Fisher Investments España
Fisher Investments España
Cómo enfoca Fisher Investments España la inversión en mercados emergentes

Cómo enfoca Fisher Investments España la inversión en mercados emergentes

0
Me gusta
1
Comentar
Guardar

En el mes de junio, el proveedor de índices sobre acciones MSCI anunció que estaba considerando eliminar Turquía y Argentina de su índice de mercados emergentes, un índice que, según nuestra experiencia, muchos profesionales siguen de cerca. Según Fisher Investments España, este hecho sirve para analizar algunos de los fundamentos de los mercados emergentes, en qué consisten y qué creemos que los inversores deben considerar a la hora de invertir en este segmento del mercado. 

A pesar del uso generalizado del término mercados emergentes en las publicaciones financieras que periódicamente seguimos, no existe una definición universal. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, una organización supranacional con 37 países miembros) no tiene una definición para definir este concepto1. El Banco Mundial categoriza las economías según sus ingresos nacionales brutos (ING) per cápita, una métrica que muestra el valor en dólares de los ingresos de un país dividido por el número de sus habitantes, pero tampoco facilita una definición de los mercados emergentes2.  Sin embargo, MSCI utiliza varios criterios como el tamaño, la liquidez y la facilidad de acceso a los mercados de un determinado país, así como su desarrollo económico, con el objeto de clasificar un país como desarrollado, emergente o de otro tipo. Otros proveedores de índices cuentan con sus propios criterios, por lo que dos índices que cubren las bolsas de los mercados emergentes pueden incluir países distintos. 

MSCI considera que un país de un mercado emergente debe contar con al menos tres empresas cotizadas que cumplan los criterios de mercado de este proveedor en cuanto a la capitalización bursátil (la medida del tamaño de una empresa que se calcula multiplicando las acciones en circulación por su precio actual de mercado), el tamaño de esos instrumentos y su liquidez (la facilidad con la que un título se puede transformar en efectivo)3. En términos de facilidad de acceso a un mercado, elementos como la apertura a la inversión extranjera y la facilidad de movimientos de capitales dentro y fuera del país ha de ser "significativa"4. Sin embargo, con respecto a su desarrollo económico, es decir, sobre la naturaleza del tipo de crecimiento económico y su sostenibilidad, MSCI no ha establecido ningún requisito para los mercados emergentes5. En cambio, MSCI calificará un país como desarrollado si mantiene un nivel de ING determinado durante tres años consecutivos6

El elemento común de las economías emergentes es que no son economías tan desarrolladas y abiertas a la inversión extranjera en comparación con las encontradas en Europa Occidental, Norteamérica, Japón y Australia. Por lo general, los países emergentes tienen menores ingresos, muestran un crecimiento que parte de una base menor (dado que están evolucionando desde sociedades agrarias hacia unas más urbanas e industrializadas y puede que incluso al sector servicios con el tiempo) y con un modelo donde el consumo juega un mayor rol en su economía que, en definitiva, es la esencia de una economía desarrollada. Sin embargo, algunos de los mercados emergentes, como Taiwán y Corea del Sur, son países modernos y con economías avanzadas que permanecen en la categoría de emergentes debido a la consideración que MSCI mantiene sobre la apertura de sus mercados de capitales. En el caso de los países menos desarrollados que forman parte del grupo de mercados emergentes, la situación de transición de sus economías y el hecho de que parten de puntos muy bajos en su desarrollo puede significar una mayor tasa de crecimiento del PIB (producto interior bruto, una medida gubernamental que refleja la producción económica de un país). Esta es la razón por la que algunos inversores creen que la inversión en mercados emergentes ofrece unas mayores rentabilidades invirtiendo en ellos. Pero eso, según Fisher Investments España, es una visión muy simple de esta coyuntura, dado que el crecimiento económico no es el único factor involucrado en el desempeño bursátil de un país. El sentimiento y la política también juegan un papel importante.

Muchos mercados emergentes presentan riesgos políticos menos típicos que los que se pueden encontrar en los mercados desarrollados. Algunos países no cuentan con democracias y el estado de derecho no está bien consolidado. Asimismo, algunos países tienen un régimen democrático desde hace poco y las instituciones de gobierno no son tan firmes e independientes. Por ejemplo, los bancos centrales frecuentemente no son independientes y pueden estar sujetos a interferencias políticas. En los últimos años, el gobierno turco ha presionado a su banco central para buscar una política monetaria acomodaticia a pesar de las altas tasas de inflación en un esfuerzo aparentemente dirigido a impulsar la popularidad del presidente turco Recep Tayyip Erdogan mediante un rápido crecimiento económico. Este tipo de influencia que, en nuestra opinión, ignora las potenciales consecuencias negativas que se pueden producir a largo plazo, son los motivos por los que MSCI retiró a Turquía de la clasificación de mercado emergente. 

