Que son los fondos de renta fija

Los fondos de renta fija siempre han sido una opción interesante para las carteras de los inversores españoles. ¿Por qué? Especialmente por el bajo riesgo que comportan y por una rentabilidad, que, aunque no es demasiado alta si la comparamos con otro tipo de fondos, ya la conocemos prácticamente desde el momento de la contratación.

Por eso, si quieres saberlo todo sobre este tipo de instrumentos de inversión antes de dar el paso, te contamos qué son los fondos de inversión de renta fija, qué tipos hay, ejemplos de renta fija, o sus inconvenientes.

Qué son los fondos de inversión de renta fija

La renta fija es un tipo de inversión que abarca todos los activos financieros en los que el emisor está obligado a realizar pagos en cantidades y periodos previamente establecidos. El emisor garantiza la devolución del capital invertido y una rentabilidad a mayores. Es decir, si adquirimos un instrumento financiero de renta fija, conocemos los intereses o rentabilidad que nos pagarán desde el momento en que compramos ese producto. Y, además, sabremos de antemano el plazo de vencimiento.

Eso sí, que los títulos estén garantizados por el emisor no quiere decir que sea una inversión sin riesgo: puede ocurrir que el emisor sea incapaz de cumplir con lo acordado. Sin embargo, se trata de vehículos de perfil conservador y menos arriesgados que, por ejemplo, los fondos de renta variable.

Por supuesto, lo mejor que puedes hacer si tienes dudas acerca de cómo invertir o cómo organizar tu cartera de inversión, es contactar con un asesor financiero que te asesore de una forma personalizada. En Finect te ponemos en contacto con 3 asesores de manera completamente gratuita rellenando este formulario.

 

Tipos de renta fija

Renta fija según el emisor

Deuda pública: la emiten organismos públicos, que son necesariamente países. Algunos fondos invierten en deuda de regiones, que también emiten deuda, e incluso hay organismos supranacionales que tienen programas de deuda. Sin ir más lejos, la Unión Europea emitió este año los primeros eurobonos, con los que pretende financiar los fondos de recuperación económica de la pandemia.

Las entidades públicas emiten diferentes tipos de deuda para recaudar fondos de los inversores. Estos tipos se diferencian, de forma muy resumida, sobre todo por los plazos de reembolso: 

  • las letras del Tesoro (de emisión mensual y vencimiento menor a 18 meses), 
  • los bonos (emitidos a tres y cinco años) 
  • y las obligaciones (parecidos a los bonos pero emitidos a 10,15 o 20 años y por tanto una inversión a muy largo plazo).

Como verás, dentro de las letras, los bonos y las obligaciones, vemos el plazo de vencimiento de la renta fija: a corto y medio/largo plazo. De hecho, esta podría ser otra forma de categorizarla.

  • Deuda privada: las entidades privadas, principalmente empresas, también pueden colocar en los mercados su deuda y establecer tasas de interés, plazos y vencimientos, igual que sucede con la deuda pública. 

Los fondos de renta fija beben de todos o de algunos de estos activos, según la cartera que la gestora diseñe para el fondo de inversión. De acuerdo con los objetivos del equipo gestor, hay fondos de renta fija a corto plazo (por ejemplo los monetarios), otros a largo plazo, fondos de renta fija garantizados… El objetivo que persiguen influirá en asignar a cada activo un porcentaje u otro del patrimonio que gestionan.

Renta fija según rendimiento

  •  Rendimiento explícito: productos de renta fija a través de los cuales se realizan pagos de forma periódica, también conocidos como cupones, en forma de interés. Los más habituales son los semestrales y los anuales, pero siempre varían en función de lo que se haya establecido en el momento de la emisión.
     
  • Rendimiento implícito o cupón cero: productos de renta fija cuya rentabilidad está determinada por la diferencia entre el precio que paga el inversor por el producto y el precio en el momento de la amortización.

Qué debo saber antes de contratar un fondo de renta fija

Una vez tenemos esto claro, es fundamental que tengas presentes todos estos puntos a la hora de contratar un fondo de renta fija.

