BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
Biden, las renovables y reconstruir mejor

Biden, las renovables y reconstruir mejor

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Ahora que el presidente de EE. UU., Joe Biden, firma un plan de rescate de 1,9 billones de dólares debido a la COVID-19, ¿qué ventajas medioambientales pueden esperar los mercados del nuevo gobierno de EE. UU. y cuál es su estrategia general para un futuro más limpio y ecológico? Paul Flood, gestor de cartera de Newton, contempla lo que probablemente ocurra y las perspectivas de las energías renovables tanto en EE. UU. como en otros mercados.

Tras un año dominado por la pandemia mundial de la COVID-19, el desarrollo de nuevas vacunas y su implementación nos llevan a esperar la posible vuelta a la normalidad. Sin embargo, la crisis sanitaria mundial no es el único reto al que se enfrenta la humanidad, ya que el cambio climático y sus efectos suponen una amenaza potencialmente mayor.
Un nuevo año y un nuevo presidente en EE. UU. han hecho que los inversores preocupados por la sostenibilidad tengan ahora una esperanza renovada de que EE. UU. pueda remodelar su perspectiva, pasando del escepticismo sobre el cambio climático del expresidente Trump a una visión más progresista sobre el futuro desarrollo de la energía y las infraestructuras.
Biden se mostró entusiasta al presentar sus objetivos ecológicos en la campaña presidencial del año pasado, en lo que su equipo describió como “un plan de nueve puntos para una revolución de la energía limpia y la justicia medioambiental”. El plan se compromete a exigir responsabilidades a los contaminadores, al tiempo que realiza una nueva inversión histórica de 400.000 millones de dólares a lo largo de 10 años en energía limpia e innovación(1)

Vuelta a París

Hasta ahora, Biden ha cumplido al menos una promesa medioambiental clave. Su medida de reincorporar a EE. UU. en el Acuerdo de París a las pocas horas de su investidura presidencial2, revirtió la decisión histórica y polémica de abandonarlo tomada por Trump en 2017.

Sin embargo, mientras que el cambio climático sigue presentando peligros claros y presentes en EE. UU. (las tormentas invernales recientes en Texas y los incendios forestales devastadores en California el año pasado son solo dos ejemplos), la pandemia actual de COVID-19 sigue dominando los titulares. Esto ha planteado al gobierno estadounidense algunas decisiones difíciles sobre sus prioridades inmediatas de gasto.

Algunos observadores del gasto ecológico señalan que el plan de rescate reciente de Biden para la COVID-19, de 1,9 billones de dólares, parece hacer poco por cumplir sus promesas de reconstruir la economía estadounidense con energía más limpia y una menor huella de carbono3.Otros son más optimistas en cuanto a que Biden cumplirá sus promesas electorales con el tiempo para reconstruir mejor y de forma más sostenible.

Paul Flood, gestor de carteras multiactivos de Newton, ya percibe signos positivos de cambio y confía en que EE. UU. adopte un programa de inversión más favorable a las energías renovables, lo que podría influir también en la política de otros mercados.

“Más allá de la pandemia, las cosas han cambiado bastante en el último año. Hemos empezado a ver un mayor apoyo a las energías renovables, no sólo en EE. UU., sino también en otros mercados. Es una buena noticia que EE. UU. vuelva al redil al intentar unirse de nuevo al acuerdo de París, que es, en sí mismo, un apoyo a la generación de energía renovable y a las tecnologías verdes.

Incluso antes de las elecciones, Joe Biden habló ampliamente de la necesidad de una revolución energética limpia y está claramente de acuerdo con la idea. También ha sido categórico al decir que el expresidente Trump ignoró los datos científicos sobre el cambio climático, una postura que Biden no seguirá.”

Cuenta atrás para la COP26

Con la celebración de la COP26, la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Glasgow el próximo mes de noviembre, Flood es optimista y cree que los mercados recibirán más buenas noticias sobre iniciativas de energías renovables.

“Mientras esperamos a ver qué dicen los líderes mundiales en la COP26, creo que veremos un repunte de la inversión en energías renovables. Y está claro que en EE. UU. el despliegue de las energías renovables va a acelerarse con un presidente que las apoya “, añade.

