Este fin de semana el Banco de China aprobó otro recorte en los tipos de interés oficiales. Tanto la tasa de préstamo como la de depósito se recortaron en 25 puntos básicos, hasta 5,1% y 2,25%, respectivamente.

Hasta ahora, las bajadas de tipos en China han estrechado los márgenes de intereses de los bancos, que se mostraban incapaces de bajar las tipos de los depósitos mientras se veían conminados a bajar los intereses de los préstamos existentes. 

Esto provocaba que los bancos mantuvieran altos los tipos para los nuevos créditos, con el objetivo de mejorar sus márgenes. Sin embargo, ahora parece que los bancos están consiguiendo reducir tanto el tipo de los depósitos como el de los préstamos, lo que sugiere no sólo menos presión en los márgenes de intereses, sino también un mayor impacto en los costes de la deuda para empresas y hogares.

El último informe trimestral del Banco de China mostró que, a pesar de las medidas de relajación monetaria tomadas, los tipos efectivos en China siguen siendo altos. Y el bajo nivel de inflación implica que los tipos reales son ahora más elevados que en la media de 2014.

Ante la política más intensa en estímulos que parecen adoptar las autoridades, e speramos ahora que se acelere la relajación monetaria para el resto de 2015, adelantando a este año parte de lo que esperábamos para 2016. Pensamos que los datos de crecimiento del segundo trimestre mostrarán una ralentización mayor en la economía china.