Las elecciones parciales de Estados Unidos se han desarrollado tal y como se esperaba: los demócratas han tomado la Cámara de Representantes, mientras que los republicanos mantienen el Senado. ¿Qué implicaciones tendrá este resultado para la política fiscal, el comercio y las futuras elecciones de 2020?

Pese a que es poco probable que se produzcan más recortes en los impuestos, hay dudas sobre si Donald Trump será capaz o no de llegar a un acuerdo en el ámbito del comercio. 

"Estas elecciones han devuelto un poco de Fe en las encuestas de popularidad de los demócratas y republicanos. La sabiduría convencional dice que un Congreso paralizado es bueno para los mercados, ya que evita que los políticos interfieran en la economía. Sin embargo, los mercados de Estados Unidos han recibido un impulso considerable a raíz de los recortes de impuestos y las medidas de desregulación del presidente", explica Keith Wade, economista jefe de Schroders. 

"Los demócratas ahora tienen una capacidad mucho mayor para controlar el poder del Presidente y han prometido intensificar las investigaciones sobre acusaciones como la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016", analiza Frank Thormann, gestor de cartera, Multi Regional Equity.

Sin embargo, este estancamiento podría significar menos apoyo fiscal para la economía, ya que es poco probable que los demócratas respalden nuevos recortes de impuestos. "Es posible que el Presidente y los demócratas puedan llegar a un acuerdo sobre el gasto en infraestructura, pero es poco probable que quieran adoptar medidas que ayuden a que Trump sea reelegido como presidente", añade Wade. 

Será necesario el bipartidismo

“Como se necesitan las dos cámaras para sacar adelante un proyecto legislativo, la política futura requerirá de un apoyo bipartidista mucho mayor, lo que supone un cambio a lo que se ha estado viviendo durante estos últimos dos años. Además, este hecho podría alterar el resto de la presidencia de Trump", afirma Thormann.

En este sentido, otro factor importante es que los demócratas han conseguido el control de la Cámara de los Representantes. Y es digno de resaltar porque llevaban ocho años como partido minoritario. "Esto significa que el grupo republicano de la Cámara se volverá más conservador y más parecido a Trump. 

La nueva mayoría demócrata de la Cámara será más desafiante para el presidente en varios temas. De hecho, habría que considerar la posibilidad de que citen a Trump para que haga públicas sus declaraciones de impuestos", señala Frederick Schaefer, jefe de Gestión de Acciones y Gerentes de Producto de US Cap Small.

“En el lado republicano, lograr la gran mayoría del Senado es significante. Además, los candidatos republicanos a gobernador han obtenido buenos resultados en estados como Ohio y Florida. A medida que nos acercamos a las elecciones de 2020, estos dos estados serán claves a la hora de escoger presidente", puntualiza.