Hace poco, hemos rememorado el décimo aniversario del colapso de Lehman Brothers, uno de los mayores bancos de inversión estadounidenses. Este hecho conmocionó a los mercados globales y ya lo analizamos en este artículo.

No obstante, hubo una cosa que no tratamos: ¿qué es una recesión y que deben hacer los jóvenes si vuelve a haber otra?

 

¿Qué es una recesión? 

Tal y como pasa en el senderismo, la montaña tiene sus altibajos. Lo mismo pasa con la economía y los mercados.

Una recesión es un periodo prolongado de actividad económica reducida, generalmente producida por una caída en el PIB durante dos trimestres sucesivos. Volviendo a las analogías, cuando estás escalando o bajando una montaña, gastas energía y recursos. Sin embargo, una vez que llegas a una parte llana, reduces el esfuerzo y trabajo.

La economía hace algo similar cuando hay una recesión: reduce su nivel de actividad. Puede haber un evento o causa específica que desencadene una recesión, pero un factor común es una disminución repentina en la actividad económica general.

¿Qué significaría una recesión para mis finanzas? 

La economía y los mercados son complejos y evolucionan constantemente. Los efectos de una recesión en las finanzas personales dependen de la situación de cada persona. También es importante tener en cuenta que, aunque puede haber algunas tendencias históricas sobre las que podemos reflexionar, esto no significa necesariamente que podamos saber qué ocurrirá en el futuro.

Dicho esto, los siguientes puntos son efectos comunes de una recesión: 

1. Caen los mercados bursátiles mundiales y el PIB

Cuando caen los mercados bursátiles y el PIB, los activos a menudo también disminuyen. Durante las peores fases de la crisis de 2008, los índices del mercado bursátil japonés y europeo perdieron más de la mitad de su valor. Los índices mundiales, estadounidenses y asiáticos (excluyendo Japón) cayeron en más del 40%, mientras que el Reino Unido perdió más del 35% de su valor. En Estados Unidos, los fondos de pensiones perdieron en torno al 31% de su valor.

2. Reducción del crédito

Los bancos también podrían reducir su actividad crediticia, lo que puede disminuir el crédito y préstamos para consumidores y empresas. Esto significaría una reducción del gasto de los hogares.

3. Los ingresos de las empresas y las inversiones disminuyen.

Cuando los consumidores dejamos de gastar, también puede afectar a los ingresos de las empresas. Cuando los ingresos disminuyen, las empresas comienzan a centrarse en ahorrar costes: reducen empleo, salarios, etc.

Según un informe de PricewaterhouseCoopers, se perdieron 7 millones de empleos en todo el mundo desarrollado a partir del segundo trimestre de 2008. Estados Unidos fue el más afectado, con una pérdida de casi 2 millones de empleos durante los últimos meses del año.

Las recesiones pueden dar miedo

Al igual que ir de excursión sin conocer el camino puede resultar desalentador, las recesiones también intimidan. La recuperación y las reacciones del mercado podrían ser una escalada abrupta en un corto período de tiempo o una salida gradual a lo largo de los años. 
 
Los gobiernos y los bancos centrales, a veces, intervienen e introducen políticas para ayudar a la economía a acelerar su ritmo. Por ejemplo, la bajada de los tipos de interés o la implementación de medidas expansivas como el QE, donde el gobierno compra bonos para aumentar la liquidez.

¿Cómo podemos prepararnos para una recesión? 

Lo principal es no dejarse atrapar por la exageración mediática y pensar en el largo plazo.

De acuerdo con Richard Thaler , economista del comportamiento ganador del Premio Nobel ; “Prestar atención día a día es perjudicial para el bienestar financiero y emocional de uno”. Una desintoxicación digital no solo será buena para su productividad, sino también para las inversiones.

Thaler se centra en el elemento humano de los mercados y la inversión. "La aversión a las pérdidas puede evitar que los inversores aprovechen las oportunidades a largo plazo en acciones". Esto podría verse como una oportunidad perdida cuando el mercado se recupera, especialmente para los jóvenes inversores que tienen tiempo de su lado.

Otro factor clave es el ahorro. Tener un fondo para tiempos de tormenta donde refugiarse es muy importante. A medida que la economía se ralentiza, también lo hace la capacidad de algunas empresas para aumentar salarios y seguir contratando. Es posible que no puedas ahorrar todo tu salario, pero ahorrar al menos una parte puede ayudarte en estas circunstancias.
 

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Maggie Sullivan, redactora (Moneylens) de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.