1. Tipo de interés

2. Periodicidad

3. Precio de emisión

4. Precio de reembolso

5. Fecha de amortización

6. Si cotiza y, en caso afirmativo, en qué mercado

7. Condiciones de amortización y amortización anticipada

Una de las principales características de la renta fija es la menor volatilidad que presenta respecto a la renta variable. Sin embargo, al reducir la volatilidad también estamos renunciando a la búsqueda de mejores rentabilidades.

Por lo tanto, para conseguir un buen rendimiento de un fondo de inversión en renta fija debemos fijarnos un horizonte temporal de medio-largo plazo. 

Eliezer Ben Zimra, Co-Fund Manager de Carmignac Portfolio Unconstrained Euro Fixed Income nos cuenta cómo lo hacen y cual es su estrategia para conseguir buenas rentabilidades de la renta fija.

Diferencias de los fondos de renta fija con respecto a otros

Las diferencias de los fondos de renta fija frente a otros tipos de fondos podríamos dividirlas en 2:

  • Tipo de activos donde invierte: principalmente activos de renta fija.
     
  • Tipo de inversor al que se dirige: inversores conservadores que priorizan la seguridad frente al beneficio.

Aquí te contamos todos los tipos de fondos de inversión.

Ejemplos y categorías de fondos de inversión de renta fija

Vamos a ver las categorías que ofrece INVERCO (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones), junto con algunos ejemplos de fondos de inversión de renta fija.

Renta fija euro

Se trata de una tipología que se caracteriza por que pueden tener un máximo de un 10% de exposición a otras divisas distintas al euro. Además, no tienen ninguna exposición a renta variable. Son fondos con poco riesgo, ya que no tienen en cuenta, por ejemplo, la exposición al cambio de divisas. La principal desventaja de este tipo de fondos es que dependen en gran parte de la situación económica de la zona euro. Podemos encontrar tanto fondos de renta fija euro a corto como a largo plazo.

Un ejemplo de este tipo de fondo a largo plazo es IBERCAJA RF 2025-A, que acumula una rentabilidad en 2021 del 1,29%.                

Renta fija mixta euro

Con la renta fija mixta el porcentaje que se puede invertir en diferentes activos (renta variable) es de hasta el 30% del patrimonio. Este tipo de fondos nos permite, por lo general, tener un poco más de rentabilidad que los renta fija euro, ya que nos aportan ese “extra” de la renta variable, sin perder del todo la seguridad de la renta fija.

Un ejemplo de fondo de renta fija mixta euro es CB RF SUBORDINADA CARTERA, que tiene una rentabilidad acumulada a 3 años del 4,37%.

Renta fija Internacional

Activos con una divisa diferente al euro en más del 10% y sin exposición a la renta variable. Un buen ejemplo de este tipo de fondo es UBS CORTO PLAZO VALOR P, que acumula una rentabilidad del 2,13% en 2021 y un 3,84% a 5 años.

Renta fija mixta Internacional

Cuando vemos la categoría de “internacional”, nos referimos a aquellos fondos de renta fija que invierten más 10% de su patrimonio en divisas distintas al euro y una exposición a la renta variable de hasta un 30% del total. Suelen tener una rentabilidad mayor que cualquiera de los tipos anteriores que acabamos de ver, pero también un mayor riesgo, como es lógico.

¿Quieres información de más fondos? ¿Quieres conocer los mejores en renta fija? No te pierdas los mejores fondos de renta fija de 2021.

Ventajas y riesgos de la renta fija

Ventajas

  • Son productos ideales para perfiles conservadores, con un bajo riesgo y volatilidad.
     
  • Nos ofrecen una renta periódica por el capital invertido.
     
  • Son seguros. Teniendo en cuenta que están emitidos por entidades con una solvencia tal que es muy complicado que quiebren.

Riesgos

Aunque son productos conservadores, debemos tener presente que tienen sus riesgos. La CNMV los cataloga en 3 tipos:

  • Riesgo de crédito: riesgo que se asume por la posible falta de cobro de los intereses y/o principal de la inversión por parte del emisor.
     
  • Riesgo de mercado: riesgo de que los valores coticen por debajo del precio que en su momento se pagó por ellos. Esto variará en función de los tipos de interés, de las condiciones de mercado y de las condiciones económicas generales.
     
  • Riesgo de liquidez: riesgo de que, en caso de querer vender el título de renta fija, podamos encontrar contrapartida en el mercado, es decir, que no se pueda vender el producto.