Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sido nombrada para suceder a Mario Draghi como presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

La fuerte implicación de Lagarde en la crisis de la deuda soberana griega desde su rol en el FMI demuestra su postura a favor de la integración europea. Aunque no tiene experiencia directa en política monetaria, Lagarde ha expresado en varias ocasiones su opinión acerca de que los tipos de interés negativos en Europa y Japón eran netamente positivos para la economía mundial. Con estos factores en mente, creemos que será una gobernadora dovish que debería ser visto como algo positivo para los inversores.

Por otra parte, la gran capacidad de comunicación de Lagarde será sin duda útil para la orientación futura del BCE, que -gracias a su predecesor- se ha convertido en una herramienta de éxito en la formulación de políticas del BCE.

Lagarde también ha expresado la necesidad de utilizar todas las herramientas políticas ante la próxima recesión, por lo que su nombramiento probablemente facilitará un mayor debate sobre el uso de la política fiscal en Europa para apoyar el crecimiento.

En cuanto a la actual orientación de la política monetaria del BCE, el banco central ha declarado que si las cosas no mejoran, puede ser necesario un mayor estímulo. Esto podría incluir un cambio en la orientación a futuro, tipos de interés más bajos o una mayor expansión cuantitativa (QE).

El reto al que se enfrenta el BCE es si estas iniciativas políticas pueden cambiar suficientemente las perspectivas, en particular dado el reto que supone la baja inflación, y si la política más acomodaticia se considera internacionalmente como una política de "empobrecimiento del vecino" que debilita al euro.

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Piya Sachdeva, economista de Schroders. y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.