Como hacer un plan de ahorro

¿Te has planteado alguna vez hacer un plan de ahorro? Seguramente te hayas preguntado por dónde empezar, o si tener un plan de ahorro es lo mismo que, simplemente, ahorrar dinero.

Pequeño spoiler antes de empezar: no, no es exactamente lo mismo. Tener un plan de ahorro implica otras muchas cosas, además de paciencia, planificación e inversión, aunque sea de manera conservadora.

Vamos a ver paso a paso en qué consiste exactamente, cómo realizar un plan de ahorro a medio y largo plazo, sus beneficios y cómo podemos sacar el mayor partido posible a nuestro dinero.

Qué es un plan de ahorro

El ahorro de dinero que realizamos al inicio o a final de mes (preferiblemente al inicio), es una cosa, y tener un plan de ahorro en función del objetivo o el plazo temporal, es otra diferente.

Por eso, decimos que un buen plan de ahorro es una forma de planificar ese ahorro de dinero mensual, buscando la forma de sacarle rentabilidad a través de diferentes sistemas, así como estableciendo pasos que nos permitan llegar a nuestro objetivo. Es algo así como la simbiosis perfecta entre el dinero y el tiempo.

La importancia del plazo en tu plan de ahorro

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es el plazo de nuestro plan de ahorro:

  • Corto plazo: ahorrar a corto plazo es diferente a establecer un plan de ahorro como el que aquí estamos contemplando. Y es que tener miras cortoplacistas a la hora de ahorrar e invertir, no suele ser efectivo. Si simplemente vas a ahorrar para un objetivo próximo como un viaje, un coche o estudios, no es necesario que definas un gran plan de ahorro, simplemente que establezcas una cifra de ahorro al mes durante el tiempo que consideres necesario (un mes, dos, un año…). Con nuestra herramienta de la Línea de la Vida puedes comprobar cualquiera de estos supuestos.
     
  • Medio plazo: si tu meta se encuentra en el medio plazo, es decir, entre tres y cinco años aproximadamente, es recomendable establecer un plan de ahorro que sigamos a rajatabla, teniendo en cuenta (ahora sí) la posibilidad de sacarle la mayor rentabilidad posible a través de inversiones, incluso cuando estas sean de lo más conservadoras. Lo más importante es no dejar el dinero parado. 
     
  • Largo plazo: es una de las mejores formas de ahorrar. Como sabrás, sobre todo si has invertido alguna vez o conoces algo sobre ello, el largo plazo suele ser rentable. Por eso, si tu foco de ahorro e inversión está cercano a los 10 años, debes saber que tienes grandes posibilidades de que tu dinero crezca y que tu plan de ahorro sea un éxito. Eso sí, deberás ser constante en tus hábitos durante un período largo, y eso depende únicamente de ti, ¡no desistas!

Cómo hacer un plan de ahorro personal

Hacer un plan de ahorro personal ahora que tenemos claro que lo haremos con miras al medio y largo plazo, será más sencillo. Vamos a establecer paso por paso cómo hacer nuestro plan de ahorro. Antes de empezar deberás tener muy claro cuál es tu meta de ahorro en cuanto a cifra, o al menos una aproximación, además del plazo que tienes para lograrla, tal y como comentábamos anteriormente.

1. Analízate: ¿en qué punto estás?

Para empezar una casa, debemos hacerla por los cimientos. Por eso lo más importante es que comiences por tener clara cuál es tu situación actual y cuál crees que será dentro del plazo que te hayas establecido: ¿Cuáles son tus ingresos actuales? ¿Y tus gastos fijos? ¿Ya tienes un colchón de emergencia o empiezas de cero con tu plan de ahorro? ¿Tienes hijos o piensas tenerlos durante los próximos años? ¿Y comprar una vivienda?

Plantearte estas y otras cuestiones relevantes que te permiten tener una mayor claridad sobre tu situación actual y futura te ayudarán a definir mejor los siguientes pasos de tu plan de ahorro.

2. Calcula tus gastos y redúcelos en la medida de lo posible

Seguro que hay gastos que puedes reducir considerablemente si te paras a pensarlo. Haz una lista de todos ellos y ponte manos a la obra para entender por dónde puedes recortar.

Te contamos diferentes métodos de recorte de gastos y ahorro de dinero.

3. Haz un presupuesto mensual para ahorro e inversión, ¡y no te lo saltes!

Una vez tengas claro esto, deberás establecer un montante fijo al mes que será tu base de ahorro e inversión de aquí en adelante. Sabemos que la vida cambia, que las circunstancias varían, pero debes intentar mantenerlo en la medida de lo posible con el fin de conseguir tus objetivos financieros.

4. Saca rentabilidad a tu dinero

Ya sea en mayor o menor medida, debes sacar rentabilidad a tu dinero, más allá de ahorrarlo y dejarlo parado en una cuenta, a expensas de que se lo coma la inflación. ¿Sabrías decir cuál es tu perfil inversor? Aquí puedes descubrirlo en un minuto.

Conoce tu perfil inversor

Si eres más bien de perfil conservador, puedes apostar por cualquiera de estos productos de riesgo bajo.

 

Otra opción de riesgo bajo (que, obviamente, implica bajas rentabilidades), son los depósitos.

 

Si no quieres preocuparte de la gestión de tu fondo, te recomendamos los fondos indexados.

 

5. Sé constante

No importa qué tipo de ahorrador / inversor seas: lo más importante es que seas constante con el paso del tiempo. La aportación periódica mes a mes es la que marca la diferencia dentro de tu plan de ahorro.

6. Revisa tu ahorro y tu inversión cada cierto tiempo

Como decíamos anteriormente, la vida cambia. Y también puede cambiar nuestra capacidad de ahorro e inversión. Por eso es importante replantearnos nuestras metas y seguir de cerca nuestras inversiones de manera frecuente con el fin de mejorar poco a poco.

Beneficios de establecer un plan de ahorro

Tener un plan de ahorro establecido te ofrece una serie de ventajas y beneficios que van mucho más allá del evidente, que es conseguir tus metas financieras.

  • Apuestas por un futuro más tranquilo, financieramente más saludable.
  • Un plan de ahorro te ayuda a ser más constante y consciente para con tu dinero.
  • Evitas endeudarte pidiendo créditos.
  • Generas ingresos pasivos.
  • Aumentas tu patrimonio dejando a un lado, por ejemplo, la temida inflación.

Planes de ahorros de bancos

En muchas entidades financieras encontramos lo que se denominan “planes de ahorro”: diferentes productos de inversión pensados sobre todo de cara al pequeño ahorrador que busca recuperar su dinero a medio plazo (unos 5 años).

Los dos más conocidos son el Seguro Individual de Vida o Ahorro a Largo Plazo (SIALP), que canaliza el ahorro en forma de seguro de vida; y la Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP), a través del contrato de un depósito.

Aquí puedes encontrar los mejores planes de ahorro de Caixabank y los mejores planes de ahorro de BBVA.