El sector de la biotecnología ha sido una de las grandes estrellas de los últimos años en los mercados. Su comportamiento ha sido espectacular hasta finales de julio, cuando empezó una importante corrección. Pero aún así, los fondos que invierten en las compañías del sector, como el DWS Biotech o el Franklin Biotechnology Discovery N Acc $,  todavía muestran avances espectaculares en los últimos años, multiplicando por varias veces su valor liquidativo.

En la bolsa española nos hemos quedado al margen de este festival por una razón muy sencilla: no tenemos compañías de biotecnología cotizadas y lo más parecido, Zeltia, ha tenido una historia muy complicada. Entre el resto de cotizadas, hay algunas compañías farmacéuticas, como Faes o  Rovi o pero no biotecnológicas, por lo que el sector está infrarrepresentado.

Carlos Buesa, CEO de Oryzon, en las oficinas de UnienceEsto va a cambiar a partir de este lunes, con el estreno en bolsa de Oryzon. Hace un par de semanas tuvimos un interesante desayuno en las oficinas de Unience con Carlos Buesa, el CEO de la compañía, al que asistieron distintos usuarios y que comentamos por aquí.

¿A qué se dedica esta compañía? Los profanos en la investigación científica probablemente se quedarán igual que yo cuando escuché su campo de especialidad: la epigenética. Así que, perdonadme y corregidme si digo alguna barbaridad.  Yo voy a intentar explicarlo con la metáfora que nos mostró Carlos Buesa: "Si la genética estudia el hardware de nuestro organismo, la epigenética sería el software".

Es decir, analiza cómo se puede actuar en nuestra herencia genética, sin que se modifique la secuencia de ADN, y trata de encontrar moléculas que puedan influir en determinadas enfermedades y frenarlas o revertirlas. En concreto, hay dos enfermedades muy serias para las que Oryzon tiene moléculas avanzadas: una contra la leucemia mieloide aguda y otra para enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Para la primera, Oryzon tiene un importante acuerdo con Roche, una de las grandes farmacéuticas mundiales. Fruto del mismo, la compañía dirigida por Carlos Buesa ha recibido ya 21 millones de dólares, que podrían llegar hasta los 500 millones si se cumplen todos los hitos en los ensayos clínicos, según la compañía.

Y este punto es importante además, porque define bastante bien lo que hace Oryzon, que se encarga de investigar y desarrollar el análisis sobre las moléculas en sus primeras fases, para después llegar a acuerdos con otras compañías para que desarrollen al completo la fase clínica y acaben lanzando un medicamento.

Es decir, su negocio no está en desarrollar el medicamento y llevarlo a la farmacia, sino en 'vender' moléculas prometedoras a compañías con más recursos para que éstas las desarrollen y acaben generando un producto. Lógicamente, las patentes son claves. Y generan una necesidad en las farmacéuticas de avanzar rápido con ése fármaco para tener después el máximo tiempo para venderlo antes de que venzan y lleguen los genéricos.

Bueno, esto para entender la compañía. ¿Y respecto a la salida al mercado? Lo van a hacer vía listing. Es decir, no hay ampliación de capital ni venta pública de acciones, sino que los títulos que ahora están guardados en un cajón salen a cotizar al mercado. Lo harán a un precio de 3,39 euros por acción, lo que supone valorar la compañía en cerca de 100 millones de euros. El debut es el lunes a las 12.00 en la Bolsa de Madrid y saldrá al mercado contínuo (No al MAB)

¿Por qué no hacen ampliación de capital? Oryzon hizo hace poco una ampliación de 16,5 millones de euros, con la que en un principio tendrían caja hasta 2018, según nos explicó Carlos Buesa. La compañía destaca que en esta ronda han entrado Joseph Fernandez -cuya participación en el capital social de Oryzon asciende a 1,03%-, CEO de Active Motif, firma estadounidense especializada en epigenética", y el Fondo Capital MAB del Institut Català de Finances (ICF).

Tras la ampliación los fundadores, el propio Carlos y Tamara Maes, controlan cada uno de ellos el 13,15% del capital, mientras que el fondo de capital riesgo Najeti tiene el 24,6% de las acciones de la compañía. Otras participaciones significativas son las de Costex (6,5%), Corporación Sant Bernat SCR (3,8%) y Grupo Ferrer Internacional (2,7%).

De todos ellos, ¿quién pondrá a la venta acciones para que puedan cotizar el lunes? No podrán hacerlo ni  Carlos Buesa ni Tamara Maes, que se han comprometido a no vender sus acciones en el mercado en un plazo de 12 meses, ni tampoco Najeti en un plazo es de 6 meses.  Es decir, cerca del 50% de la compañía no podrá vender hasta el 14 de mayo de 2016.  Por lo tanto, la liquidez dependerá de los títulos que pongan a la venta los minoritarios y de la labor de Solventis, que actúa de colocador global de la operación.

¿Cómo le irá a la acción? En el muy corto plazo, en mi opinión, dependerá de la liquidez. Lo más lógico en mi opinión es que haya fondos que quieran tomar exposición al secto y que vemos fuertes subidas iniciales. Veremos dónde se va en los primeros precios.

A medio y largo plazo, de la evolución de la investigación sobre nuevas enfermedades en las que podría aplicar las moléculas actuales, de  los avances de las que ya están en fase clínica (aquí depende del impulso que dé Roche al desarrollo para cumplir nuevos hitos), de los posibles acuerdos con farmacéuticas y del descubrimiento de nuevas moléculas.  En fin, veremos qué el debut el lunes y les seguiremos a partir de ahora. 

¿Cómo lo véis? Seguro que los conocedores del sector farma y biotech podéis aportar mucho con vuestros comentarios.