Este lunes, 1 de octubre, se celebra el día de la Educación Financiera y desde Schroders queremos dar a conocer investIQ, una plataforma digital que recoge numerosos recursos para mejorar nuestros conocimientos sobre las finanzas conductuales y sobre el mundo de la inversión.

A continuación os dejamos una recopilación de los artículos más interesantes que hemos publicado en este grupo, y que tratan desde nociones básicas como la diferencia entre invertir y ahorrar, hasta cómo definiren qué debes depositar tus ahorros según la edad que tengas. 

¿Tienes alma de inversor pero aún no lo sabes?

¿Qué sueles hacer con tu dinero en efectivo? Normalmente, se suele depositar en el banco. Es cierto que en nuestra cuenta bancaria está seguro y libre de todo riesgo, pero ¿obtenemos la rentabilidad que queremos? En algunas ocasiones, nuestro dinero se revaloriza gracias al cobro de los intereses, aunque la mayoría de bancos ofrecen poco interés, sobre todo ahora que los tipos están en mínimos. 

Una de las opciones que tenemos para obtener rentabilidad es invertir. Para ello, es necesario conocer tu perfil inversor y averiguarlo es muy fácil con este test. Una vez sepas cuáles son tus fortalezas y debilidades, podrás tomar decisiones de inversión mejor fundadas.

 

Las etapas de la inversión: cómo invertir según la edad

Invertir según la etapa vital en la que te encuentres, supone tomar distintas decisiones financieras. Por ello, ¿Qué enfoque es el más recomendable para inversores noveles? ¿Qué cambios debemos adoptar en nuestra estrategia de inversión cuando llegamos a la madurez? ¿Y justo antes de la jubilación? ¿Qué podemos hacer con nuestras inversiones una vez jubilados?

 

¿Por qué invertir es distinto a ahorrar?

Invertir y ahorrar son dos formas de reservar dinero para el futuro aunque sus objetivos son diferentes. Cuando ahorras, la prioridad es mantenerlo en un lugar seguro y fácilmente accesible a corto plazo. La inversión tiene un objetivo diferente: aumentar el capital, depositándolo en activos con los que se puedan obtener beneficios, como en acciones de una empresa o en un fondo de inversión. 

Conoce más diferencias entre invertir y ahorrar en este vídeo de menos de 2 minutos.

 

¿Qué son las inversiones alternativas?

En esta ocasión te explicamos en qué consisten las inversiones alternativas. El proceso de repartir tu dinero en diferentes tipos de inversión se denomina diversificación. Diversificar puede ayudar a amortiguar los vaivenes inevitables del mercado hasta un nivel que resulten asumibles. ¿Por qué? Porque, aunque algunas inversiones puedan estar cayendo, otras pueden tener un buen comportamiento, de esta manera, las perdidas se ven compensadas. Una de las formas más habituales de diversificar es invertir en acciones y bonos, aunque los inversores más experimentados aumentan esta estrategia con más activos en cartera, las llamadas inversiones alternativas.

 

¿Por qué el tiempo es el mejor amigo de los inversores jóvenes?

Siguiendo con la temática temporal, está comprobado que cuánto antes comience a invertir una persona, obtendrá mayores rentabilidades. Por eso, ¡no hay tiempo qué perder! ¿Qué estrategia debe seguir un inversor novel? A continuación te lo explicamos en este vídeo. 


 

¿Sabes diferencias la inversión directa de la indirecta?

El enfoque que tomes a la hora de invertir determinará la forma en la que se gestione tu dinero. La gestión directa implica comprar y mantener activos individuales por ti mismo, por ejemplo poseer acciones de una empresa, bonos emitidos por un gobierno o bienes físicos (como un inmueble). Por otro lado, la forma de inversión indirecta implica colocar tu dinero en un fondo de inversión, que recopila el capital de muchos inversores y lo utiliza para comprar y vender activos como acciones y bonos para generar una rentabilidad.

 

Rentabilidad y riesgo: dos factores clave a la hora de invertir

La mejor decisión de inversión siempre dependerá del objetivo que queremos conseguir y al riesgo que estamos dispuestos a asumir. Por esta razón, conocer cuál es nuestra tolerancia al riesgo es fundamental.