¿Divergencia regional?

Comparamos y contrastamos las posturas de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal, a la vista de los datos económicos recientes publicados en Europa y Estados Unidos.

Fundamentales

Las sorpresas al alza relativas a la inflación real y esperada han sido mayores en Estados Unidos que en Europa. En Estados Unidos, el aumento intermensual del 0,9% en abril en el índice de precios al consumo (IPC) subyacente fue el mayor desde 1982. Si bien la combinación subyacente de inflación parece encajar en la definición de la Reserva Federal de "transitoria" (disrupciones de la cadena de suministro y sectores afectados por la COVID-19, como los viajes), las expectativas de inflación apuntan a un sobrecalentamiento. Por ejemplo, el indicador de expectativas de inflación en Estados Unidos a 5-10 años de la Universidad de Míchigan subió al 3% en mayo. Por el contrario, la inflación subyacente de la zona euro todavía ronda el 1% y hay pocas señales de alarma sobre que los efectos de base se desplieguen en las expectativas de inflación a más largo plazo. En particular, la curva de swaps de inflación a 5 años (Eur5y5y) de la zona euro se sitúa en el 1,60%, mientras que se espera que el índice de precios al consumo armonizado (IAPC) subyacente se dirija al 1,2% en 2022, alejado del objetivo del BCE cercano al 2%. ¿Podría esto sugerir el comienzo de una divergencia de política monetaria entre las dos economías? El tono del BCE en las últimas semanas ha pasado a ser más moderado después de que varios ponentes clave no lograran adoptar una postura firme sobre la voluntad del banco central de reducir las compras de activos. Por el contrario, varios miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), incluidos algunos reputados centristas, ya hablan de "plantear la reducción de los estímulos". Es importante destacar que la evolución de la inflación en Estados Unidos ha reducido el obstáculo para que la Reserva Federal vea un progreso sustancial en los mercados de trabajo.

Las expectativas de inflación de Estados Unidos han superado a las de Europa

Fuente: J.P. Morgan Asset Management. Datos a 1 de junio de 2021.

Valoraciones cuantitativas

Si bien esperamos que las rentabilidades de los bonos a 10 años del Tesoro estadounidense estén sesgadas hacia el extremo superior de nuestra expectativa para final de año del 1,875%- 2,125%, el bono alemán a 10 años debería permanecer dentro del rango. Durante los próximos meses, es probable que las rentabilidades de los bonos del Tesoro se vean impulsadas por el equilibrio entre la inflación y el crecimiento del empleo, donde el riesgo es actualmente al alza. Las rentabilidades de los bonos alemanes (actualmente, del -0,20%) subieron 29 puntos básicos en febrero, hasta el -0,23%, en un contexto de volatilidad de las tasas globales y parecían dirigirse a romper la barrera del 0% en mayo. Sin embargo, los halcones del BCE no lograron rechazar la retórica moderada y desde entonces la deuda pública europea ha vuelto a ceder. Es probable que se requiera un cambio significativo en el panorama de la inflación para que las rentabilidades europeas avancen. (Datos a 1 de junio de 2021).

Factores técnicos

Las expectativas de que el BCE mantenga un ritmo de compras "significativamente más alto" hasta bien entrado el tercer trimestre crean un contexto técnico más sólido en Europa que en Estados Unidos. La oferta neta en Europa ha sido negativa desde que las compras aumentaron en marzo y debería seguir siéndolo durante la segunda mitad de este año. Además, los ponentes habitualmente restrictivos, como Schnabel, señalaron que cualquier ritmo más lento de compras podría estar relacionado más con la estacionalidad que con un compromiso independiente. Esto contrasta con Estados Unidos, donde la emisión neta se ha mantenido positiva y se prevé que continúe su trayectoria ascendente durante el próximo año, especialmente si se tienen en cuenta los pronósticos de que comience a minorarse la política en el primer trimestre de 2022, dado el progreso suficiente del mercado laboral.

