BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
¿Qué le deparará el futuro a la deuda emergente en moneda local?

¿Qué le deparará el futuro a la deuda emergente en moneda local?

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

 

 

Aunque la renta fija emergente denominada en moneda local ha experimentado marcadas salidas de capital inversor en 2020 debido al temor generalizado en los mercados, la historia sugiere que la clase de activo podría repuntar con fuerza, opina Federico García Zamora, gestor de cartera en Mellon.

 

La doble conmoción de la crisis del COVID-19 y el desplome global de los precios del petróleo ha propiciado una serie de oleadas de ventas indiscriminadas en lo que va de año, y la deuda de mercados emergentes ha sido objeto de fuertes salidas netas de capital inversor.

A 27 de marzo, las salidas de las cuatro semanas previas habían anulado los 41.000 millones de dólares de entradas netas que había experimentado la renta fija emergente en 2019 —según estimaciones de Bank of America— y la cantidad de dinero que salió de la deuda emergente en moneda local (DEML) superó las inversiones en divisa fuerte1. Además, los últimos meses también han sido escenario de rachas periódicas de volatilidad.

No obstante, Federico García Zamora cree que la clase de activo puede recuperarse, al haber superado conmociones de mercado más graves en el pasado. Aunque la crisis del COVID-19 todavía no ha terminado, el gestor de Mellon apunta a salidas de capital de la DEML más pronunciadas todavía2 durante el taper tantrum de 2013 (la “pataleta” protagonizada por el mercado cuando la Reserva Federal estadounidense insinuó su intención de comenzar a reducir su programa de flexibilización cuantitativa) y cuando el desplome del precio del petróleo coincidió con la devaluación del yuan en 20153.

“En marzo, los mercados emergentes experimentaron una gran oleada de ventas en distintos segmentos, en línea con muchas otras clases de activo de riesgo. Pero aunque la crisis actual ha sido grave, de momento no es la peor que haya vivido el mercado. Según los datos actuales, la historia nos revela que este es el tercer peor periodo de retroceso en el mercado según el índice JPMorgan GBIEM Global Diversified Euro Unhedged”, afirma García Zamora.

El gestor añade que, aunque la recuperación en Estados Unidos y los mercados desarrollados ha sido más rápida que en el universo emergente, ya se están viendo indicios de mejora en la DEML: ciertas divisas se están apreciando y están surgiendo nuevas oportunidades de inversión potencialmente atractivas.

En su opinión, el historial de retrocesos del índice JPMorgan GBI-EM Global Diversified Euro Unhedged durante crisis financieras y económicas previas también sugiere que la DEML tiende a recuperarse con relativa rapidez de profundas conmociones financieras4.

“La historia de esta clase de activo ofrece varios ejemplos de fuertes retrocesos seguidos de rápidos repuntes del mercado. Durante las fases posteriores al shock, las rentabilidades también han tendido a ser superiores a la media, y cuanto más fuerte ha sido la conmoción, más potente ha sido la recuperación”, afirma.

“De momento, creemos que la DEML va a comportarse en línea con crisis previas, con un retroceso muy pronunciado seguido de una rápida y fuerte recuperación. En base a nuestro análisis histórico del segmento, pensamos que la clase de activo también tiene más potencial de seguir recuperándose de sus pérdidas recientes de cara a los próximos meses.”

Aunque García Zamora reconoce el potencial de subida de las tasas de incumplimiento en el universo emergente —sobre todo entre emisores que dependen de áreas duramente castigadas, como el turismo y las materias primas, o de repatriaciones de capital—, también cree que la DEML brinda cierta flexibilidad y protección frente a los altibajos generales del mercado.

“Normalmente, los mercados de DEML no son tan proclives a incumplimientos o reestructuraciones como los vinculados a divisas como el dólar, debido a que su deuda se ha emitido en moneda local y sus gobiernos tienden a permitir la depreciación de sus divisas. Estos países mantienen su flexibilidad cambiaria para responder rápidamente a conmociones”, explica.

Intervención de los bancos centrales

Aunque la actuación e intervención de las autoridades monetarias del universo desarrollado (como la Fed) se ha publicitado sobradamente a lo largo de la crisis del COVID-19, García Zamora afirma que muchos bancos centrales de países emergentes también han trabajado duro para respaldar a sus mercados.