Asimismo, en general, los mercados emergentes tienden a mostrar más episodios de corrupción política. La investigación de corrupción de la "Operación Autolavado" en Brasil comenzó en 2014, envolviendo a individuos que van desde directores generales hasta ex presidentes. Corea del Sur también se enfrentó a un escándalo de corrupción a finales de 2016 y principios de 2017 que llevó a la destitución de su presidente. Es evidente que los países desarrollados pueden encontrarse con problemas como estos de vez en cuando, pero es más común en los mercados emergentes, según la experiencia de Fisher Investments España. 

Los mercados emergentes también suelen imponer diferentes tipos de control sobre sus economías. Algunos permiten que las fuerzas de mercado tengan una mayor influencia y están más abiertos a que el sector privado tome riesgos. Otros mercados emergentes pueden tratar de imponer un mayor control centralizado sobre la economía. Una posible manera de examinarlo es analizando la fortaleza de los derechos sobre la propiedad en un país, un elemento fundamental en la consideración de los inversores. ¿Las empresas pueden operar con un bajo riesgo de que el gobierno confisque su capital sin previo aviso y sin poder ejercitar sus derechos legales? Unos derechos de la propiedad débiles alimentan la desconfianza y desincentivan la inversión extranjera. Este caso, por ejemplo, está ocurriendo en Sudáfrica, cuyo Ejecutivo, compuesto por el Congreso Nacional Africano, está facilitando que pueda expropiar tierra sin mediar compensación, lo cual daña la confianza de los inversores. 

Más allá de estas consideraciones generales, las economías y la composición de sus mercados varían ampliamente en función del país. Actualmente, MSCI mantiene bajo la clasificación de mercados emergentes a 26 países. El PIB de estos países va desde los 14,3 billones de dólares de China hasta los 161 000 millones de dólares de Hungría7. La diversificación por sectores también presenta diferencias significativas. MSCI China tiene 711 componentes de 11 sectores, siendo los tres principales sectores el de consumo discrecional, el financiero y el de servicios de la comunicación8. En contraste a esto, el MSCI Hungary está compuesto por solo tres componentes, uno en el sector financiero, otro en el sector de la salud y otra una compañía energética9. Desde un punto de vista económico, países como Corea del Sur y Taiwán presentan elementos claros de economías desarrolladas y diversificadas, contando con algunas de las principales empresas a nivel mundial en el sector tecnológico. En cambio, otros países, como Rusia, muy dependiente del petróleo, presentan una mayor concentración en una sola industria. 

A la luz de este grado de variabilidad, Fisher Investments España cree que los inversores deben analizar los países emergentes de manera independiente, más que tratando el conjunto como un bloque uniforme. Por ejemplo, si un país emergente ha mostrado recientemente una racha de fuertes rentabilidades, analice las condiciones económicas y políticas de dicho país. ¿El mercado de ese país presenta una exposición importante a un determinado sector que últimamente ha estado gozando del favor de los inversores? Si es así, ¿las condiciones económicas mundiales favorecen su sólido desempeño? Si el país ha pasado recientemente por una contienda electoral, ¿es posible que los inversores estén celebrando las promesas del partido vencedor? En caso afirmativo, ¿la realidad respalda dicho optimismo? Asimismo, también se deben analizar los riesgos específicos del país y si estos elementos son ampliamente conocidos por los inversores o no, dado que dichos factores tienen un gran impacto en las expectativas de los inversores, así como una gran influencia en los retornos de un mercado. 

Para aquellos inversores que adoptan un enfoque mundial, tener una aproximación oportunista con respecto a los mercados emergentes puede tener sentido, según la opinión de Fisher Investments España. Sin embargo, creemos que es importante realizar un análisis completo de la situación. 

Perspectivas de los mercados 2020: un análisis sobre cómo está comportándose el mercado y que esperar en los próximos meses. Para inversiones superiores a 350.000 €, consiga el informe y actualizaciones periódicas.

  1Fuente: Glossary of Statistical Terms, OECD, 4 de enero de 2006.
  2Fuente: Banco Mundial, a 8/7/2020.
  3Fuente: MSCI Market Classification Framework, junio de 2020.
  4ibid. 
  5ibid. 
  6ibid. 
 7Fuente: Banco Mundial, a 13/7/2020. PIB nominal de 2019.
  8Fuente: FactSet a 14/7/2020.
  9ibid.

 
Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.
El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.
0 ComentariosSé el primero en comentar
User