BNY Investments - España
BNY Investments - España
Reparto: ¿Se avecina un renacimiento de las acciones value?
Espacio patrocinado

Reparto: ¿Se avecina un renacimiento de las acciones value?


Tres de los gestores de reparto de Newton nos revelan sus perspectivas para la renta variable de reparto, los dividendos y la inversión value. ¿Se avecina un cambio de guardia al frente de las bolsas?

¿Una década memorable para el dividendo?

Jon Bell, gestor de renta variable global de reparto en Newton

Las autoridades monetarias se hallan en un punto de inflexión. ¿Deberían recortar sus tipos de interés? ¿Qué significaría esto para los valores que lideran los mercados de renta variable? 

En el actual entorno nos resulta difícil creer que los bancos centrales vayan a implementar recortes agresivos del precio del dinero. Dos temas macro están en juego y ambos son inflacionarios: un gobierno potente (ilustrado por la intervención de los bancos centrales, los confinamientos durante la pandemia y la influencia sobre los precios de la alimentación y la energía) y la competencia entre grandes potencias (por ejemplo la pugna entre las democracias liberales y las autocracias, la guerra tecnológica y los conflictos en Ucrania y Oriente Medio). 

En nuestra opinión, el peso de estos temas se impone a fuerzas desinflacionarias presentes a nivel global como las tendencias demográficas, los altos niveles de endeudamiento y la disrupción tecnológica. Así, pensamos que el genio de la inflación se ha escapado de su lámpara. 

Tras la crisis financiera global vivimos un largo periodo caracterizado por la flexibilización cuantitativa (QE) y tipos de interés más bajos, el cual benefició a las acciones growth pero no tanto a las de dividendo. No obstante, dicha era de “dinero gratuito” ha terminado. Creemos que el retorno a un entorno económico más normal podría propiciar un cambio en las acciones al frente del mercado de renta variable.

Para empezar, los dividendos pasan a ser más relevantes en entornos de mayores tipos de interés. Las rentabilidades por dividendo tienden a ser menos volátiles que las del capital, y además, el crecimiento de los dividendos a tasa compuesta es crucial para la rentabilidad de la renta variable a largo plazo. 

La importancia del dividendo se ha hecho evidente con el reventón de burbujas bursátiles, como por ejemplo en 1930 tras el descalabro de 1929, y en los años 2000. Este también fue el caso en los setenta, la última vez en que la inflación fue un factor significativo para las economías. El alejamiento del “dinero gratuito” podría propiciar un cambio en el liderazgo en los mercados de renta variable, y considero probable que, en el futuro, rememoremos la década de 2020 a 2030 como una en la que el dividendo fue un elemento clave para la rentabilidad.  

Los diferenciales de valoración presentan oportunidades

Jon Bailer, gestor de renta variable estadounidense de reparto en Newton

En mi opinión, el momento más importante de los últimos diez años fue a finales de octubre de 2021, cuando el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Jay Powell, aceptó que la mayor inflación no era un fenómeno “transitorio”. 

Los tipos de interés a corto plazo subieron de manera significativa tras ello, lo cual nos devolvió a un entorno de tipos más normal comparado con el posterior a la crisis financiera global (CFG). Pero en 2021, antes de los comentarios de Powell, las empresas afirmaban que subían precios debido al aumento de sus costes, lo cual nos indicaba que la inflación no iba a ser transitoria. 

Estoy convencido que lo ocurrido en la década posterior a la CFG no puede servirnos de guía: es probable que tales acontecimientos no vuelvan a ocurrir en los próximos diez, o incluso veinte años.

¿Qué les pasa a ciertas empresas en un entorno más inflacionario? Tal como dijo Warren Buffett en una ocasión, “no es hasta que baja la marea que uno descubre quién nadaba desnudo”. Esto se hizo patente a comienzos de 2023, cuando el entorno de mayores tipos de interés afectó a ciertos bancos regionales estadounidenses. Creemos que más empresas podrían verse en apuros, sobre todo aquellas que se han beneficiado de la llamada “barra libre” de liquidez. 

