Ahora que hemos entrado en la segunda mitad del año, Keith Wade, economista jefe de Schroders, aprovecha este momento para ofrecernos sus perspectivas para los próximos meses:  

1. Economía Global: un escenario positivo

La mejora sincronizada de la economía global que empezó el verano pasado se mantiene. “Esta situación hace que los inversores apuesten por activos como la renta variable o el crédito. Además, los resultados corporativos del primer trimestre han sido muy positivos y creemos que esta tendencia se va a mantener”.

Wade matiza en todo caso que esta recuperación está dándose a diferentes velocidades: “Estados Unidos sigue siendo líder en cuanto a crecimiento y se encuentra en una fase del ciclo mucho más avanzada que la eurozona”, lo que “explica la divergencia en las políticas monetarias de los diferentes bancos centrales”.


2. Europa: ¿Por fin se ve la luz?

Observa el economista jefe de Schroders que los datos siguen mejorando e indican una mayor aceleración económica. Así, el índice de gestores de compras sugiere “un crecimiento del PIB del 2%, un buen ritmo para la zona euro. Y además, como no hay inflación, el Banco Central Europeo puede mantener relajada su política de tipos”.

En el frente político, Wade cree que el riesgo político se ha reducido tras la victoria de Emmanuel Macron en Francia y ve como mayor fuente de incertidumbre las elecciones italianas en mayo de 2018, aunque el ganador en todo caso tendría que pactar para gobernar según las encuestas.

Recuerda, no obstante, que Europa tiene todavía pendientes reformas que acometer. Aunque Macron tiene el camino despejado en Francia, países como Italia o Grecia tienen por delante un reto importante para mejorar su competitividad.


3. Reino Unido: deterioro e incertidumbre empresarial por el Brexit

La economía británica estaba resistiendo mucho mejor de lo que se esperaba antes del Brexit, pero ahora está perdiendo vigor. Según Wade esto se explica porque la inflación aumenta, debido al debilitamiento de la libra, pero las subidas de sueldos son moderadas, por lo que o el consumo se reduce o la demanda de crédito crece. El resultado es que la tasa de ahorro en los hogares ya está cayendo.

El problema adicional es que la libra más barata no ha sido suficiente para motivar a los exportadores para hacer negocios con Inglaterra. Wade lo explica por “la incertidumbre que supone el Brexit en las relaciones comerciales, un sentimiento que se mantendrá mientras duren las negociaciones. En este contexto, no creemos que el Banco de Inglaterra suba los tipos a corto a plazo”.


4. EE.UU.: Nueva fase tras el impulso inicial post Trump

Cuando ganó Trump, los inversores de renta variable se centraron en las acciones cíclicas, esperando que salieran beneficiadas de sus políticas pro-crecimiento. Pero, según el economista jefe de Schroders, “esta tendencia se está disipando porque se considera que no va a poder implementar todas las políticas que tenía pensado”, lo que ha llevado a los inversores a virar hacia los títulos de alta calidad.

Wade alerta de un potencial riesgo político para esta mejoría económica en este sentido: “Si no hay progreso en la legislación tributaria y sanitaria, entre otras, antes del mes de noviembre del año que viene, los republicanos pueden perder su mayoría en la Cámara y terminar con una legislatura estancada. Si los demócratas tomasen el control, podrían intentar destituir a Trump”.


5. Mercados emergentes: aguas más tranquilas

Los activos de los mercados emergentes han tenido una buena evolución reciente. Como estos países ya habían devaluado sus divisas durante 2015 y 2016, no se han visto afectados por la subida de tipos de la Fed.

Además, al tener una moneda competitiva, están creciendo de nuevo. Además, como han estado subiendo tipos mientras las economías desarrolladas los llevaban a mínimos, tienen margen para bajarlos si fuera necesario. Otra buena noticia ha sido que la amenaza de políticas proteccionistas en EE.UU. no se ha materializado. 


¿Hay complacencia en mercado?

A pesar de todo lo que está ocurriendo en el mundo, el índice VIX que mide la volatilidad del mercado está en niveles muy bajos. Y, según Wade, hay buenas razones para ello.

“A pesar de que EE.UU. este subiendo tipos, la liquidez global seguiría siendo abundante ya que los bancos centrales en Japón y Europa continúan con políticas expansivas. La inflación podría representar un riesgo a medida que avanza el ciclo económico, pero el crecimiento de los salarios sigue siendo actualmente contenido en las principales economías”.

En general, “no vemos complacencia en mercado”, aunque sí “escasez de activos verdaderamente seguros en los que invertir”, explica Wade. Y esa preferencia de los inversores por activos de mayor calidad y defensivos supone reconocer la existencia de riesgos. Al igual que la apuesta por acciones tecnológicas, donde ven la historia de crecimiento de largo plazo muy desligada de los factores políticos o macroeconómicos de corto.



Información importante

Las opiniones expresadas aquí son de Keith Wade, Chief Economist & Strategist, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Schroder International Selection Fund (la “Sociedad”), está inscrita en el Registro Administrativo de Instituciones de Inversión Colectiva extranjeras comercializadas en España de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el número 135.

Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España y regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.