Hace unas semanas asistí en calidad de 'experto', fíjate tu, al programa Espejo Público de Antena 3, que presenta Susanna Griso. Estaban haciendo un reportaje a raíz de la nueva web lanzada por la Seguridad Social para que cada ciudadano pueda consultar cuanto está previsto que cobre al jubilarse.

De momento, solo pueden acceder a esos datos con certificado electrónico los mayores de 55 años , si no me equivoco. ( Rectificación: como se dice en los comentarios, ya puede acceder todo el mundo si tiene certificado)

El formato de mi intervención era muy sencillo. Había tres personas de perfiles muy distintos que me hacían una pregunta sobre su mayor preocupación de cara a las pensiones: una joven empleada en una tienda de deporte; un mecánico en paro y una abogada. Los tres tenían en el fondo una misma duda, aunando cada uno la planteaba desde su situación personal. Sería algo así como... "Cuando llegue a la edad de jubilación, la pensión me llegará para vivir como me gustaría? 

A cada uno le respondí lo mejor que supe y lo podéis ver en el vídeo, haciendo click aquí o en la imagen (yo aún no me he visto, aviso):  

Para mí es evidente que a la mayoría 'no nos llegará' por una simple cuestión de demografía: la cifra de mayorzotes crecerá mucho más los próximos años que la de población en edad laboral.

Ahora se ha puesto de moda el debate de que, si falta pasta, debería sacarse una partida extra de los impuestos. Pero esto es una trampa al solitario, te dicen: mira tus pensiones no van a bajar, el único mensaje posible para un político que quiere ganar unas elecciones, cuando en realidad ese dinero te lo están cogiendo del otro bolsillo.

Pero, aun imaginando que el futuro fuera más rosita de lo esperado, creo que como ciudadanos hay un riesgo que no podemos permitirnos: depender solo de ese dinero.  Parece una obviedad, pero la mayoría de gente a mi alrededor no ha hecho esta reflexión. Y me extraña más en los que somos más jóvenes y tenemos la gran fortuna de tener un trabajo y poder ahorrar.

La cohorte que ahora se mueve en los 50-60 años y las que hay por debajo iremos teniendo un progresivo deterioro en el poder adquisitivo con la pensión pública. Yo lo tengo bastante claro. Cada vez irá a más. Quizá no baje en términos nominales, pero ese dinero cada año comprará menos cosas.

¿Qué podemos hacer? Me preguntaban los entrevistados. Cinco cosas: 

- Lo primero, actuar como si no nos fuera a llegar, por mucho que alguno crea que sí, con el típico argumento de "nos llevan asustando muchos años pero al final seguimos cobrando. Oye, si es así y tienes razón al jubilarte, pues mejor que mejor. Pero si no, el riesgo de fiarlo todo a esa carta es enorme si algún dia te quieres retirar.

- Lo segundo, hábito de ahorro. No importa que al principio sea muy poco dinero. Lo importante es coger hábito.

- Lo tercero, empezar a invertir lo antes posible. Tengo un sobrino que el otro día rompió su hucha para pagarse sus estudios en el extranjero. Había acumulado 900 euros. Si en vez de estar en el cerdito hubiese estado en un fondo de bolsa decente, como mínimo tendría el doble. El interés compuesto puede hacer maravillas, como ya puse con números en el post " Cuánto debo aportar a un plan de pensiones"

- Cuarto, tener un buen plan financiero. En realidad, debería ser lo primero. Pero lo pongo en esta posición porque cuando se lo digo a mis amigos les da pereza... Y entonces siguen sin hacer lo anterior. Efectivamente, conviene dedicarle un buen ratito a pensar qué jubilación quiero tener, qué nivel de vida me gustaría mantener, cuánto dinero me podría hacer falta para ello, cuánto podría ahorrar por mí mismo y qué rentabilidad necesito.

Si haces esto lo primero, la necesidad de ahorrar e invertir desde ya sale sóla... Pero no puedes esperar a tener el plan para empezar a ahorrar. Ahora bien, si no te da pereza, lo mejor es pensar ya en ese plan. Si puedes contar con un conocido o un asesor financiero que te ayude, mejor que mejor, te aportará realismo.

- Quinto. Dedica un tiempo a revisar y buscar buenos productos. Igual has empezado a ahorrar con un plan de pensiones que te han ofrecido en el banco porque te regalaban un jamón. Sin embargo, la rentabilidad es lamentable... Bueno, por lo menos has empezado a ahorrar. Ten en cuenta que puedes cambiar de plan sin gastos y sin tener que pagar a Hacienda por los beneficios, si lo haces con la figura del traspaso. Si no tienes un buen fondo o plan, ¡cambiate! 

Si descubres un buen fondo o un buen plan, como muchos de los que cada semana se comentan en Unience, y tu estás en uno con más comisiones que rentabilidad, ¡Cámbiate! Recuerda que cuanto antes, más dejarás trabajar al interés compuesto. 

Y grábate esto a fuego: nunca contrates un producto para tu jubilación por un regalo que te den al contratarlo. Lo que importa es sólo la rentabilidad. Elige productos con un buen historial de rentabilidad. 

En fin, escribiendo este artículo acabo de recordar otro que hice hace tiempo, el de " Cómo mejorar los planes de pensiones". Estoy convencido de que según vayamos avanzando en el tiempo habrá una mayor sensibilidad política a mejorar este pilar, aunque de momento no se ha hecho nada todavía... Casi al revés, diría yo.

¿Cómo lo véis? ¿De acuerdo con estos puntos? ¿Algo que no os guste de mi planteamiento?