Nordea AM: "Existen ideas de inversión muy atractivas en Latinoamérica" | Descubre más en Outlook

Nordea AM: "Existen ideas de inversión muy atractivas en Latinoamérica" | Descubre más en Outlook

2
Me gusta
1
Comentar
Guardar

Ana-rosa_castro_nordea_finectFinect celebrará el 1 de diciembre Outlook a las 16:00h, un evento en el que las grandes firmas de inversión te contarán, como nunca lo han hecho, sus perspectivas para 2021. Los representantes de BNY Mellon, Capital Group, Edmond de Rothschild AM, Franklin Templeton Investments, Nordea y Schroders tendrán que verse las caras con tres periodistas financieros: Sandra Sánchez (Expansión)Rubén Escudero (El Español) y Óscar Giménez (El Confidencial); y con tres selectores de fondos Jonás González (Mutuactivos)Belén Blanco (BBVA) Carlos Farrás (DPM Finanzas), en cinco bloques temáticos: ESG, Mercados Emergentes, Tensión Geopolítica mundial, Impacto Sanitario e Inflación. Hoy entrevistamos a Ana Rosa Castro Aguilar, Sales Director de Nordea en España.

Si quieres registrarte gratis al evento haz clic o completa este formulario:

Completa estas preguntas para registrarte al evento

 

¿Crees que la ESG será un ingrediente principal en las carteras en 2021?

En Nordea creemos que la incorporación de los criterios ESG en el análisis tradicional, tanto en renta variable como en renta fija, será una práctica cada vez más común en la industria de gestión de activos. Por ello, creemos que su importancia y presencia en las carteras no hará más que aumentar a medida que pase el tiempo.  

En este sentido, creemos que lo vivido en 2020 ha servido para demostrar  una vez más que invertir en carteras que incorporen criterios ESG, no tiene por qué ir en detrimento de la rentabilidad. Todo lo contrario, las carteras que integran el análisis ESG han generado una rentabilidad superior en mercados alcistas, mientras que también se han mostrado más resilientes en momentos de caída del mercado. 

Por último, con la llegada de la nueva regulación europea sobre la taxonomía de las inversiones sostenibles, la industria de gestión de activos ganará en homogenización en la taxonomía, y eso no puede sino revertir positivamente en el apetito de los inversores por este tipo de soluciones de inversión. Una vez que todos los participantes de mercado utilicen, simplifiquen y comuniquen en un mismo lenguaje y con unos conceptos comunes, el uso de este tipo de instrumento en las carteas de los inversores se hará cada vez más universal.  

¿Qué papel jugarán los mercados emergentes?

Los mercados emergentes juegan un papel importante en las carteras para aquellos inversores que quieran diversificar y sobre todo busquen activos con un potencial de crecimiento y rentabilidad superior, en el largo plazo. 

Debido a distintos factores como el perfil demográfico, el nivel de actividad económica, ventajas competitivas en ciertos factores productivos, la proliferación  de la clase media, cambios en los patrones de consumo, entre otros; los países emergentes cuentan con un atractivo importante que tenderá a repercutir de manera positiva en la valoración de los activos, tanto en  renta fija como en renta variable. 

Es cierto que, algunas economías emergentes han sufrido considerablemente duramente durante la crisis generada por el COVID-19. No obstante, esto también he representado una oportunidad para gestores activos con la habilidad de aprovechar las oportunidades de inversión que se han generado y que, en muchos casos, han mostrado recuperaciones más rápidas y marcadas que las vistas en mercados desarrollados.

Dentro de los países emergentes, seguimos viendo con muy buenos ojos a la región Asiática, ya que aquí encontramos empresas líderes a nivel global, con una gran capacidad para innovar y transformar modelos de negocio más tradicionales. Esto les permite aprovechar todas la oportunidades de crecimiento que existen en la región – e incluso más allá – sobre todo en el área de la tecnología y los servicios (salud y finanzas, por nombrar algunos). 

