¿Cuánto cuesta tener un asesor financiero?

¿Eres de lo que cree que los asesores financieros son sólo para ricos? ¿Qué solo podrás permitirte uno cuando tengas mucho dinero para invertir? ¿Qué contar con los servicios de un especialista puede ser muy caro? Pues quizá sean mucho más accesibles para ti y más rentables de lo que imaginas.

En realidad, aunque no lo supieras hasta ahora, siempre has estado pagando por el ‘asesoramiento’ cuando ibas a la oficina de tu banco. Y, de hecho, a partir de 2019 tu entidad deberá decirte el dinero que ha ganado contigo durante el año anterior por recomendarte determinados productos o servicios, gracias a la nueva normativa europea Mifid II.

Ya que estamos pagando, mejor hacerlo directamente a alguien que se preocupe de que consigamos nuestros objetivos financieros, en vez de hacerlo de manera implícita a un comercial que nos está colocando productos en la sucursal.

Básicamente, los asesores pueden cobrar de dos formas:

  1. Pasándonos directamente una factura por asesoramiento. Lo más habitual es un coste variable, que dependerá mucho del volumen de nuestro patrimonio y los servicios que contratemos, pero que suele ir desde el 0,15% para las grandes fortunas hasta más del 1% para patrimonios muy modestos. Pero también hay muchos asesores que establecen un pago fijo mensual. Esto es lo habitual, por ejemplo, en los servicios de asesoramiento automatizado que han ido surgiendo en los últimos años.
  2. Cobrándonos una comisión en la oferta de determinados productos. Por ejemplo, un asesor puede promover distintos fondos de inversión para diversos perfiles, que ofrecerá al cliente según sus necesidades de rentabilidad y el riesgo que esté dispuesto a asumir. Y la forma de cobrar será a través del ingreso que recibe por la comisión de gestión del fondo.
Joaquín, inversor particular.

Muchas veces cuesta pagar por asesoramiento, por esa sensación de que las decisiones las podemos tomar nosotros mismos o que podemos seguir el consejo del banco, que teóricamente es gratis. Pero sólo viendo que la enorme mayoría del dinero en fondos y planes de pensiones de los españoles está en productos caros y poco rentables, ya se puede ver que la inversión en un asesor, aunque fuera sólo para seleccionar productos baratos y eficientes, ya compensaría con creces la inversión a largo plazo.

Vamos a buscar un asesor que te ayude con tus finanzas.

¿Con qué quieres que te ayude tu asesor?

¿Cómo es tu patrimonio sin contar inmuebles?

¿Cuánto puedes ahorrar al año?

¿Qué edad tienes?

¿Cuál es tu código postal?

¿Cómo te llamas?

¿En qué email podemos contactar con contigo?