JPMorgan Asset Management
JPMorgan Asset Management
La crisis energética de Europa: ¿qué opciones hay?
JPMorgan Asset Management

La crisis energética de Europa: ¿qué opciones hay?

En vista de la enorme disminución del flujo de gas ruso a Europa, David Maccarrone, analista de energía, y Fred Barasi, analista de suministros, evalúan el impacto en los sectores de energía y suministros de Europa en plena transición energética.

Abordar la amenaza del gas ruso

Sustituir el petróleo y el gas rusos es un desafío para los gobiernos europeos, pero, con tal de que este invierno sea templado, es probable que baste con las importaciones de gas natural licuado (GNL), una mayor generación de energía por combustión de petróleo y una menor demanda de gas tanto residencial como industrial. A más largo plazo, el suministro de energía debería potenciarse aún más según comiencen a ponerse en marcha los proyectos planificados de energías renovables.

Sin embargo, aunque la amenaza inmediata de escasez de energía puede resultar manejable, los precios de la energía siguen siendo extremadamente altos en términos históricos. El vínculo entre los precios del gas y los precios de la electricidad es otro problema. Si bien las energías renovables y la energía nuclear pueden ser significativamente más baratas en la actualidad, las centrales eléctricas de gas siguen siendo la fuente marginal de generación de electricidad en la mayoría de los países europeos, lo cual mantiene altos los precios de la electricidad.

Romper el vínculo no será fácil ni rápido. El mercado de la electricidad está consolidado desde hace mucho tiempo y las empresas han realizado importantes inversiones en nuevas centrales eléctricas suponiendo que continuará el modelo actual. No obstante, algunos gobiernos están intentando renegociar contratos con operadores eólicos, solares y nucleares a un precio fijo muy por debajo del precio a plazo vigente, con el fin de reducir los costes de energía al por mayor. Numerosos grandes proyectos renovables que se están construyendo ahora, o que se están planificando, también se contratarán a precios de energía fijos muy por debajo de los precios actuales.

El atractivo de los impuestos a los beneficios extraordinarios

La desvinculación de los precios de la electricidad de los precios del gas debería suponer una diferencia importante a largo plazo, especialmente si la crisis conduce de forma más rápida hacia las energías renovables, pero llevará tiempo que entren en funcionamiento nuevos proyectos con precios menores. Mientras tanto, el aumento sin precedentes de los costes de la energía amenaza con socavar la confianza empresarial, afectar al consumo y empujar a muchos hogares a la pobreza energética.

Dado el impacto económico y social potencial, esperamos más acciones por parte de los gobiernos de toda Europa para ayudar a proteger a los hogares y las empresas de lo peor del aumento del precio de la energía. Al mismo tiempo, permitir que las empresas de suministros obtengan cuantiosos beneficios extraordinarios por los precios de la electricidad, que son hasta 10 veces más altos que la media a largo plazo, o permitir que los productores de petróleo y gas obtengan ganancias del considerable aumento de los precios de los combustibles fósiles, no es socialmente aceptable en plena crisis por el coste de la vida. He ahí el atractivo para los gobiernos de los impuestos a los beneficios extraordinarios que buscan financiar máximos para los precios de la energía para los consumidores.

Sin embargo, es posible que gravar a los proveedores de suministros y las empresas de energía de Europa no proporcione toda la liquidez que necesitan los gobiernos. Dado que el coste de limitar las facturas de la energía asciende a cientos de miles de millones de euros, los gobiernos deberán determinar en última instancia cuánto del aumento de los precios pueden atribuir a los consumidores y cuánto están dispuestos —o pueden— absorber ellos mismos. La reciente reacción del mercado a los planes de gasto del gobierno del Reino Unido destaca los riesgos que plantean los estímulos fiscales que se perciben insostenibles.

Suministros y renovables: un impacto diferenciado

La mayoría de los proveedores europeos de electricidad y gas cubren su producción de energía con hasta dos años de anticipación, por lo que sus ganancias no reflejarán completamente los precios actuales hasta alrededor de 2024. Si bien, por tanto, es probable que los beneficios se vean limitados en el futuro mediante impuestos a los beneficios extraordinarios, el flujo de caja es un factor de preocupación más inmediato: diversas empresas de suministros energéticos tradicionales han recurrido a líneas de crédito de emergencia en los últimos meses para obtener la garantía en liquidez necesaria para protegerse contra el aumento de los precios de la electricidad y el gas.

