que es mejor invertir en fondos o en acciones

Las acciones y los fondos de inversión son dos de las opciones más conocidas para invertir. Sin embargo, optar por una u otra tiene como resultado escoger una estrategia de inversión distinta. ¿Cómo puedo invertir en acciones? ¿Cómo puedo invertir en un fondo y qué consecuencias tiene hacerlo? ¿Qué es mejor, invertir en fondos o en acciones?

A continuación te explicamos qué es un fondo, qué son las acciones y las diferencias al invertir en uno y otro. Si te quedan dudas te animamos a participar en el foro y lanzar tus preguntas a la comunidad de Finect. También te ofrecemos hablar con los asesores financieros de la red de Finect. Para ello, tan solo hace falta que cubras el siguiente formulario y te pondremos en contacto con tres expertos financieros que te ayudarán a tomar decisiones de inversión. 

¿Quieres sacarle rentabilidad a tu dinero?

¿Qué son las acciones?

Una acción es un activo financiero que representa una parte del capital social de una sociedad anónima. Es decir, adquirir acciones significa ser el propietario de un cachito de una empresa que cotiza en un mercado financiero. Hay infinidad de índices bursátiles en todo el mundo donde las empresas “salen a Bolsa”. 

Al adquirir acciones se reciben unos derechos sobre la empresa y se obtiene la categoría de socio. De esta forma el comprador de la acción se convierte en dueño de la empresa en una proporción acorde a las acciones que hayamos comprado.

Sin embargo, aunque lo habitual es que los particulares compren acciones de empresas que cotizan, también se puede invertir en compañías que no han salido a Bolsa. Se conoce como inversión alternativa. éstas pueden conformar un pequeño porcentaje de la cartera de un inversor que busca diversificar más allá de la renta fija o de la renta variable, con un riesgo más elevado y a cambio un rendimiento potencial también mayor. Hay empresas no cotizadas muy conocidas, como Cabify (aunque se lo está planteando), El Corte Inglés o Mercadona

Comprar o vender acciones de empresas que cotizan es la fórmula más habitual. Y por eso nos centraremos en ellas. 

Invertir en acciones

Invertir en acciones, por lo tanto, es sinónimo de invertir en Bolsa. Como explica nuestro compañero @eduardogarcia en esta guía para principiantes en Bolsa, la compraventa de acciones se parece bastante a ir al supermercado. Pero con matices.

A diferencia de lo que ocurre en el supermercado, los ciudadanos no pueden ir directamente a la bolsa a comprar acciones. Para hacerse con títulos de compañías hay que pasar antes por las manos de un agente autorizado, un bróker. Un bróker es un agente o empresa que ejecuta operaciones de compraventa de instrumentos financieros, entre ellos acciones. 

Las acciones son la opción más directa para invertir en una empresa concreta. Eso sí, resulta fundamental que el intermediario de esa compraventa, el bróker, tenga unas características que aseguren que vas a sacar el mayor provecho al dinero que inviertes… y con plenas garantías: costes, seguridad (es decir, que estén regulados y reconocidos por las autoridades financieras), productos de inversión que ofrecen, cantidad mínima que exigen para invertir…Aquí puedes encontrar los mejores brókers para empezar a invertir.

¿Qué son los fondos de inversión? 

Cuando hablamos de fondo de inversión nos referimos a un producto de inversión colectiva (ICC), en el que se aglutinan las aportaciones de los partícipes (un número determinado de personas) para invertir sus ahorros. Sumando todas estas aportaciones de capital, se crea uno mayor que permite al fondo diversificar entre diferentes activos, como pueden ser los valores de renta fija o las acciones, entre otros.

El objetivo de estos fondos es lograr las mejores condiciones posibles: aquéllas que serían imposibles de reunir al invertir por cuenta propia. Hablamos de un vehículo de inversión seguro, en manos de gestores profesionales y que, además, está supervisado por organismos públicos.

Para saber las partes y características de un fondo, te invitamos a que leas este artículo sobre qué es un fondo de inversión y cómo funciona.

Invertir en fondos de inversión

Después de definir qué es un fondo, toca ponerse manos a la obra. La cantidad de fondos y de bancos y gestoras que los ofrecen es muy amplia. También son muy variadas las categorías de fondos existentes, que se clasifican según los activos en en donde invierten (renta fija, renta variable, mixtos, de materias primas…). 

Para escoger el fondo que más nos conviene debemos considerar algunas variables:

  • Rentabilidad: es la joya de la corona de cualquier producto de inversión. Seguro que has leído en las fichas y folletos de fondos una advertencia por parte de las gestoras, un mensaje parecido a este: “las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras”. Bien, esto es cierto, pero no es menos cierto que ver la trayectoria que ha tenido el fondo en el pasado es un indicador que nos ayudará a saber si ese producto nos interesa.
     
