A la hora de abrir una operativa, una de las cosas más difíciles de establecer es el stoploss de la posición. Los problemas típicos son la selección de un stop demasiado ajustado, que nos saltará con facilidad en la mayoría de nuestras operaciones, o de un stop demasiado alejado, que perderá su propiedad protectora y nos hará incurrir en grandes pérdidas.

Sin intentar ser una lista exhaustiva de todos los existentes, estos son los principales tipos de stoploss que podemos usar en nuestras estrategias.
 


1) Mínimos Relativos: Consiste simplemente en utilizar el anterior mínimo como stop de la operativa. Para considerar una vela como un mínimo relativo podemos pedirle, por ejemplo, que tenga a cada lado 3 velas con mínimos superiores.

2) Mínimos Relevantes: es una variación del anterior. Para considerar un mínimo relativo como Relevante, tenemos que pedirle algo más. Por ejemplo, podemos requerir que el mínimo deba producirse por debajo de una MM de corto plazo (MM17 o MM34). Otros autores ponen como requisito que la distancia entre dicho mínimo y el máximo relativo anterior sea superior a un % establecido, por ejemplo 10%.

3) Mínimo de las últimas velas: este es un stop típico. Se trata de ejecutar la salida de nuestra posición cuando vemos que la cotización perfora el mínimo de una cantidad determinada de últimas sesiones (o de las últimas velas). Por ejemplo, podemos ejecutar el stoploss si nuestra operativa cae por debajo del mínimo de las últimas 20 velas.

4) Líneas de Tendencia: se trata de establecer la Directriz (o Línea de Tendencia) alcista del movimiento. Cuando veamos que la cotización cae por debajo de dicha directriz, entonces ejecutaremos la salida de la posición.
 

 
5) Medias Móviles: Consiste en usar una MM (Media Móvil) como stop de la estrategia. Se puede usar una MM de corto plazo o una de largo plazo. Si el precio cruza a la baja la MM, entonces cerraríamos nuestra operativa. Por ejemplo, podemos usar la MM34 como stop de corto plazo y la MM272 como stop de largo plazo.

6) Líneas de Resistencia: este tipo de stop podemos considerarlo como ajustado. Por tanto, sólo se debería emplear en valores que tengan una gran Fuerza Relativa; de lo contrario, se nos ejecutaría más veces de lo necesario. Consiste en establecer el punto de salida ligeramente por debajo de un nivel de Resistencia que haya sido superado previamente.

7) Volatilidad: se trata de un stop muy elegante. Tiene su base en el indicador ATR (Average True Range). Consiste en calcular un multiplicador sobre dicho indicador y usar el resultado como stop de nuestra operativa. Por ejemplo, podemos decidir usar 3-ATR (el ATR multiplicado por 3). Así, nuestro stop se situaría 3-ATR por debajo del cierre de la última vela o 3-ATR por debajo del máximo de la vela anterior.
 

 
8) Temporales: se trata de ejecutar un stop de salida simplemente cuando haya pasado un número determinado de días (o de velas) desde un punto concreto. Como punto podríamos seleccionar el momento de inicio de la estrategia (entonces hablaríamos de un temporal puro); o como dicho punto también podríamos elegir la vela en la que se ha producido el último máximo de nuestra operativa (stop temporal desde el último máximo).

9) Indicadores: Se trata de ejecutar nuestro stop cuando el indicador elegido cumpla las condiciones requeridas. Por ejemplo, un indicador muy utilizado como stop de los movimientos es el SAR (Parabolic Stop And Reverse). Es muy simple de utilizar: basta con cerrar la posición cuando la cotización perfora a la baja el SAR.

10) Osciladores: Se trata de ejecutar nuestro stop cuando el oscilador elegido cumpla las condiciones requeridas. Aquí los más comúnmente usados son los osciladores estrella: MACD, RSI y Estocástico. Por ejemplo, podemos decidir abandonar una posición cuando veamos que el Histogram del MACD cruza a la baja la línea cero.
 

 
Sea cual sea el stop escogido, siempre es recomendable usar un filtro por debajo de estos stops. Por ejemplo, si decidimos usar un Mínimo Relevante, sería inteligente colocar el stoploss ligeramente por debajo en vez de establecerlo justo en el nivel del mínimo elegido. Así, nuestro stop efectivo podría estar colocado realmente un 2% o un 3% por debajo (esto es lo que se llama filtro).

Posiblemente se nos hayan quedado fuera algunos, ya que es imposible abarcar toda la amplitud de este universo, pero estamos seguros de que hemos enumerado todos los tipos de stops que se pueden considerar básicos en una operativa normal.
 


Pues nada, esperamos que esto os pueda ser de alguna utilidad y que os ayude a evitar más pérdidas de las estrictamente necesarias.

Saludos.