La situación es más positiva para los proveedores de suministros con segmentos importantes de energías renovables. Si bien los beneficios obtenidos por los proveedores de energías renovables también se mantienen bajo control gracias a contratos fijos a largo plazo que se basan en precios de la electricidad muy por debajo del nivel actual, es probable que los precios contratados para las energías eólica y solar aumenten en la próxima ronda de subastas. Dado que los gobiernos desean fomentar la inversión en energías renovables como parte de la transición energética, el impacto de los impuestos a los beneficios extraordinarios relativos a las energías renovables también debería ser menor que para las empresas de energía tradicionales. Como resultado, creemos que la perspectiva es positiva para los beneficios en el sector de las energías renovables a medio plazo.

Petróleo y gas: flujos de ingresos diversificados

Los gobiernos también tienen sus ojos puestos en los beneficios adicionales que obtienen los productores de petróleo y gas como resultado del aumento de los precios del gas. Por tanto, se esperan más impuestos al sector de la energía. Sin embargo, las compañías de petróleo y gas solo pueden contribuir significativamente más a las arcas públicas, dadas las tasas impositivas marginales ya elevadas sobre la producción de petróleo y gas en numerosos países europeos y porque muchas fuentes de beneficios se generan fuera de Europa.

Además, el riesgo para las ganancias que plantea un impuesto sobre los beneficios extraordinarios relativo a los combustibles fósiles se ve mitigado en cierta medida por el hecho de que las empresas integradas de petróleo y gas de Europa vienen diversificando sus flujos de ingresos en detrimento de los combustibles fósiles, acercándose a la producción de energía con bajas emisiones de carbono. Si bien no se ha querido invertir en producción nueva de petróleo y gas debido a las expectativas de una fuerte caída de la demanda en los próximos 10 años, las grandes petroleras han cambiado el equilibrio de su producción de energía acercándose a las energías renovables.

La estrategia general consiste es aprovechar sus fortalezas tradicionales en la extracción de petróleo y gas brindando un mecanismo de protección en torno al gas con el fin de hacer frente a la intermitencia de la generación de energías renovables, complementado con nuevas fuentes de ingresos procedentes del almacenamiento de baterías y soluciones de hidrógeno limpio, y un compromiso con la generación de energías con bajas emisiones en carbono.

Transición energética acelerada

Si bien las compañías de petróleo y gas están abrazando la transición energética, las energías renovables también están en el centro de la respuesta de la Unión Europea a la crisis, gracias a su capacidad de proporcionar fuentes de energía seguras, baratas y bajas en carbono. Si se pueden acelerar los procesos de planificación, los gobiernos tienen la oportunidad de adelantar proyectos existentes y poner en marcha otros nuevos, aumentando significativamente el papel de las energías renovables en la cesta energética.

Ante la necesidad de encontrar alternativas baratas al gas que acelere el paso a las energías renovables, el cambio en la cesta energética de Europa es lo que puede terminar siendo la consecuencia a largo plazo más significativa de la crisis actual para la economía europea. Para los inversores con acciones en suministros y energía, si bien los topes de los precios y los impuestos a los beneficios extraordinarios que decreten los gobiernos pueden afectar a las ganancias, el viento de cola que supone la transición energética debería beneficiar a las empresas de ambos sectores que tienen una alta exposición a las energías renovables y otras fuentes de energía bajas en carbono.


NO DEBE UTILIZARSE PARA DISTRIBUCIÓN MINORISTA: Esta comunicación ha sido elaborada exclusivamente para clientes institucionales, mayoristas, profesionales e inversores aptos conforme a lo determinado por las leyes y regulaciones locales.

