¿Cómo tiene que ser tu asesor financiero?

Los asesores financiero no son adivinos. No sabe qué van a hacer los mercados en los próximos meses ni tienen información privilegiada sobre los valores con los que dar el pelotazo en bolsa. Y si alguno ‘vende’ así sus servicios, desconfía.

Tu asesor tiene que ser un profesional cuyo único interés sea tu bienestar financiero. Debe conocer muy bien tus metas: comprar una casa más grande, pagar los estudios de tus hijos, tener suficiente dinero para irte a vivir junto al mar al jubilarte o dejar una buena herencia a tu familia. Y, en base a esta información, ayudarte a organizar tus ahorros e inversiones para alcanzar estos objetivos.

César, inversor particular.

Es muy importante distinguir un asesor de un vendedor de productos financieros. El primero se distingue por escuchar bien las necesidades del cliente y crearle el plan financiero que mejor se le adapte; el segundo, por todo lo contrario: prácticamente no escucha, sino que sólo habla. Y, además, con una jerga financiera imposible de entender en muchos casos.

El primero te dirá que no sabe cómo van a evolucionar los activos en el futuro, pero te propondrá una estrategia para estar preparado para cualquier entorno; el segundo, te contará que compres determinado producto porque va a ser el que mejor rentabilidad obtendrá sin ninguna duda.

José María, inversor particular.

Por último, la prueba del algodón del buen asesor, es qué sucede en los momentos de pánico en los mercados bursátiles, que se traducen en fuertes pérdidas de las carteras a corto plazo. El buen asesor te llamará para tranquilizarte, para recordarte que la volatilidad o los problemas temporales estaban dentro del plan. El segundo ni siquiera te cogerá el teléfono cuando tú le llames.

En resumen, deberías pedirle a tu asesor que te escuche, conozca tus metas, establezca un plan para alcanzarlas y esté siempre cerca de ti, especialmente en los peores momentos.

Vamos a buscar un asesor que te ayude con tus finanzas.

¿Con qué quieres que te ayude tu asesor?

¿Cómo es tu patrimonio sin contar inmuebles?

¿Cuánto puedes ahorrar al año?

¿Qué edad tienes?

¿Cuál es tu código postal?

¿Cómo te llamas?

¿En qué email podemos contactar con contigo?