“Muchas de las principales empresas de petróleo y gas también se están moviendo ahora en esta dirección y se están expandiendo hacia la producción de energía renovable. Una vez que se añade la escala de estas empresas al construir esta infraestructura, el mercado probablemente se acelere y expanda de verdad”.

Estos avances se producen en medio de los indicios recientes de que la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) se está tomando más en serio el cambio climático y las consideraciones sobre las emisiones. La SEC ha ordenado recientemente a dos de las mayores empresas petroleras de EE. UU. que celebren juntas de accionistas sobre nuevos objetivos de emisiones de gran alcance4.

A ese respecto, Flood opina: “Está bastante claro que EE. UU. se está alejando rápidamente del enfoque adoptado bajo el mandato del presidente Trump, con la SEC cambiando de rumbo y adoptando un enfoque más intervencionista bajo la nueva administración, a medida que las preocupaciones medioambientales suben en la agenda política y financiera.”

Flood añade que, si bien la administración anterior de Trump había mostrado poco entusiasmo público por las energías renovables a nivel federal, varios estados de EE. UU. también habían impulsado su propio plan de energías renovables a nivel local, independientemente de las opiniones de Trump.

De cara al futuro, Flood cree que un entorno posterior a la COVID-19 podría favorecer a un mercado de energías renovables en el que el cambio climático podría volver a ocupar pronto un lugar destacado en la agenda de muchos países.

“Ha habido un impulso al gasto fiscal y un apoyo a la reapertura de la economía en varios mercados, incluidos los países europeos. Esto está facilitando a los políticos la tarea de impulsar la construcción de renovables. Cada vez se piensa más en las ventajas de las renovables y las energías limpias en cuanto a nuestros esfuerzos para paliar el calentamiento global”, añade.

Más allá del cambio climático y de la atención inmediata a la COVID-19, el cambio en las tendencias del transporte y el aumento de los vehículos eléctricos también son un buen augurio para las energías renovables, añade Flood, ya que el Reino Unido es uno de los países que se ha comprometido a eliminar la venta de coches y furgonetas nuevos de gasolina y diésel para 20305.

Demanda de suministro

“De cara al futuro, necesitaremos más energías renovables, sobre todo para los vehículos eléctricos. La evolución del mercado de los vehículos eléctricos es un tema a largo plazo que va a requerir que la infraestructura de la red y la energía sean capaces de soportar ese mercado”, comenta Flood.

“Dada la preocupación por el cambio climático, no tiene sentido utilizar carbón o gas para impulsar los vehículos eléctricos. La idea es eliminar por completo el motor de combustión para reducir las emisiones de CO2“.

¿Y qué ocurre con el inversor final? Desde el punto de vista de la inversión, Flood cree que la inversión en energías renovables será popular y puede ofrecer ventajas importantes a los inversores que buscan diversificar sus carteras.

“Las renovables operativas pueden ofrecer una rentabilidad importante y ser coberturas fantásticas contra la inflación, ya que suelen tener ingresos ligados a la inflación. En un mercado en el que la preocupación por la inflación está empezando a repercutir en los mercados de bonos, las energías renovables pueden desempeñar un papel útil a la hora de compensar algunos de los riesgos potenciales ligados a la renta fija en un mercado inflacionista o de tipos de interés al alza”, concluye.

1 Joebiden.com. Nine key elements of Joe Biden’s plan for a clean energy revolution (Nueve elementos clave del plan de Joe Biden para una revolución energética limpia). Noviembre de 2020.
2Guardian.Biden returns US to Paris climate accord hours after becoming president (Biden lleva a EE. UU. de vuelta al acuerdo climático de París horas después de convertirse en presidente). 20 de enero de 2021.
3 Bloomberg Green. Biden is betting his whole climate agenda on infrastructure (Biden está apostando toda su agenda climática a las infraestructuras). 11 de marzo de 2021.
4 FT.SEC forces oil companies to hold investor votes on emission targets (La SEC obliga a las empresas petroleras a celebrar juntas de inversores sobre los objetivos de emisiones). 20 de marzo de 2021
5 Ban on new petrol and diesel cars in UK from 2030 under PM’s green plan (Prohibición de coches nuevos de gasolina y diésel en el Reino Unido a partir de 2030 según el plan ecológico del primer ministro). 18 de noviembre de 2020.
0 ComentariosSé el primero en comentar
User