Las opiniones que figuran en este documento no deben considerarse asesoramiento o recomendación para comprar o vender cualquier inversión en cualquier jurisdicción ni constituyen compromisos de J.P. Morgan Asset Management o cualquiera de sus sociedades dependientes para participar en cualquiera de las operaciones que aquí se mencionan. Cualquier previsión, cifra, opinión o técnica y estrategia de inversión que se cite reviste fines meramente informativos, se basa en ciertos supuestos y condiciones de mercado actuales y puede cambiar sin previo aviso. Toda la información aquí presentada se considera precisa en el momento de la redacción de este documento. Esta documentación no contiene información suficiente para respaldar una decisión de inversión, por lo que deberá abstenerse de basar en ella la conveniencia de invertir en cualesquiera títulos o productos. Además, los usuarios deben llevar a cabo una evaluación independiente de las repercusiones legales, regulatorias, fiscales, crediticias y contables y determinar, junto con sus propios profesionales financieros, si cualquiera de las inversiones que se mencionan en este documento se considera apropiada para sus objetivos personales. Los inversores deben asegurarse de que obtienen toda la información pertinente disponible antes de realizar cualquier inversión. Es importante tener en cuenta que invertir supone riesgos, el valor de las inversiones y los ingresos que se deriven de ellas puede fluctuar según las condiciones del mercado y los acuerdos fiscales y es posible que los inversores no recuperen íntegra la cantidad invertida. La rentabilidad y el rendimiento pasados no son un indicador fiable de resultados actuales y futuros. J.P. Morgan Asset Management es la marca del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. En la medida en que lo permita la legislación aplicable, podremos grabar las llamadas telefónicas y supervisar las comunicaciones electrónicas a fin de cumplir nuestras obligaciones legales y regulatorias y nuestras políticas internas. Los datos personales serán recogidos, almacenados y tratados por J.P. Morgan Asset Management de acuerdo con nuestras políticas de privacidad, que puede consultar en https://am.jpmorgan.com/global/privacy. Esta comunicación la emiten las siguientes entidades: En Estados Unidos, J.P. Morgan Investment Management Inc. o J.P. Morgan Alternative Asset Management, Inc., ambas, reguladas por la Comisión de Bolsa y Valores; en América Latina, para uso exclusivo de los destinatarios previstos, entidades locales de J.P. Morgan, según corresponda; en Canadá, para uso exclusivo de clientes institucionales, JPMorgan Asset Management (Canada) Inc., gestora de carteras inscrita y distribuidora de inversiones exenta en todas las provincias y todos los territorios canadienses excepto el Yukón, inscrita asimismo como gestora de fondos de inversión en la Columbia Británica, Ontario, Quebec y Terranova y Labrador. En el Reino Unido, JPMorgan Asset Management (UK) Limited, autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera; en otras jurisdicciones europeas, JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. En Asia-Pacífico ("APAC"), las siguientes entidades emisoras y en las respectivas jurisdicciones en las que están reguladas principalmente: JPMorgan Asset Management (Asia Pacific) Limited o JPMorgan Funds (Asia) Limited o JPMorgan Asset Management Real Assets (Asia) Limited, cada una de ellas, regulada por la Comisión Valores y Futuros de Hong Kong; JPMorgan Asset Management (Singapore) Limited (n.º de registro de empresa 197601586K), este anuncio o esta publicación no han sido revisados por la Autoridad Monetaria de Singapur; JPMorgan Asset Management (Taiwan) Limited; JPMorgan Asset Management (Japan) Limited, miembro de Investment Trusts Association, Japón, Japan Investment Advisers Association, Type II Financial Instruments Firms Association y Japan Securities Dealers Association y regulada por la Agencia de Servicios Financieros (número de registro en la “oficina de finanzas local de Kanto (sociedad de instrumentos financieros) n.º 330”); en Australia, a clientes mayoristas, solamente según se define en los artículos 761A y 761G de la Ley de sociedades (Corporations Act) de 2001 (Commonwealth), JPMorgan Asset Management (Australia) Limited (ABN 55143832080) (AFSL 376919). Solo para Estados Unidos: Si es usted una persona con alguna discapacidad y necesita ayuda adicional para ver el material, llámenos al 1-800-343-1113 para obtener asistencia. Copyright © 2022 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User