Cuando el índice S&P 500 pasa a estar sobrevalorado o infravalorado, ello no tiene nada que ver con las acciones más baratas (que lo son siempre), sino con las más caras: cuando este último grupo se desmarca de las primeras, creemos que vale más la pena concentrarse en la compresión potencial de los múltiplos de valoración que en el crecimiento del beneficio. Este es el motivo por que buscamos empresas con un buen valor intrínseco, inercia de negocio creciente y fundamentales sólidos.

Perfiles atractivos de riesgo/rentabilidad

Zoe Kan, gestora de renta variable de reparto asiática en Newton

Históricamente, invertir en Asia se ha visto sobre todo como una apuesta por el crecimiento del PIB y de la exportación, pero nosotros creemos que concentrarse únicamente en la revalorización del capital es un error. En nuestra opinión, una combinación de crecimiento y reparto en la región ofrece mejores características de riesgo y rentabilidad.

Pensamos que adoptar un enfoque concentrado en el dividendo en Asia alinea a los inversores con el mejor tipo de empresas: aquellas con crecimiento resiliente, negocios de calidad, buen gobierno corporativo y una asignación de capital sólida. En última instancia, queremos compañías con flujos de caja para repartir dividendos.

En el nuevo régimen de tipos de interés cabe esperar más volatilidad, y en adelante anticipamos más mercados bajistas que alcistas. En tal entorno, China (el principal motor de Asia) está viendo cambiar su economía y su dinámica de crecimiento, y creemos que esto podría ser un escollo para los inversores que se concentran únicamente en estrategias de crecimiento en la región. Las plataformas de internet chinas se han convertido en un elemento importante del índice, pero se enfrentan a obstáculos como el panorama macroeconómico incierto y el riesgo regulatorio en el país.

Consideramos que el componente de revalorización de la rentabilidad total de una cartera es más volátil y menos fiable que su componente de reparto, sobre todo en Asia. En lugar de perseguir únicamente la revalorización, creemos que aprovechar el potencial del dividendo y de su crecimiento permite ampliar la rentabilidad a tasa compuesta de manera más consistente.

Asia es un importante centro en las cadenas de suministro de productos tecnológicos para todo el mundo y suministra numerosos elementos básicos para el tema de la inteligencia artificial (IA). La ola de IA ofrece numerosas oportunidades a los inversores en acciones con dividendo. Entre ellas destacan las tecnológicas taiwanesas, pero también vemos oportunidades en Singapur, con empresas con buen gobierno corporativo, balances saneados y coeficientes de reparto elevados; además una gran parte de la riqueza y del comercio de regiones vecinas pasa por este país asiático.

Los inversores deberían sopesar cuidadosamente cómo acceden a Asia en la próxima década y más allá. Creemos que vale la pena no limitarse a estrategias concentradas exclusivamente en el crecimiento, y considerar aquellas que invierten en compañías de calidad cuyos dividendos pueden capitalizarse a tasa compuesta a lo largo del tiempo.


El valor de las inversiones puede caer. Es posible que los inversores no recuperen la cantidad invertida.

INFORMACIÓN IMPORTANTE:

Solo para Clientes Profesionales y, en Suiza, solo para Inversores Cualificados.
Los puntos de vista y opiniones que aquí se reflejen son exclusivas del entrevistado, salvo que se indique lo contrario, y no constituyen asesoramiento de inversión. Esto no es una investigación de inversiones ni una recomendación de investigación a efectos regulatorios.

BNY Mellon es la marca corporativa de The Bank of New York Mellon Corporation y de sus filiales.

Emitido en el Reino Unido por BNY Mellon Investment Management EMEA Limited, BNY Mellon Center, 160 Queen Victoria Street, Londres, EC4V 4LA. Registrada en Inglaterra bajo el número de licencia 1118580. Autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority.

Emitido en Europa (excepto Suiza) por BNY Mellon Fund Management (Luxembourg) S.A. (BNY MFML), una sociedad anónima (société anonyme) constituida conforme a las leyes de Luxemburgo y que tiene el número de registro B28166 y su domicilio social en 2-4 Rue Eugène Ruppert L-2453 Luxemburgo. BNY MFML está regulada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier (CSSF).  Emitido en Suiza por BNY Mellon Investments Switzerland GmbH, Bärengasse 29, CH-8001 Zúrich, Suiza.
  

0 ComentariosSé el primero en comentar
User