Y aunque en un primer lugar destaquemos Asia, no es menos cierto que últimamente hemos identificado ideas de inversión muy atractivas en Latinoamérica, que van mucho más allá de los tradicionales sectores primarios (energía y materiales) y secundarios (industria de bajo valor añadido), que están comenzando a transformar algunos de las economías más importantes de la región (finanzas, e-commerce, servicios, etc.). 

Por último, también tenemos muy en cuenta que dentro de la inversión en mercados emergentes el aplicar criterios ESG o de sostenibilidad, aporta un mayor conocimiento de las empresas, un mejor diálogo con ellas, a la vez que disminuye los riesgos intrínsecos de este tipo de economías. Esto nos permite identificar a las empresas ganadoras del mañana con mayor facilidad y confianza, lo que revierte en valor añadido para nuestros clientes.  

¿Qué conflictos geopolíticos podrán afectar en mayor o menor medida a los mercados en 2021?

Ya que son muchos los potenciales temas y/o conflictos geopolíticos a los que tendremos que hacer frente durante este 2021, desde  Nordea creemos que es  bastante complejo anticipar este tipo de eventos y es por ello que preferimos construir las carteras con un enfoque bottom-up, centradas en la diversificación y equilibrio de riesgos, de manera que podamos navegarlos de la mejor manera, sin necesidad de depender en haber acertado el escenario o tipo de entorno al que deberemos hacer frente. Esta manera de pensar y gestionar carteras no ha hecho más que reforzarse durante 2020, vista la imprevisibilidad de la crisis del COVD-19 y del éxito absoluto y relativo con el que la gran mayoría de nuestras carteras ha logrado navegar este año.

Una vez dicho esto, y a falta de saber si se materializa – como parece – que el nuevo ejecutivo demócrata en los EE.UU. no controlará ambas cámaras del Congreso, creemos que la política exterior y económica de la primera potencia mundial volverá a ser un poco más racional y alineada con los lineamientos más tradicionales (i.e. menos uso de los aranceles como herramienta de política exterior, alineación con organismos multilaterales en el marco del medio ambiente, salud, comercio, mayor disciplina fiscal), mientras que esperamos que la actual política monetaria expansiva de la Fed se mantenga por más tiempo. Esto debería traer un poco más de estabilidad a nivel global y a una mayor distención (si bien no completa) en las relaciones con los aliados Europeos, China y, potencialmente,  Irán. Por otro lado, un Senado en manos del partido republicano genera incertidumbres sobre cuándo y de qué importe será el muy necesitado paquete de estímulos fiscales que la economía estadounidense necesita como puente para mantenerse a flote hasta la llegada - y distribución masiva – de la esperada vacuna contra el Covid-19.

En Europa, donde el auge de los movimientos populistas sigue su marcha, la mayor incertidumbre – fuera de la disponibilidad de la tan ansiada vacuna – viene dada por los acuerdos finales sobre el Brexit y las elecciones en Alemania. El BCE parece estar bastante alineado con las políticas expansivas como salvavidas para la economía comunitaria y sólo un grave error de política monetaria – i.e. subidas de tipos o retirada de programas de compra de activos antes de lo esperado -  se antojan poco probables, si bien serían un gran fuente de incertidumbre y volatilidad.

¿Seguirá impactando el Covid -19 en los mercados?

Estamos en una segunda ola del Covid 19 y por tanto creemos que aún nos queda por ver consecuencias de esta pandemia a nivel social y económico. 

Parece que tenemos más cerca una vacuna pero aún no podemos hablar de corto plazo y sobre todo de repercusiones de esa vacuna. Por otro lado, tenemos sectores que se han visto muy afectados y que tenemos que ver cómo empiezan a reactivarse en función de las ayudas y programas que sigan marcando los distintos gobiernos. 

En definitiva, no tenemos una visión negativa sino más bien cauta, siendo conscientes de que seguiremos viendo incertidumbre y momentos de volatilidad en los mercados como los que ya hemos vivido en este 2020. No obstante, si una o varias vacunas fuesen a llegar de manera masiva durante Q2 y/o Q3 2021, no vemos razones por las que las economías desarrolladas no pudiesen recuperar niveles pre-crisis, visto el soporte – sin precedentes históricos – que han ofrecido gobiernos y bancos centrales a ambos lados del Atlántico.

