Publicado en el blog Market Insights

El nuevo año ha traído consigo una nueva ola de optimismo en la que la renta variable y la renta fija han repuntado sólidamente en todo el mundo. Las ventas masivas experimentadas en las bolsas y los mercados de crédito en el último trimestre del pasado año respondieron principalmente a las preocupaciones relativas a un empeoramiento de la guerra comercial entre EE. UU. y China, los temores de que unos tipos de interés más altos pudieran perjudicar a la economía estadounidense y la desazón generalizada en relación con la ralentización del crecimiento mundial.

Pero, en muchos sentidos, la debilidad del 4T sentó las bases para la recuperación de las bolsas durante este trimestre. Por su parte, la Reserva Federal estadounidense (la Fed) respondió a la debilidad del mercado y el menor crecimiento mundial adoptando una postura más paciente. De hecho, gran parte del repunte de este año se debe a las expectativas del mercado de que la Fed no volverá a incrementar los tipos de interés en los próximos años. De hecho, el próximo movimiento por parte de la Fed es ahora una rebaja en los tipos, con el bono de EEUU a 10 años con una tir del 2,4%. Probablemente, la marcada caída en las bolsas estadounidenses durante el pasado ejercicio fue también un factor que disuadió al gobierno de incrementar aún más los aranceles sobre China en el trimestre. Por tanto, las caídas bursátiles durante el pasado ejercicio contribuyeron a mitigar dos de los grandes riesgos que las causaron en un primer momento.

Ahora, las preguntas clave son si la Fed adoptará una postura tan flexible como se espera y si el gobierno estadounidense volverá a pasar al ataque en su política comercial una vez que la renta variable ha repuntado. Además, si la Fed termina por rebajar los tipos tal y como prevé el consenso, cabría preguntarse si ello demostraría que las preocupaciones relativas a la ralentización del crecimiento mundial que asolaron los mercados durante el pasado año estaban justificadas.

En lo que respecta a los tipos de interés, hay razones para el optimismo. Pese a la recuperación de los mercados, las declaraciones de determinados responsables de la Fed sugieren que el banco central estadounidense está considerando modificar la manera en la que responden a la inflación. La versión abreviada del argumento es que, puesto que la inflación ha permanecido por debajo del 2 % durante la mayor parte de la última década, quizá deberían dejarla subir por encima de dicho porcentaje temporalmente de forma que la media sea de un 2 % durante un periodo aún por concretar, en lugar de cerrar el grifo en cuanto el parámetro repunte por encima del objetivo.

Ahora, el tiempo dirá si la Fed actúa de forma preventiva para respaldar la actividad en los próximos meses. Entretanto, una postura más flexible por parte de la Fed –sumada al anuncio del final de la expansión cuantitativa en septiembre– ha favorecido la evolución de los segmentos del mercado de la renta fija durante este ejercicio, desde la deuda pública hasta el crédito.

Podéis consultar el informe completo aquí

 

SOLO PARA CLIENTES PROFESIONALES | PROHIBIDO EL USO O LA DISTRIBUCIÓN ENTRE INVERSORES MINORISTAS

Este es un documento comercial y como tal las opiniones contenidas en el mismo no deben considerarse asesoramiento o recomendación de comprar o vender acciones. Queda a discreción del lector, basarse en información contenida en este material. Cualquier análisis contenido en este documento se ha realizado, y puede ser utilizado, por J.P. Morgan Asset Management para sus propios fines. Los resultados de estos análisis se utilizan como información adicional y no reflejan necesariamente las opiniones de J.P. Morgan Asset Management. Cualesquiera estimaciones, cifras, opiniones, estados de tendencias del mercado financiero o técnicas y estrategias de inversión que se mencionan, a menos que se indique otra cosa, son de J.P. Morgan Asset Management a fecha de este documento. Se consideran fiables en el momento en que se ha redactado el presente documento, pero pueden no ser necesariamente completas, y no se garantiza su exactitud. Pueden estar sujetas a cambios sin que se le comuniquen o notifiquen.

Debe señalarse que el valor de las inversiones y sus rendimientos pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los acuerdos fiscales, y los inversores pueden no recuperar el importe íntegro invertido. La inversión en los Fondos conlleva riesgos y puede no ser adecuada para usted. Los cambios en los tipos de cambio pueden tener un efecto desfavorable sobre el valor, precio o rendimiento de los fondos o de las inversiones subyacentes extranjeras. Los resultados y rentabilidades pasadas no constituyen una indicación fiable de los resultados futuros. No se garantiza que cualquier previsión realizada se materialice. Por otra parte, aunque nuestra intención consiste en lograr el objetivo de inversión del fondo de inversión, no podemos garantizar que dicho objetivo vaya a cumplirse.