Activos iliquidos que son

Al hablar de finanzas suele ser muy habitual que surjan menciones a la liquidez. Cuando llega una crisis, la falta de liquidez puede causar auténticos estragos en las empresas. No sirve de mucho tener un edificio en propiedad, si no hay dinero en la caja para hacer frente a los pagos. 

Este problema también puede surgir en los mercados financieros. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha empezado a tomar medidas para reducir el riesgo que suponen los activos ilíquidos en los fondos de inversión. Por eso, el organismo supervisor ha exigido a las gestoras que, a la hora de vender activos para conseguir efectivo, no se deshagan solo de los activos más líquidos, sino también de los ilíquidos, según publicó Cinco Días

Hasta el momento no se ha producido ningún problema al respecto, gracias a la actuación de los reguladores. Actualmente hay unos 2.867 millones invertidos en activos de liquidez reducida en los fondos de inversión españoles. Esta cifra representa apenas el 1,03% del total de activos, según los datos de la CNMV a finales del año pasado.

Vamos a explicar qué son los activos ilíquidos, en qué se diferencian de los activos líquidos y por qué la CNMV quiere vigilarlos.

Activos líquidos e ilíquidos: en qué se diferencian

Un activo líquido es un tipo de activo que, cuando llega el momento de la venta, se puede convertir fácilmente y rápidamente en efectivo sin sufrir una pérdida de su valor. Si el nivel de liquidez es elevado, resulta sencillo vender ese activo y obtener en su lugar dinero en efectivo.

En cambio, los activos ilíquidos o no líquidos son aquellos que suelen tardar más tiempo en venderse. Además su venta puede suponer una pérdida o una reducción de su valor.

Por tanto, la liquidez de los activos depende de la rapidez en la que pueda convertirse en dinero.  A mayor velocidad de conversión, más líquido es el activo. 

Ejemplos de activos líquidos

El activo líquido por excelencia es el efectivo, es decir, los billetes y las monedas. Algunos otros ejemplos de este tipo de activos son las acciones de empresas cotizadas en Bolsa, los depósitos bancarios a plazo, los valores de renta fija que sean negociables y los fondos de inversión.

En el caso de las empresas cotizadas, el grado de liquidez depende del volumen de acciones en circulación. Las compañías que tienen un número pequeño de acciones en el mercado suelen ser menos líquidas. Por su parte, las empresas con mayor capitalización suelen tener un mayor free float —número de acciones que verdaderamente están en circulación— y registran más movimientos de compraventa.

Ejemplos de activos ilíquidos

Por su parte, el ejemplo más clásico de activo ilíquido es un bien inmueble, es decir, un edificio, una vivienda o un local comercial. La razón para ser considerado ilíquido es que no se puede vender una casa de un día para otro. Un inversor puede tener un piso en Madrid valorado en 400.000 euros, pero si necesita dinero urgentemente, no puede convertir ese activo en dinero a corto plazo.

Otro ejemplo de activo ilíquido son las participaciones en compañías no cotizadas. Al igual que ocurre en la vivienda, resulta difícil venderlos de un día para otro. Si un inversor tiene acciones de una empresa que no cotizan en Bolsa y quiere venderlas necesita encontrar un comprador que quiera hacerse con ese paquete de acciones.

Recomendación de la CNMV

La CNMV ha recomendado a las gestoras de fondos de inversión que vendan activos líquidos e ilíquidos de forma que se mantenga razonablemente su proporción. El supervisor ha recomendado esta fórmula para evitar crisis de liquidez tras el estallido de la pandemia del coronavirus.

El organismo que preside Rodrigo Buenaventura está elaborando una guía con reglas para evitar problemas. “Será una recopilación de criterios que ya hemos transmitido y de documentos internacionales sobre el tema. Salvo algún aspecto concreto, no será una regulación ex novo”, señalan desde la CNMV a Cinco Días

Si buscas cómo sacar rentabilidad a tu dinero, Finect cuenta con una red de asesores profesionales que pueden ayudarte a invertir de acuerdo con tu perfil.

¿Quieres sacarle rentabilidad a tu dinero?