¿Qué se puede esperar del crecimiento de la Eurozona? Pese a que algunos factores como las tormentas de nieve de este invierno y las epidemias de gripe ya han pasado, los principales indicadores no terminan de recuperarse.

De hecho, la ralentización del crecimiento del PIB se debe a una fuerte caída de las exportaciones, que disminuyeron con fuerza en el primer trimestre. Con la depreciación del euro y la subida del petróleo en los últimos meses, la tendencia inflacionista podría situarse al alza. 

En este contexto, en cuanto a la política monetaria del BCE, es complicado explicar por qué mantienen el QE y los tipos de interés negativos un año más. Quizá sea por otro intento de devaluación competitiva o por temores sobre el impacto en las condiciones financieras de la retirada de estímulos.

No obstante, todos los focos están puestos en la crisis política en Italia y en la volatilidad que puede generar, ya que es probable que las tensiones vuelvan en otoño cuando se presenten los presupuestos. 

 

Trimestre turbulento para los emergentes

El segundo trimestre ha sido un periodo negativo para el universo emergente: la rentabilidad de la renta variable ha caído un 10% desde finales del primer primer trimestre, al igual que las divisas, que se han devaluado un 8%. En general, la debilidad de las monedas durante este año ha estado correlacionada con la dependencia de la financiación en dólares. Asimismo, la los diferenciales de la deuda también ha aumentado unos 70 puntos básicos (lo que implica caídas en los precios de los bonos)

¿A qué se debe esta mala racha? A un dólar fuerte y a las crecientes tensiones comerciales. De hecho, el efecto de la guerra comercial aún debe materializarse, sobre todo en los mercados emergentes asiáticos y en Europa. 

Las opiniones expresadas aquí, son las del Equipo Económico de Gestión de Inversiones de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta. 28006 Madrid – España. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el número 6. Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.