Tikehau Capital
Tikehau Capital
Raphael Thuin: "Con las valoraciones actuales y un rally en curso, obviamente hay muy poco margen de error”

Raphael Thuin: "Con las valoraciones actuales y un rally en curso, obviamente hay muy poco margen de error”

2
Me gusta
1
Comentar
Guardar

Los mercados viven un momento único al estar “soportados”, en cierta medida, por tres grandes factores: los programas de los bancos centrales y los gobiernos para apoyar las economías; la perspectiva positiva de la victoria de Joe Biden en EE.UU.; y las vacunas y las respectivas campañas de vacunación. Este es el escenario al que se enfrentan los gestores y los inversores, y que hemos analizado en esta entrevista con Raphael Thuin, responsable de Capital Markets Strategies de Tikehau Capital.

Pregunta: ¿En qué medida se seguirán notando los efectos positivos de estos tres factores en el mercado? ¿Cuáles son sus perspectivas respecto a ellos?

Respuesta: Podríamos argumentar hasta cierto punto que estos factores, que de hecho impulsaron la mayor parte de la acción de los precios a finales de 2020, ya están totalmente descontados en el mercado. El mercado se centra ahora en las consecuencias de estos acontecimientos, es decir, en la fuerza de la recuperación económica que se producirá y en su impacto en la inflación. 

P: ¿Esto significa que la incertidumbre está “fuera de la mesa"?

R: No. En primer lugar, cuanto más se fortalezca la recuperación económica, menos dispuestos estarán los bancos centrales y los gobiernos a seguir con sus políticas agresivas. Ya tenemos un indicio de ello al oír hablar de las difíciles negociaciones en Washington en torno a los paquetes de "rescate" y de "recuperación" que se avecinan, diseñados, primero para apoyar a las empresas y a las familias durante estos tiempos difíciles, y luego, para reavivar el crecimiento a largo plazo del país. En estos dos temas, todavía es posible tener un resultado decepcionante. Otro ejemplo de esta incertidumbre se refiere a la pandemia y a la posibilidad de que nuevas variantes hagan descarrilar el proceso de vacunación y la recuperación. Dadas las valoraciones actuales y la fuerza del rally en curso, obviamente hay muy poco margen de error en estos temas.

P: Si esto fue lo que el mercado y los inversores tenían presente a finales del año pasado, ¿en qué están confiando ahora mismo?

R: Los fundamentos del mercado siguen siendo saludables: estamos entrando en un nuevo ciclo económico, que suele ser positivo para las clases de activos de riesgo en su fase inicial; las políticas monetarias de Europa y EE.UU. son acomodaticias y seguirán siéndolo durante los próximos meses. Las políticas fiscales son muy agresivas, apoyando a las economías y proporcionando un escenario perfecto para los inversores en el mercado. Lo que hace que este nuevo ciclo sea único, es lo elevados que están los precios y las valoraciones en una fase tan temprana del proceso. A los niveles actuales, la revalorización del capital y el rendimiento duradero podrían acabar siendo limitados, y el margen de error o de situaciones adversas muy estrecho. En otras palabras, la convexidad del mercado, o el riesgo de subida/bajada de tener una inversión agresiva ahora mismo, no es muy atractivo, en nuestra opinión.

P: ¿Cuáles son los principales riesgos que identifica para 2021?

R: Más allá de las malas noticias sobre la pandemia y una recuperación decepcionante, todas las miradas están puestas en el riesgo de reflación que se arrastra en el mercado. La subida constante de los tipos de interés, junto a la inclinación de las curvas, podría llevar a una revalorización del riesgo en todas las clases de activos si esta tendencia se mantiene. En nuestra opinión, esta relación entre los tipos de interés y las valoraciones será el factor más importante que deberán vigilar los inversores en 2021.

P: Una de las reflexiones que venimos escuchando es que el soporte que están dando los bancos centrales y los gobiernos es positivo para algunos activos. ¿Para qué activos es un contexto positivo y para cuál es negativo?

R: Una recuperación económica impulsada por los estímulos fiscales y monetarios sería ampliamente positiva para los activos de riesgo si la inflación se mantiene contenida. En este escenario, los nombres cíclicos podrían obviamente beneficiarse, ya que son más sensibles al crecimiento y a los ciclos económicos. Por lo que respecta a la renta fija, el crecimiento económico unido a unos tipos de interés bajos probablemente beneficiaría más a los nombres de menor calidad, y podría desencadenar una "compresión de los diferenciales", es decir, un diferencial más estrecho entre los nombres de menor y mayor calidad. Por el contrario, si el excesivo apoyo de los gobiernos y los bancos centrales condujera a una mayor inflación y a un rápido endurecimiento de las políticas, el panorama para los activos de riesgo sería menos constructivo y mucho más incierto.

