¿De qué tienes que hablar con tu asesor?

Piensa por un momento en cómo sería la conversación que vas a tener con un asesor financiero al que has llamado para conocer sus servicios. ¿Qué le pedirías? Seguro que rápidamente se nos va la mente a la rentabilidad: “¿Cuánto voy a poder ganar siguiendo tus consejos?”. Error.

Carlos Farrás, DPM Finanzas.

Esto sería como ir directamente a la consulta del médico y decirle “Quiero que me de usted la mejor medicina”. Se quedará a cuadros y te dirá que eso no tiene sentido, que primero necesita saber de qué estás enfermo. Y que para ello será imprescindible hacerte unas cuantas preguntas, oscultarte, hacerte unos análisis de sangre o una ecografía…

En las conversaciones con nuestro asesor financiero sólo deberíamos hablar de rentabilidades al final. Especialmente, en nuestras primeras reuniones. Deberían girar mucho más en torno a nuestra vida, nuestros objetivos, nuestros anhelos o nuestros miedos.

Debemos hablar más de nuestros proyectos, de nuestras ilusiones, de nuestra forma de ver la vida que de productos financieros. Eso ya vendrá después. El asesor debe conocernos muy bien, para poder diseñar bien después su propuesta de asesoramiento financiero y ofrecernos las mejores opciones.

Saber si, a la hora de elegir, nos importa más la educación de nuestros hijos, que vivir en una casa más grande; o tener estabilidad financiera, un buen colchón para imprevistos, antes que hacer un viaje cada verano con la familia… Si para nosotros es clave jubilarnos pronto o, al revés, nos gusta trabajar y mantenernos activos.

María Muñoz, Andbank.

Todo ello es clave para ver exactamente nuestras necesidades, plantearnos una propuesta de ahorro e inversión y seguir de cerca el cumplimiento de los hitos que nos hayamos marcado. Y, una vez que estas bases estén sentadas, ya sí, hablar de rentabilidades y volatilidades, pero sabiendo a qué velocidad queremos ir y por qué caminos, para llegar a nuestro destino.

Vamos a buscar un asesor que te ayude con tus finanzas.

¿Con qué quieres que te ayude tu asesor?

¿Cómo es tu patrimonio sin contar inmuebles?

¿Cuánto puedes ahorrar al año?

¿Qué edad tienes?

¿Cuál es tu código postal?

¿Cómo te llamas?

¿En qué email podemos contactar con contigo?