sostenibilidad fidelity

Fidelity International (Fidelity) ha adelantado su compromiso de alcanzar el cero neto en sus emisiones de carbono operativas en el conjunto de la empresa de aquí a 2030*, diez años antes de su compromiso anterior, fijado en 2040.

En su trayectoria hasta las cero emisiones netas, Fidelity priorizará evitar y reducir las emisiones mediante las mejoras operativas en la eficiencia energética de sus oficinas, los viajes de negocios responsables y el uso de las energías renovables.

Este nuevo objetivo quedó fijado en el marco del Informe de Sostenibilidad Empresarial (que acompaña a información, en inglés) de Fidelity, publicado hoy, y se suma a otras iniciativas para alcanzar las cero emisiones netas anunciadas anteriormente, como el compromiso de invertir en busca de las cero emisiones netas como máximo en 2050 en el marco de la iniciativa Net Zero Asset Manager, de la que Fidelity es firmante fundadora.

Paras Anand, CIO para Asia-Pacífico y promotor del Comité de Sostenibilidad Empresarial de Fidelity, comentó: “Cuando en 2020 nos propusimos por primera vez alcanzar las cero emisiones netas, nuestro objetivo era conseguir reducciones de las emisiones reales y medibles, en lugar de limitarnos a compensar el carbono que consumimos, y creíamos que podíamos conseguirlo en 2040. Nos hemos esforzado durante el último año para mejorar los datos sobre nuestras emisiones de carbono en todos los centros en los que desarrollamos nuestras actividades en todo el mundo y eso nos ha dado la confianza de que podemos ser más ambiciosos en nuestro objetivo. Creemos que este tipo de mejora continua es vital para garantizar que colocamos nuestro impacto en el medio ambiente como consideración clave de nuestra estrategia empresarial general”. 

Además de este objetivo de cero emisiones netas, Fidelity se ha comprometido a alcanzar un conjunto de metas de sostenibilidad en 2024 centradas en el medio ambiente, los centros de trabajo, la cadena de suministro y la sociedad. A este respecto, cabe mencionar:

  • Mejorar el medio ambiente: Una reducción del 25% del consumo energético, una reducción del 25% de los residuos y un incremento del 80% en la tasa de reciclaje comparado con los niveles de 2019.
  • Fortalecer nuestra plantilla: El 35% de los puestos de alta dirección en todo el mundo deberán estar ocupados por mujeres, que deberán conformar el 45% de la plantilla mundial. 
  • Abastecernos de forma responsable a través de nuestros proveedores: Aplicar una supervisión con criterios ESG al 90% de nuestros proveedores de alto riesgo y alcanzar un 95% de ofertas con al menos un proveedor diverso.
  • Forjar comunidades más fuertes: Incremento interanual de las horas de voluntariado de los empleados y apoyo a más de 200 entidades benéficas.

Anne Richards, CEO de Fidelity International, declaró: “Durante los últimos 18 meses de pandemia, hemos visto cómo desplazábamos toda nuestra actividad para posibilitar el teletrabajo en nuestras oficinas por todo el mundo, sin dejar de cumplir con nuestras prioridades estratégicas. Lo que hemos aprendido es que podemos ser más ambiciosos y hacer más de lo que nunca imaginamos que era posible, incluso durante una pandemia. Nuestro objetivo es aplicar el mismo planteamiento al cambio climático y las cuestiones de sostenibilidad de forma más amplia, y estoy muy satisfecha de que hayamos podido adelantar nuestra meta de cero emisiones netas y avanzar en diversas áreas, desde la gestión de las cadenas de suministro hasta la diversidad y la inclusión”. 

El anuncio se produce después de que Fidelity International publicara el pasado mes de julio sus Principios y directrices de inversión sostenible para el voto en juntas de accionistas, que instauran nuevas políticas globales sobre cambio climático y diversidad de género, así como su Informe de Inversión Sostenible.

Fidelity International opera en 25 oficinas fuera de Estados Unidos y es independiente de Fidelity Investments, con sede en Estados Unidos.

* El compromiso de cero emisiones netas en 2030 de Fidelity International se refiere al Alcance 1 y 2, es decir, a las emisiones de gases de efecto invernadero de sus propias actividades. Las emisiones del Alcance 1 son aquellas procedentes de fuentes que son propiedad o están bajo el control de la compañía y las emisiones del Alcance 2 son las resultantes de la generación de la electricidad, la calefacción o el vapor que contrata la compañía. En 2021, Fidelity también se centrará en comprender y medir mejor las emisiones del Alcance 3 (emisiones de fuentes que no son propiedad ni están bajo el control de la compañía, pero están relacionadas con sus actividades). También se ha comprometido a reducir un 50% las emisiones de carbono de los viajes en avión y a reducir los residuos un 25% en 2024.