- Los fundamentales siguen siendo sólidos en la renta fija privada europea, pero la mayor parte de las buenas noticias que podría deparar el BCE ya están descontadas

- Las inquietudes en torno al comercio repercuten considerablemente en los bonos investment grade estadounidenses 

- Nuevas medidas monetarias de las autoridades chinas en apoyo de los bonos investment grade asiáticos

La renta fija privada de alta calidad crediticia ha sido la principal beneficiaria de la búsqueda de rentas desatada por las acciones de los bancos centrales y esta clase de activos lleva seis meses recibiendo entradas constantes de dinero. En sus comentarios de este mes sobre las perspectivas de la renta fija, Andrea Iannelli, Director de inversiones de Fidelity International, comenta por qué el equipo de renta fija de Fidelity sigue siendo optimista sobre la deuda corporativa investment grade (IG) de Asia, pero varió su postura sobre los bonos IG de EE.UU. hasta infraponderar y prefiere los bonos IG europeos.

Estos comentarios se han extraído del informe mensual de renta fija de Fidelity International, que desgrana la visión a medio plazo del equipo de renta fija y forma parte del e-mail en el cual está incluida esta nota de prensa. 

“Las expectativas de estímulos por parte de los bancos centrales ayudaron a los mercados de bonos corporativos IG en julio; así, los diferenciales de la deuda corporativa se estrecharon en todas las regiones durante el mes y las rentabilidades totales son de dos dígitos en lo que llevamos de año. El cambio de orientación de la Fed a comienzos de año, que recientemente igualó y casi superó un BCE cada vez más expansivo, dejó a los inversores desesperados por conseguir rendimientos en un mundo en el que los activos que generan rentas positivas son cada vez más escasos.”

“El último descenso de los rendimientos de la deuda pública coloca el volumen total de activos con rendimientos negativos en 13 billones de dólares. La deuda corporativa de alta calidad ha sido la principal beneficiada de la búsqueda de rentas desatada por las acciones de los bancos centrales y acumula ya seis meses de entradas constantes”.

 

Recogida de beneficios en los bonos IG europeos 

“La deuda corporativa ha salido especialmente favorecida gracias a la mejoría de los fundamentales y al renovado apoyo del BCE después de que se descontaran las expectativas de un nuevo CSPP. La demanda continua ha animado a los emisores a salir al mercado y, en este sentido, la oferta de bonos corporativos en EUR ha crecido un 30% en el año. A pesar del aumento de las nuevas emisiones, el mercado ha absorbido bien el papel. Los fundamentales de la deuda corporativa europea siguen siendo sólidos, pero después de los últimos avances y estrechamientos de los diferenciales, preferimos recoger beneficios en la posición de sobreponderación que mantenemos hace tiempo. Los diferenciales están próximos a los niveles registrados a comienzos de 2018 y más del 20% del universo de bonos corporativos en euros muestra rendimientos negativos, por lo que se podría decir que los bonos IG en euros ya han descontado la mayor parte de las buenas noticias que podría deparar el BCE en forma de nueva ronda de compras de activos.” 

“La segunda parte del año no será tranquila en el plano macroeconómico y político. Los aranceles sobre exportaciones chinas anunciados por Trump son un recordatorio de que las exportaciones europeas podrían todavía ser objetivo de medidas proteccionistas por parte de la administración estadounidense. Entretanto, en la esfera política europea la fecha tope para el Brexit y las negociaciones de los presupuestos italianos son los dos principales escollos para la confianza y los activos europeos. En esta coyuntura, preferimos adoptar un posicionamiento más neutral y esperar a que se registren mejores niveles antes de volver a elevar de nuevo la exposición a la deuda corporativa europea”.

 

La incertidumbre de tipo comercial siembra dudas en la deuda IG estadounidense 

“Desde una óptica relativa, seguimos prefiriendo la deuda IG europea a la estadounidense y hemos colocado la segunda en infraponderar. En realidad, los niveles de endeudamiento de las empresas estadounidenses han mejorado ligeramente en los últimos trimestres. El mercado está premiando a las empresas por tomar medidas para reducir el endeudamiento y mejorar su solvencia. De hecho, las inquietudes que despertaban los títulos BBB entre los inversores a comienzos de año actuaron como catalizador para que los directores financieros volvieran a centrarse en apuntalar los balances. Aunque esta dinámica es positiva para los inversores en deuda corporativa, observamos que las valoraciones ya descuentan en gran medida esta circunstancia, ya que los diferenciales de los bonos IG estadounidenses se han comprimido más de 40 pb en lo que llevamos de año. Entretanto, el crecimiento de los beneficios parece haberse estancado entre las empresas IG estadounidenses, donde la incertidumbre en torno al comercio está teniendo un efecto significativo. Los últimos anuncios por parte de la administración estadounidense, que impuso nuevos aranceles a China, no auguran nada bueno para la confianza y para la rentabilidad de las empresas estadounidenses y la calidad crediticia podría resentirse, a pesar de los esfuerzos de las empresas”.

 

Nuevas medidas monetarias de las autoridades chinas en apoyo de los bonos IG asiáticos

“En Asia, los bonos IG registraron tendencias similares a las de otras regiones en julio, como diferenciales más estrechos y rentabilidades totales muy positivas en lo que llevamos de año. Los aranceles anunciados han ensombrecido ligeramente el panorama a corto plazo y la situación es de inestabilidad, ya que el riesgo de represalias también aumenta. Sin embargo, seguimos observando un apoyo claro a esta clase de activos por parte de los inversores que buscan rentas. Seguimos sobreponderados y esperamos nuevas medidas monetarias por parte de las autoridades chinas para contrarrestar parte de los efectos negativos de la guerra comercial”.

 

La posibilidad de un Brexit sin acuerdo justifica una postura de cautela en la deuda IG en libras

“En el Reino Unido, el culebrón de Brexit sigue sumando episodios. Sin embargo, la probabilidad de un Brexit a las bravas o nuevas elecciones ha aumentado enormemente con respecto al comienzo de año. El desenlace está hora mucho más polarizado, puesto que ya no se contempla un Brexit negociado. Aunque los bonos IG en libras se han situado a la cola del mercado, los precios no descuentan plenamente un Brexit sin acuerdo. La prima de riesgo de los activos británicos podría subir más y adoptamos una postura de mayor cautela”.

Aquí os podéis consultar nuestro documento mensual de renta fija.