  • Perfil de inversión: cada persona tiene una situación financiera que marcará qué fondos nos interesan más. Aquí entra en juego el patrimonio, pero también la edad y por tanto el margen de maniobra u objetivos vitales. ¿Anteponer la seguridad del patrimonio y ser conservador? ¿Tomar más riesgos y priorizar el rendimiento? La tolerancia al riesgo es diferente en cada persona. Un asesor financiero nos ayudará a detectar el nuestro. 
     
  • Comisiones: Inversión y comisión van juntas de la mano. Siempre que inviertes tienes que pagar comisiones. Las más habitual en los fondos es la referida a la gestión (detrás del fondo hay un equipo gestor que va actualizando la cartera del fondo para velar por los intereses del particular). Otras comisiones que puede haber: la de suscripción, la de depositaría/custodia, de reembolso o una comisión por los resultados del fondo, llamada comisión de éxito (cuando alcanza un cierto nivel de rendimiento, normalmente a lo largo de un año natural).
     
  • Horizonte temporal: las acciones son operaciones de compraventa rápida en las que una persona puede desprenderse de ellas o adquirirlas sin fijarse plazos. Los fondos definen un horizonte temporal y las gestoras que los ofertan fijan un periodo de tiempo recomendado para mantener la inversión antes de deshacer las posiciones. Según el tipo de activo en el que invierta el fondo, ese horizonte variará: un fondo de renta fija a corto plazo requiere unos plazos diferentes a un fondo de renta variable global. 

Estos son los principales factores que entran en juego al invertir en un fondo. Las circunstancias personales de cada inversor pueden llevar a añadir otros a la ecuación. 

Diferencias entre acciones y fondos

Después de analizar ambas opciones, volvemos a la hipótesis de partida: ¿es mejor invertir en acciones o en fondos? La respuesta es: son distintos. Frente a la compra directa de acciones, invertir a través de fondos permite diversificar riesgos gracias a una cartera con posiciones en diferentes compañías. De esta forma, si la buena marcha de una de las empresas se tuerce, contamos con otros valores en los que el fondo está invertido que pueden compensar las pérdidas.

Apostar por un fondo no quiere decir que renuncies a tener acciones de una empresa en la que te interese invertir. Es posible rastrear el mercado y encontrar fondos de inversión con más o menos exposición a la empresa que te interesa. Para ello, deberás ver la ficha del producto o preguntarle a la gestora que lo comercializa qué peso tiene en la cartera la empresa o empresas en las que te interesa invertir.

La inversión en bolsa a través de un fondo de inversión suele ser más equilibrada: diversifican bastante bien las inversiones. Por no hablar de los fondos de inversión de gestión pasiva, que siguen los índices bursátiles del mercado, y suelen obtener rentabilidades parecidas a los mismos. 

La diferencia principal es la seguridad, ya que es menos arriesgado invertir en un fondo del que te corresponden partes alícuotas de cientos de empresas, que invertir el capital en acciones de un par de valores bursátiles pudiendo perder de una tacada gran parte de la inversión por no poder diversificar.

Quienes opten por invertir en acciones deben pararse a pensar lo siguiente: ¿Cómo vas a superar a estos fondos invirtiendo por tu cuenta en acciones en bolsa? A corto plazo entra en juego el azar en las acciones, una opción más volátil. A largo plazo, quien invierte en acciones debe estudiar el mercado en el que se mueve, conocer la competencia y analizar la revalorización que ofrecen los títulos…

Estas tareas en un fondo de inversión corresponden a un equipo de gestión profesional del sector financiero. A cambio, las comisiones que los gestores aplican en un fondo ‘robarán’ un pellizco mayor a los beneficios que logres con tu inversión (los brókers tienen comisiones más bajas). En contrapartida, consigues más tranquilidad al saber que hay unos gestores de tu dinero por detrás. Todo dependerá de tus objetivos de inversión. 

Acciones (vía brókers): ventajas

  • Tarifas competitivas y pocas comisiones 
  • Rapidez y fluidez para operar en el mercado, con compraventa de acciones intradía
  • Facilidad para deshacer posiciones: cuando un particular desea vender las acciones, la operación es un poco más rápida que en un fondo
  • De lo anterior se sigue que tienen una elevada liquidez (la conversión en dinero es casi instantánea)
  • Se adaptan mejor a inversores con conocimientos y un perfil agresivo por los múltiples activos que ofrece (futuros, opciones, CFD, forex…)

Fondos de inversión: ventajas

  • La principal ventaja de los fondos de inversión es que dan la oportunidad de invertir en diferentes activos, distintos mercados financieros, diversificar inversiones y desarrollar estrategias. Todo con una gran flexibilidad.
  • Liquidez: la inversión en fondos es sencilla tanto en compra como en venta de las participaciones o acciones.
  • Seguridad, al encontrarse en manos de profesionales financieros.
  • Ventajas fiscales: es uno de los principales atractivos de los fondos de inversión, ya que son muy favorables.
  • Facilidad de traspaso entre fondos.
  • Mejora del interés compuesto.