P: Quizá uno de los activos donde es más complicado encontrar valor ahora mismo es la renta fija. ¿Ha cambiado el papel de la renta fija en las carteras?

R: Es cierto que, tras años de intervención hiperactiva de los bancos centrales y de repunte de la deuda pública, la relación entre la renta variable y los productos de renta fija en una cartera "equilibrada" es ahora más difícil de alcanzar. También es válido decir que, con los mínimos de los tipos de interés potencialmente presentes, es nuestra opinión en Tikehau Capital, el caso de la inversión en "productos de duración" se ha debilitado. Dicho esto, dada la alta dispersión que caracteriza a los mercados post coronavirus, un fenómeno que, en nuestra opinión, ha llegado para quedarse, se puede encontrar valor para el inversor disciplinado que haga el trabajo fundamental de profundidad necesario para analizar el crédito.

P: ¿Dónde podemos encontrar valor en renta fija para este año?

R: Una de las características de la evolución de los precios en la renta fija durante el año pasado fue el rendimiento superior de los nombres de mejor calidad en relación con los de menor calidad. El investment grade europeo ofrece ahora una rentabilidad apenas positiva, y la relación de diferenciales entre el investment grade y el high yield está cerca de los niveles más altos en años. Lo mismo ocurre dentro del high yield, donde los BB ofrecen un potencial limitado de reducción de los diferenciales y un elevado riesgo de duración. Para encontrar valor, es posible que haya que aprovechar la dispersión en los nombres de menor calidad, donde algunos bonos todavía están con un cierto descuento y ofrecen un buen potencial de convexidad. Sin embargo, muchos de estos nombres tienen un descuento por una razón, y aquí también recomendaríamos cautela en la selección de bonos.

P: ¿Qué activos destacan?

R: Pero para el inversor que tenga la capacidad fundamental de evaluar adecuadamente el riesgo de liquidez y solvencia, y el potencial de una empresa para beneficiarse de un repunte económico posterior a la crisis, todavía hay algo de valor ahí fuera. Si observamos los subsegmentos del mercado, y a pesar del fuerte repunte desde los mínimos de marzo de 2020, creemos que el espacio financiero subordinado sigue siendo atractivo en relación con el mercado más amplio, cotizando con descuento en comparación con el índice. Por último, me gustaría mencionar cómo las curvas de diferenciales permanecen planas en Europa, con una compensación limitada de los diferenciales para extenderse a lo largo de la curva y asumir el riesgo de duración, lo que también puede ofrecer oportunidades de valor relativo. En definitiva, como pueden ver, somos cautos en cuanto a la renta fija, pero seguimos creyendo que hay focos de oportunidades en el mercado.

P: La mayoría de las gestoras apuntan que hay que estar posicionados en renta variable, siendo muy selectivo, para no perderse la recuperación. ¿Dónde considera que están las mejores oportunidades ahora mismo? 

R: Al igual que en la renta fija, tenemos una postura prudente en la renta variable. Las valoraciones subieron mucho en 2020 y se están acercando a los niveles extremos que vimos durante la burbuja de Internet. También observamos la interesante desconexión que estamos presenciando entre los tipos de interés y el private equity. Cuando los tipos a largo plazo se desplomaron durante el estallido del COVID-19 el año pasado, vimos un movimiento bastante simétrico en las valoraciones de la renta variable, con una expansión de los private equity de dos a tres vueltas en sólo unos meses. Esto probablemente tenía algo de sentido en ese momento, ya que esta relación entre los tipos de interés y los múltiplos de la renta variable ha sido históricamente bastante fuerte. Sin embargo, resulta interesante destacar que los tipos de interés hayan vuelto a subir hacia sus niveles anteriores a la crisis de los bonos desde hace varios meses. Lógicamente, deberíamos ver qué múltiplos de la renta variable disminuyen y se ajustan en consecuencia. Hasta ahora, no ha sido el caso. Este tipo de desconexión entre los tipos de interés y las valoraciones tiende a no durar, y justifica en parte nuestra visión defensiva del mercado. 

P: ¿Cuál es el enfoque más apropiado para aproximarse a esas oportunidades?

R: Dicho esto, al igual que en la renta fija, la dispersión en la renta variable sigue siendo elevada. El rendimiento y las valoraciones de los ganadores y de los perdedores, de los que tienen y de los que no tienen, de los valores baratos y de los caros, han sido muy divergentes. Creemos que hay oportunidades que hay que aprovechar, invirtiendo sólo en las empresas de mayor calidad, con los mejores parámetros fundamentales y perspectivas de crecimiento, algunas de las cuales se ofrecen a valoraciones interesantes. Con este nuevo fenómeno de dispersión que ha llegado para quedarse, 2021 debería ser, en nuestra opinión, un mercado de selección de valores, lo que nos hace albergar esperanzas para los próximos meses.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User