En la reunión de la semana pasada el Banco de Inglaterra (BdI) acordó un paquete de medidas de apoyo con múltiples facetas. El recorte de la tasa de interés del 0.25% fue acompañado de un plan de compra de hasta 10 mil millones de libras en bonos corporativos. Esto se hace para reducir el coste de la financiación para las empresas del Reino Unido.

 

 

También es importante tener en cuenta la mayor duración del mercado de crédito corporativo del Reino Unido, lo que hace posible que la curva se aplane. Esto es una buena noticia para las empresas que buscan financiación a largo plazo, pero no para los bancos.

Os dejamos con la agenda semanal: