Informe de Trevor Greetham, director de asignación de activos de Fidelity en el que se analiza el momento actual del ciclo económico y las oportunidades de inversión. Resulta difícil distinguir entre una desaceleración mini cíclica y algo más grave en sus primeras fases. Los estudios demuestran que los ciclos alcistas de los inventarios (buenos para los beneficios y las acciones) han tenido lugar recientemente en los años naturales impares.

Las desaceleraciones mini cíclicas impulsadas por los excedentes de inventarios explican por qué los años naturales pares han sido tan malos para los inversores bursátiles durante la última década aproximadamente. Una racha alcista desde un entorno de sobreventa a corto plazo probablemente sería una oportunidad para pasar a infra ponderar la renta variable. Las acciones tienden a comportarse peor que los bonos hasta que los indicadores adelantados tocan fondo y eso no es probable que ocurra antes de finales de 2010 y comienzos de 2011, dado el flujo y reflujo habitual del ciclo de inventarios.

Un importante cambio de política monetaria hacia la reflación podría ser un detonante para comprar antes, pero Trichet es tan contrario a la relajación cuantitativa que sería necesaria una gran caída en las acciones para que diera el paso. Los chinos podrían dar marcha atrás en sus medidas para controlar los precios inmobiliarios, pero probablemente tendrían que ver un giro en el crecimiento de los precios al consumo y las exportaciones para volver a activar las medidas de estímulo. Foto del reloj de la inversión:

El reloj de la inversión

El modelo Investment Clock genera lecturas sobre crecimiento e inflación basándose en tendencias pasadas y la evolución actual de los indicadores adelantados. Estos indicadores se actualizan mensualmente para conformar unas expectativas sobre el posible comportamiento de la economía mundial durante los próximos tres a seis meses.

 La lectura de crecimiento establece la ponderación relativa de los activos cíclicos y defensivos (norte-sur en el diagrama de reloj). La lectura de inflación establece la ponderación de los activos financieros frente a los reales (este-oeste).

Crecimiento mundial

La crisis en Europa y la debilidad del euro probablemente provocarán que se adelante el pico en el crecimiento mundial. El ritmo de recuperación se está moderando, como ocurrió en 2004. El índice Global Growth Scorecard se está debilitando.

La crisis en Europa y la debilidad del euro probablemente adelantarán el pico en el crecimiento mundial que se avecinaba de todas formas. La interpretación positiva es que el ritmo de recuperación se está moderando, como lo hizo en 2004. Las tasas de paro han empezado a caer y probablemente nos encontramos en el comienzo de una recuperación plurianual similar a la que vivimos en 1992-2000 y 2003-2007. Las bolsas generalmente se comportan bien durante estos periodos, pero eso no excluye que se produzcan convulsiones (1987 y 1998, por ejemplo). Además, resulta difícil distinguir entre una desaceleración mini cíclica y algo más grave en sus primeras fases. La pendiente tremendamente positiva de la curva de rendimiento sugiere que la política monetaria sigue siendo efectiva. Cualquier cambio en este sentido sería perturbador.

Inflación

El índice Global Inflation Scorecard apunta al alza, pero sólo ligeramente, y los efectos de base de los precios de las materias primas tocarán techo pronto. La inflación general está describiendo un movimiento lateral. La inflación subyacente está cayendo rápidamente por el importante nivel de exceso de capacidad en el mundo desarrollado.

Esto debería mantener la política monetaria muy relajada. No me sorprendería que se tomaran más medidas de relajación (¿Australia volviendo sobre sus pasos?) y relajación cuantitativa (¡Vamos, BCE!) de aquí a finales de año, mientras los bancos centrales se esfuerzan por compensar la desaceleración del crecimiento y la austeridad presupuestaria.

 Hechos destacados en macroeconomía

La frágil recuperación de la zona euro está en riesgo. Los mercados necesitan ver crecimiento, mientras que los políticos recetan austeridad. Los bancos están preparándose para impagos por parte de algunos gobiernos, lo que amenaza la disponibilidad de créditos. La caída del euro transmite debilidad a los socios comerciales de Europa y adelanta el pico en las tasas de crecimiento mundiales que los indicadores adelantados sugerían que se iba a producir de todas formas.

Recomendaciones para la asignación de activos

En Fidelity recomendamos una posición neutral en activos de riesgo por primera vez en mayo de 2009: una posición neutral en acciones y una pequeña sobre ponderación en inmuebles equilibrada con una posición infra ponderada en materias primas. Dentro de la renta variable, estamos largos en EE.UU. y Asia/mercados emergentes frente a Europa y largos en consumo y salud frente a industria y sector financiero.

Una racha alcista desde un entorno de sobreventa a corto plazo probablemente sería una oportunidad para pasar a infra ponderar la renta variable. Las acciones tienden a comportarse peor que los bonos hasta que los indicadores adelantados tocan fondo y eso no es probable que ocurra antes de finales de 2010 o comienzos de 2011, dado el flujo habitual del ciclo de inventarios

Conclusiones

 El fuerte repunte del crecimiento del PIB estadounidense durante el último año se ha debido, en parte, al acusado repunte del ciclo de inventarios y los efectos derivados de la consiguiente mejora del desempleo. Parece que esto está llegando a su fin con la subida de los niveles de inventarios y el techo de los nuevos pedidos.

El ciclo de inventarios generalmente dura unos dos años. Los años de alzas son buenos para los beneficios y las acciones. Los años de bajas son malos. Durante la última década aproximadamente, los años de alzas han sido años impares, como se puede ver en los repuntes del indicador adelantado de la OCDE. Las acciones registraron una rentabilidad un 19% inferior a la de los bonos en el periodo de 12 años hasta finales de 2009. En los años pares, la rentabilidad inferior acumulada fue del 62%. Sin embargo, las acciones baten a los bonos en un 113% en los años impares. ¡Que llegue pronto 2011!

Fuente:Finanzas.com