“Los bancos centrales emergentes han estado muy activos desde la conmoción del COVID-19, y algunos han recortado de forma bastante agresiva sus tipos de referencia a un día como medida de protección. Otros también han recurrido a políticas no convencionales como la flexibilización cuantitativa (QE), comprando deuda emitida por sus gobiernos para ayudar a financiar mayores déficits y aportar estabilidad a la operaciones locales”, añade.

Pese a no esperar una mejora de las condiciones de mercado este año, el gestor destaca que los mercados emergentes no son homogéneos (muchos están adoptando enfoques dispares para abordar la pandemia de coronavirus y sus efectos sobre el conjunto de la economía) y que el ritmo de recuperación podría variar mucho entre mercados en los próximos meses.

“Cada mercado está abordando la crisis del COVID-19 a su manera, y sus respectivas recuperaciones serán distintas. Los países en mejor posición para luchar son los que tienen mejores marcos macroeconómicos, con flexibilidad cambiaria y unos bancos centrales sólidos e independientes. Las naciones que han acumulado ahorros en los últimos años pueden utilizarlos ahora mismo para recuperarse con mayor rapidez de la crisis”, concluye.

1FT. Investors ditch emerging market bond funds in flight to safety.
2Medido en euros.
3 Análisis de Mellon a 2 de junio de 2020, en base a datos históricos del índice JP Morgan GBI-EM Global Diversified EURO Unhedged
correspondientes a 2006-2018.
4 Íbid.

Contenido destinado exclusivamente a profesionales de la inversión e inversores institucionales.
 

Este material no debería considerarse como asesoramiento de inversión o como recomendación de gestora o acuerdo de cuenta alguno. Los pareceres y opiniones expresados son vigentes en la fecha de publicación de la información, son susceptibles de sufrir cambios en función de las condiciones económicas y bursátiles, y no representan necesariamente los puntos de vista de BNY Mellon o de cualquiera de sus afiliadas. La información se proporciona solamente como comentario general sobre el mercado y no constituye asesoramiento o consejo jurídico, fiscal, contable, de inversión o de otro tipo; tampoco representa predicción alguna de rendimientos futuros, y no debería interpretarse como una oferta o incitación a vender o a comprar valor alguno en jurisdicciones donde no esté permitido hacerlo.
La información se proporciona sin tener en cuenta los objetivos de inversión, la situación financiera o las necesidades de ninguna persona en particular. BNY Mellon y sus afiliadas no se hacen responsables de ningún consejo de inversión basado en la información proporcionada. Esta información no representa análisis de inversión ni es una recomendación basada en dicho análisis a efectos regulatorios, al no constituir análisis o investigación significativos. En la medida en que este material contenga aseveraciones sobre rentabilidades futuras, dichas aseveraciones son predicciones y están sujetas a varios riesgos e incertidumbres. La información y las opiniones presentadas se han obtenido o derivado de fuentes que BNY Mellon consideraba fiables, pero BNY Mellon no se pronuncia sobre su precisión o completitud. BNY Mellon no asume responsabilidad alguna por pérdidas resultantes del uso de este material.

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluido el de pérdida del capital invertido. Esta información no está destinada para su distribución a, o empleo por, ninguna persona o entidad en cualquier jurisdicción o país en el que tal distribución o empleo no esté permitida por la regulación o legislación locales. La información no podrá ser distribuida o utilizada para realizar ofertas o incitaciones a adquirir títulos en ninguna jurisdicción ni en ninguna circunstancia en la que dicha oferta o incitación sea ilegal o no esté autorizada, o allí donde tal distribución conlleve requisitos nuevos o adicionales de registro. Las personas que reciban esta información deberán informarse sobre cualquier restricción aplicable a la distribución de la misma en su jurisdicción, y adherirse a ella.

Entidades emisoras Este material está destinado exclusivamente para su distribución en aquellos países y recipientes mencionados, sujetos a las condiciones y limitaciones expuestas: • Europa (excepto Suiza): BNY Mellon Fund Management (Luxembourg) S.A., 2-4 Rue Eugène Ruppert L-2453, Luxemburgo. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User