¿Qué ocurrirá en 2021 con la inflación?

Como decíamos anteriormente, los programas de ayuda fiscal y monetarios que hemos visto a ambos lados del Atlántico – más los que potencialmente aún nos queden por ver – no tienen precedentes históricos y han sido vitales para reducir el “dolor” que la crisis actual está generando en la población.

No obstante, estas política son claramente inflacionistas a mediano y largo plazo. El plazo es la variable clave aquí. A corto plazo, no vemos ningún catalizador que permita pensar en niveles de inflación más altos que los que veníamos viendo en los últimos años (claramente por debajo del objetivo del 2% que tienen la Fed y el BCE), pero es de esperar e incluso en cierta medida, desear, que si vemos una vacuna y una recuperación económica hacia H2-2021, la inflación sea una variable más a considerar tras varios años en lo que la preocupación ha sido el riesgo deflación. 

Actualmente nos encontramos en un contexto de mercado donde tanto los tipos de interés como los instrumentos del mercado monetario están ofreciendo rentabilidades negativas (las expectativas del mercado son que los tipos se mantengan así al menos hasta 2023 y tampoco se espera de que vayan a ir más hacia el territorio negativo). Es por ello, que los inversores se enfrentan actualmente a una situación cada vez más compleja y donde es difícil de escapar a dichos tipos negativos.

Adicionalmente, esta situación tiene otra vertiente y es que ante tales circunstancias del mercado, más pronto que tarde los inversores soportarán los costes de mantener el efectivo en las cuentas corrientes puesto que las entidades bancarias comenzarán a cobrar a los clientes (actualmente esto ya está ocurriendo en algunas países nórdicos así como en Suiza). 

Ante este panorama creemos que es importante tener en cuenta que existen soluciones alternativas a aquella parte más conservadora de las carteras donde sin asumir una volatilidad elevada se puede obtener un Alfa interesante. Y para conseguir esto vemos clave contar con gestión activa y flexibilidad a la hora de gestionar. 

¿Qué tres fondos de inversión crees que se beneficiarán más de este contexto en 2021?

En función de cómo vemos la situación económica y las necesidades principales de los inversores destacaría tres tipos de segmentos donde contamos con estrategias en las que estamos creando valor añadido. 

Para la parte mas conservadora de las carteras como un primer paso en la inversión y de cara a poner el dinero en funcionamiento sin asumir un riesgo elevado, contamos con la estrategia de cedulas hipotecarias europeas (Low Duration European Covered Bond) donde a través de la gestión activa y el expertise en el activo hemos sido capaces de aportar alfa históricamente con una volatilidad en torno al 1%. También contamos en este segmento con una estrategia que cubre este mismo perfil pero construyendo la cartera con una mayor diversificación en cuanto a activos y que tiene como característica principal el equilibrio de riesgos (Conservative Fixed Income Fund).

Por otra parte, para aquellos inversores que busquen un extra de rentabilidad pero manteniendo ese equilibrio de riesgos que les permita tener la cartera balanceada ante las distintos movimientos en el mercado, destacamos nuestro fondo mixto defensivo Balance Income Fund. 

Como estrategia histórica dentro de nuestra entidad destacan nuestros fondos “Stars”, que integran en su proceso de inversión el análisis de los criterios ESG llevados a cabo por nuestro equipo de analistas internos. En esta gama cubrimos tanto renta fija como renta variable teniendo el track record mas longevo en las estrategias de renta variable emergente (Emerging Stars Equity Fund) y renta variable global (Global Stars Equity Fund). 
 

Outlook no sería posible sin el patrocinio de BNY Mellon, Capital Group, Edmond de Rothschild AM, Franklin Templeton Investments, Nordea y Schroders, y la colaboración de Aseafi, CFA Society Spain y Efpa España.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User