¿Qué significa esto para los inversores en renta fija?

Creemos que el comienzo de una divergencia entre el BCE y la Reserva Federal, impulsada por trayectorias diferentes de la inflación y los mercados laborales en Europa y Estados Unidos, debería traducirse en que las rentabilidades de la deuda pública europea permanezcan dentro del rango y que los bonos del Tesoro estadounidense suban lentamente durante el resto de este año. Así, el posicionamiento largo de consenso en bonos alemanes frente a valores a 10 años del Tesoro estadounidense debe ser objeto de escrutinio, junto con los datos económicos durante los meses de verano, a fin de constatar si brindan una justificación para que la Reserva Federal comience a retirar los estímulos en el primer trimestre de 2022.

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñada como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en la toma de sus decisiones de inversión, el programa explora y sopesa las implicaciones de la información actual de la economía y las condiciones variables del mercado.
 
 
Con respecto a la Directiva Europea 2014/65/UE (MiFID II / MiFIR), los programas Market Insights y Portfolio Insights son comunicaciones publicitarias y no están incluidos en el ámbito de alcance de ningún requisito MiFID II / MiFIR específicamente relacionado con los informes de inversiones. Además, los programas Market Insights y Portfolio Insights de J.P. Morgan Asset Management, al no tratarse de un tipo de análisis independiente, no se han elaborado con arreglo a las disposiciones legales orientadas a promover la independencia de los informes de inversiones, y no existe prohibición alguna que impida la negociación antes de su divulgación.
 
 
Este documento constituye una comunicación general y se facilita para fines exclusivamente informativos. Tiene carácter educativo y no debe ser considerado como asesoramiento o recomendación sobre ningún producto, estrategia, característica de plan o para otros fines en ninguna jurisdicción. Tampoco constituye un compromiso por parte de J.P. Morgan Asset Management o sus filiales de participar en las operaciones mencionadas en este documento. Los ejemplos utilizados tienen carácter genérico o hipotético, y se facilitan exclusivamente con fines ilustrativos. Este material no contiene información suficiente para apoyar una decisión de inversión y no debería ser tomado como referencia para evaluar las ventajas de invertir en cualquier valor o producto. Asimismo, los usuarios deben evaluar de manera independiente las consecuencias legales, reglamentarias, fiscales, crediticias y contables, y determinar, junto con sus propios asesores profesionales, si alguna de las inversiones aquí mencionadas se considera adecuada para alcanzar sus objetivos personales. Los inversores deben velar por obtener toda la información pertinente que se encuentre disponible antes de realizar una inversión. Las previsiones, cifras, opiniones o técnicas y estrategias de inversión aquí reflejadas se ofrecen exclusivamente para fines informativos, sobre la base de ciertos supuestos y condiciones actuales de mercado, y están sujetas a cambios sin previo aviso. Toda información aquí contenida se considera exacta en el momento de su preparación. Sin embargo, no puede garantizarse su exactitud y no se acepta responsabilidad alguna en relación con cualquier error u omisión. Cabe señalar que la inversión conlleva riesgos, que el valor de las inversiones y las rentas que estas generan pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los convenios en materia tributaria, y que los inversores podrían no recuperar todo el dinero invertido. La rentabilidad y los rendimientos históricos no constituyen una indicación fiable de los resultados actuales y futuros. 

 
J.P. Morgan Asset Management es la marca del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. En la medida en que lo permita la legislación aplicable, podremos grabar conversaciones telefónicas y controlar comunicaciones electrónicas para cumplir nuestras obligaciones legales y reglamentarias, así como las políticas internas. Los datos personales serán recopilados, almacenados y procesados por J.P. Morgan Asset Management de conformidad con nuestra Política de protección de datos para EMEA (www.jpmorgan.com/emea-privacy-policy). 
Publicado por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. Sucursal en España con domicilio en Paseo de la Castellana, 31. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.