Es más que evidente que el mundo de la inversión está cambiando. De hecho, algunos expertos de Schroders han realizado un informe en el que identifican varios factores económicos y disruptivos que conformarán las estrategias de inversión de cara al futuro.

Fuerzas económicas

Existen varios motivos por los que la economía global entrará en una ralentización: 

- El menor crecimiento de la mano de obra global

- La debilidad del crecimiento de la productividad

- El envejecimiento de la población

- La importancia creciente de China

- Inflación baja

- Tipos de interés

Sin duda, un escenario muy parecido a la anterior crisis financiera global. Sin embargo, la única diferencia de cara a los próximos años es que los tipos de interés no volverán a situarse tan por debajo de la inflación. En este sentido, a medida que los tipos de interés vuelvan a niveles normales y la expansión cuantitativa (QE) llegue a su fin, creemos que los inversores se centrarán más en la fiabilidad de los beneficios empresariales conforme aumente la volatilidad en los mercados.

Teniendo en cuenta este contexto, y suponiendo que las rentabilidades de los índices también serán menores, la gestión activa será clave para que los inversores logren alcanzar una rentabilidad superior a la del mercado. 

Fuerzas disruptivas

1. Disrupción del mercado

Habrá un cambio en los procesos de financiación. Los bancos tendrán un papel más secundario. De este modo, prevemos un crecimiento de los mercados de deuda corporativa, de capital riesgo y de los métodos alternativos, como los préstamos entre particulares y el crowdfunding.

Además, se producirá el final de la expansión cuantitativa, lo que tendría que fomentar la oferta de deuda pública y corporativa para el sector privado.

2. Disrupción tecnológica

Las nuevas tecnologías implementarán un cambio en los modelos de negocio. Por tanto, es imprescindible que los inversores apuesten por aquellas compañías que han sabido adaptarse a este progreso. Es cierto que gracias a la tecnología se incrementa el proceso de producción pero, a su vez, también puede reducir los empleos tradicionales. Aquí es donde entra la Inteligencia Artificial, que podría agravar los problemas de desigualdad y, posiblemente, conllevar una disrupción política aún más marcada.

3. Disrupción medioambiental

En cuanto a la realidad medioambiental, la estrategia es clara: hay que actuar con rapidez para evitar las consecuencias más graves derivadas del cambio climático.

4. Disrupción política

Los gobernantes se enfrentan a grandes desafíos: si la trayectoria económica va mal, las fuerzas financieras también se ven lastradas. Además, a este hecho hay que añadirle el envejecimiento de la población y al incremento de las pensiones y atención sanitaria. Todo ello podría fomentar los movimientos populistas. 

A su vez, estas dificultades de los gobiernos obligarán a las personas a asumir una mayor responsabilidad individual a la hora de financiar su jubilación y su atención sanitaria.

Descárgate el informe completo aquí y descubre las consecuencias que tendrán estos fenómenos en el mundo de la inversión.

 
Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de Charles Prideaux, Responsable global de Productos y soluciones y Keith Wade Economista jefe y responsable de estrategia, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.esen caso de que no tengas acceso a este sitio web. Publicado por: Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.