​​​

 

1. Comentario de Mercado

Semana a semana el mercado parece centrar su atención sobre un posible sobrecalentamiento de la actividad económica en EEUU tras una subida del IPC del +4.2% interanual en abril. Por su parte, en Europa las cifras de crecimiento económico del primer trimestre se han revisado a la baja debido a las diversas medidas de confinamiento que han marcado la primera parte del año, mientras que la inflación se mantiene mucho más comedida +1.62% a finales del mes pasado.

Durante un mayo sin reuniones, la atención en los organismos monetarios se centró en el transitorio efecto de la inflación y la necesidad de mantener unas condiciones financieras flexibles en el caso de la Fed, mientras que para su homónimo europeo, el BCE, continuó la vigilancia de los tipos soberanos reafirmando su “dot-plot”, teniendo en cuenta la elevada tasa de desempleo de la región a pesar de la recuperación económica.

Si en el corto plazo parece evidente que la reactivación de la actividad económica tras los sucesivos desconfinamientos está impulsando los niveles de precios en prácticamente todos los estratos, en el medio/largo creemos que hay motivos para pensar que podríamos observar la reversión al mismo tiempo una serie de factores especialmente deflacionistas:

  • La globalización parece haber alcanzado un punto de inflexión, y la relocalización de la producción y la introducción de barreras para el libre comercio deberían acelerar el incremento de los costes.
  • El fin de la desregularización, que comenzó a tomar forma tras la crisis de 2008, afectará a la optimización de capital de las empresas a nivel mundial.
  • Y, finalmente, la contracción demográfica. La población en edad de trabajar alcanzó su pico máximo en 2012 tras la inclusión de China en la WTO en 2001.

2. Renta Fija

A pesar de ciertos episodios de volatilidad ante las publicaciones de resultados de inflación, el €HY cerró su octavo mes con ganancias, +0.20%, con una prima de riesgo que se mantiene cercana a los 300pbs. Por el contrario el €IG retrocedió -0.15% debido a los movimientos ligeramente al alza de los tipos manteniendo su prima en torno a 85pbs.

En cuanto a la renta fija soberana, el mes cerró en niveles similares a los que observábamos a finales de abril (Bund -0.19% y OAT +0.17%). No obstante, durante el mes llegamos a observar subidas de +10pbs y +14pbs respectivamente. En EEUU, el Treasury se dejó 3pbs para cerrar el mes en el entorno del +1.60%.

Finalmente, el mercado primario mantuvo su frenético volumen de emisión (+€10.1bn de papel nuevo en el mercado €HY). Por el momento el comportamiento en el secundario sigue siendo bueno en la mayoría de las emisiones, lo que refleja el mantenimiento del apetito inversor.

3. Renta Variable

En los mercados de equity seguimos encontrando las valoraciones más que ajustadas a día de hoy. Pese a que nuestra proposición de valor no consiste en tratar de predecir los niveles de mercado para los próximos meses, creemos que existen motivos suficientes para adoptar un enfoque defensivo en renta variable.

Otra de las características en el actual mercado es la elevada concentración en los principales índices. En EEUU, tras la presentación de resultados, las 6 compañías con mayor peso en el S&P500 representaron el 25% de la capitalización del índice, $10trn. Este efecto, que observamos no solo en EEUU sino también en Europa y Asia, refuerza nuestra visión sobre la importancia del stock picking vs las estrategias pasivas.

Finalmente, remarcamos la fuerte dispersión entre aquellos valores que se han comportado mejor durante estos últimos meses y aquellos que han sufrido en mayor medida en sus valoraciones. Un claro ejemplo de esta característica de mercado ha sido el enorme distanciamiento entre los sectores de mayor crecimiento – growth – y aquellos con valoraciones más atractivas – value –. Nuevamente, bajo nuestra opinión, un mercado como el actual nos permitirá encontrar oportunidades de selección.

Por todo ello, mantenemos el mismo mensaje que hemos tratado de plasmar durante estos últimos años y que se resume en apostar por compañías de calidad…

  • Value in quality: compañías con valoraciones atractivas en aquellos sectores cuyo comportamiento y expectativas son más positivas.
  • Quality in value: oportunidades que consideremos de calidad en sectores con precios más descontados.

En cuanto a sectores, como verás en la actual composición de la cartera, somos positivos en determinados nombres en tecnología cuando son capaces de aunar un atractivo en términos cuantitativos (elevado ROCE, generación de caja, márgenes altos y poca deuda) y fundamentales (barreras de entrada y fuentes de crecimiento), mientras que creemos que existe una oportunidad en compañías de bienes de consumo teniendo en cuenta su actual descuento, carácter defensivo y buen comportamiento en momentos de cierta incertidumbre de mercado (breve comentario al respecto).