigilancia en todos los mercados emergentes en los próximos meses.  
 

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.