Con el tema de la inflación en primer plano, los inversores deberán tomar decisiones apremiantes en los próximos meses, afirma Andy Warwick, gestor de la estrategia Global Real Return de Newton1

Los inversores se hallan en una encrucijada macroeconómica, con un escenario inflacionario o deflacionario sobre la mesa, en función de cómo se desarrollen los datos en los próximos meses. Este fue el mensaje de Andy Warwick, gestor de la estrategia Global Real Return de Newton en un reciente informe dirigido a clientes de la firma.

Por lo que respecta al diagnóstico económico tras la pandemia, Warwick destacó que, gracias a la rápida respuesta de los gobiernos a nivel mundial, el repunte de los indicadores ha sido “muy superior a lo que cualquiera de nosotros pudiera imaginar en marzo de 2020”.

No obstante, mencionó que el paro seguía siendo obstinadamente elevado, debido a programas de apoyo como la baja no remunerada en numerosos países. Al mismo tiempo, los bancos centrales siguen aplicando políticas monetarias “extremadamente acomodaticias”, proporcionando una amplia liquidez en el sistema.

  • El panorama a corto plazo de los activos de riesgo inspira confianza al equipo Global Real Return.
  • El equipo monitoriza atentamente el riesgo de subidas de la inflación.
  • Las perspectivas de las materias primas son eminentemente favorables a medida que la reconstrucción “verde” gana impulso.

Ante tal trasfondo, la principal pregunta para los inversores es si hay que esperar un escenario deflacionario de “descalabro” provocado por la creación de “una cantidad extraordinaria de endeudamiento público”, o bien descontar las expectativas de un régimen inflacionario “impulsado por un exceso de liquidez, fuerte demanda y restricciones de oferta”.

“Es importante acertar a este respecto”, afirmó Warwick: “Las carteras deberán alterarse en función de cuál de estos escenarios acaba convirtiéndose en realidad. Este es uno de los motivos por los que los inversores deberán adoptar un enfoque dinámico y responder a cambios en los datos.”

Optimismo a corto plazo

De cara al futuro inmediato, los activos de riesgo siguen inspirando confianza al equipo Global Real Return. “La implementación de las inoculaciones en Estados Unidos y el Reino Unido ha sido impresionante, y no cabe duda de que Europa está recortando distancias; de continuar al ritmo actual, no cabe duda de que la población adulta en estos países podría estar plenamente vacunada al final del tercer trimestre”, afirmó Warwick.

Aun así, las autoridades continuarán ofreciendo liquidez, y es probable que las eventuales subidas de impuestos se retrasen hasta 2022. “En otras palabras, no podremos cantar victoria sobre este virus hasta que la sociedad comience a volver a la normalidad”, añadió.

Otro aspecto positivo es la fortaleza de los balances. “A diferencia de 2008, no nos hallamos en una crisis financiera”, comentó Warwick. “Los balances de los bancos y de las empresas (sobre todo en Estados Unidos) muestran una gran fortaleza, algo increíble si tenemos en cuenta hasta qué punto se ha cerrado la economía en los últimos meses. Esto debería propiciar una recuperación bastante rápida.”

Este optimismo se vio contrarrestado por el sentimiento eminentemente alcista en el mercado en general (que en última instancia podría llevar a la Reserva Federal estadounidense a endurecer su política monetaria), pero también por la rapidez con la que el virus continúa mutando, sobre todo en el mundo emergente. A su vez, esto plantea preguntas sobre la eficacia de futuras vacunas.

De cara al largo plazo, los inversores también se enfrentan a un giro estructural, pues el fin del Consenso de Washington2 podría dar paso a una nueva era de intervención gubernamental, de erosión del libre comercio y de monetización de la deuda. Según Warwick, las consecuencias podrían ser niveles de inflación crecientes y una rotación cíclica continuada hacia activos previamente repudiados.

Riesgos de inflación a corto plazo

A corto plazo, no obstante, la subida de los indicadores de inflación sigue acaparando la atención de los inversores. “En parte, esto obedece a una elevadísima tasa de ahorro en los Estados Unidos y a una explosión de la oferta monetaria”, afirmó Warwick. “Sugiere que la demanda contenida de los consumidores conducirá a una inflación sostenida. Esta demanda coincide con una oferta insuficiente, pues los cuellos de botella causados en todo el mundo por la pandemia conducen a escasez de materiales clave.”

No obstante, en lugar de ver esto como señal de un nuevo superciclo de las materias primas, Warwick esbozó un panorama más matizado en el que nuevos imperativos como la “ecologización” de la economía son la fuente de las restricciones de suministro más apremiantes. Dicho esto, ahora que tanto gobiernos como empresas canalizan fondos hacia la recuperación económica, algunas de estas restricciones podrían abordarse mediante una mayor inversión, observó el gestor, aunque con un aumento generalizado de los precios de los recursos.

¹ BNY Mellon Investment Management EMEA Limited (BNYMIM EMEA), BNY Mellon Fund Managers Limited (BNYMFM), BNY Mellon Fund Management (Luxembourg) S.A. (BNY MFML) o las compañías afiliadas de operación de fondos nombran a las gestoras de inversiones para que asuman actividades de gestión de carteras en el marco de contratos relativos a productos y servicios celebrados entre clientes y BNYMIM EMEA, BNY MFML o los fondos BNY Mellon.
²El Consenso de Washington puede definirse en términos generales como un conjunto de políticas de libre mercado fomentado por las democracias occidentales durante y después de la Guerra Fría.