La semana pasada fue volátil para el petróleo. El martes, el WTI registró una impresionante subida intradía del 5%, al igual que hizo el Brent, cerrando por encima de 50 dólares por barril por primera vez en un mes. 

Los bajos precios del petróleo de este año se han atribuido a las previsiones de un crecimiento más rápido de la producción global que del consumo, pero el último informe semanal sobre la producción de crudo podría cambiar la historia. 

El informe mostraba una caída en la producción de crudo en EEUU en septiembre. No está claro si se trata de algo puntual o una tendencia de contracción de la oferta que podría sacar al petróleo de la horquilla en la que se ha movido estos últimos meses.