¿Cuándo y cómo hay que vender un fondo de inversión?

¿Cuándo y cómo hay que vender un fondo de inversión?

vender un fondo de inversión: cuándo y cómo hacerlo

Los números rojos en un producto de inversión hacen que temblemos. La decisión más natural es vender ese instrumento y recuperar el dinero de la inversión con el valor liquidativo que tenga en ese momento del mercado.

Sin embargo, para vender fondos de inversión u otros productos financieros entran en juego otros factores. Te explicamos cuándo y cómo vender un fondo de inversión, uno de los instrumentos más sencillos para invertir en Bolsa.  

Contratar un fondo es sencillo y más aún es venderlo cuando nos parece que ha perdido su atractivo. Basta con dar la orden al banco o al comercializador. Pocos días después tendrás el dinero en la cuenta corriente.

Una alternativa es traspasar el fondo de inversión a otro fondo diferente y que nos interese. Así, seguimos aprovechando las oportunidades de mantenernos invertidos en el mercado (por ejemplo, la magia del interés compuesto) y evitamos de paso tributar por las plusvalías (beneficios) generadas. 

Factores para vender un fondo de inversión 

¿Cuándo conviene vender un fondo de inversión? Raisin, la mayor plataforma europea de depósitos, apunta estos cinco factores para vender un fondo. Toma nota: 

Los mercados financieros son volátiles y las etapas alcistas y bajistas se suceden. Una buena inversión a largo plazo debe pasar por momentos duros, según advierten los entendidos. Por eso, los inversores que contratan un fondo de inversión lo hacen para obtener una rentabilidad a medio y largo plazo por su dinero.

Sin embargo, hay fondos que se comportan de forma preocupante sea cual sea la situación del mercado. Cuando la bolsa sube, el fondo sube menos que el mercado. Al contrario, cuando baja, el fondo baja más. Esta situación, prolongada en el tiempo, es una alerta roja para el inversor. Acudes a la gestora con la que tienes contratado el producto… y sus argumentos no te convencen. Entonces, quizá el producto no sea idóneo para ti y debas venderlo.

Pongamos un caso que a veces ocurre: recibes una comunicación de tu gestor avisando de que la forma de invertir del fondo va a cambiar. Esto es motivo de alerta. A veces, los cambios de estrategia de este producto sirven para adaptarse a la nueva situación de los mercados. Sin embargo, la realidad es que un buen fondo de inversión no debería cambiar jamás su estrategia. 

Cuando los gestores de ese vehículo desinvierten en algunos activos e invierten en otros, o traspasan capitales de unas áreas geográficas a otras, puede ser una señal de improvisación y de mala planificación a largo plazo

Un alto en el camino. Tal vez hemos ido un poco rápido y necesitas alguna noción de qué es un fondo de inversión. Con dedicarle unos minutos a este vídeo, muchas dudas quedarán resueltas. 

Puede ser más grave el cambio del gestor que el cambio de estrategia del fondo. Sobre todo en el caso de los fondos de autor. Muchos inversores confían su dinero a una persona en concreto o a un grupo reducido de gestores que cuentan con una gran reputación y con los que comparten su filosofía de inversión.

Un cambio de gestor puede hacer que cambie la filosofía del fondo, la forma de invertir o los costes y comisiones que se pagan por las gestiones. Antes de decidir si venderlo o no, debes analizar quién es el nuevo gestor y si mantendrá el fondo sin grandes cambios.

Los fondos de inversión deben escogerse de acuerdo con los objetivos financieros del inversor, como destaca también el agregador de datos financieros Morningstar. Esa es una máxima intocable de los asesores financieros a los que puedas consultar.

¿Qué significa esto? Significa que el inversor debe escoger el fondo o fondos según criterios objetivos. El fondo debe adaptarse a su aversión al riesgo y a sus metas financieras, es decir, a su perfil de inversión. Sin embargo, la vida da muchas vueltas y el perfil de inversión puede verse afectado.

Tal vez, siendo joven comprases un fondo de inversión con mucha renta variable y poca renta fija (es habitual cuando hay un horizonte temporal amplio). El tiempo pasa, cumples años, tienes una hipoteca que pagar, una familia a cargo… y la volatilidad de la renta variable ya no te parece tan interesante. Cambia la vida y con ella los objetivos financieros. 

Tal vez sea el momento de vender o traspasar tu fondo y buscar una alternativa más conservadora, como un fondo de inversión formado mayoritariamente por activos de renta fija o algún depósito bancario que ofrezca una pequeña pero estable rentabilidad. Este escaparate te puede servir para decantarte por uno u otro:

Las comisiones, es decir los gastos, son una de las características de un fondo de inversión que más inquietan al inversor. A diferencia de la rentabilidad, que es imprevisible según la evolución del mercado, las comisiones de un fondo las sabemos de antemano.

Si el banco o la gestora con la que tienes contratado tu fondo decide actualizar su política de comisiones y eso implica que te van a cobrar más, tal vez sea un buen momento para despedirse.

Las comisiones de un fondo de inversión tienen un gran efecto en su rentabilidad final. Teniendo en cuenta que es muy fácil contratar un fondo de gestión pasiva (por ejemplo, un fondo indexado) con comisiones muy bajas (entre el 0,2 y el 0,4%), soportar costes elevados sin rechistar no es plato de buen gusto. Esto no quiere decir que no haya fondos de gestión activa con unos costes o comisiones contenidas, como puedes comprobar en el comparador de Finect

Conoce tu perfil inversor

Los asesores de MiCappital destacan otros factores que deben ponernos en alerta y sopesar que quizá sea momento de vender el vehículo de inversión: ofrece escasa diversificación, va en contra de una cartera de inversión diversificada… o simplemente que interese salirse del fondo con el que no estás cómodo para compensar parte del pago de impuestos (esto es, compensar plusvalías). 

Cuándo vender un fondo de inversión

Hasta ahora hemos repasado motivos o factores para vender un fondo. Como indicábamos al principio del artículo, es suficiente con que el inversor le indique a la entidad comercializadora del fondo que quiere venderlo/deshacer las posiciones. 

Una vez la firma de gestión emite la orden, el dinero ya líquido se ingresa en la cuenta corriente indicada en un máximo de 3 días hábiles, detalla la CNMV

Traspasos de fondos de inversión

Una alternativa a la venta del fondo es el traspaso entre fondos. Puede interesarte desde un punto de vista fiscal cuando te toque rendir cuentas con Hacienda.

Un traspaso es una orden de reembolso de un fondo y la inmediata suscripción de otro, sin que la ganancia (o pérdida) tenga efectos fiscales. De cara a hacienda es como si no se hubiera reembolsado el fondo. 

Hay que tener presente que se trata de un reembolso y una suscripción, por tanto todo lo que se aplica al reembolso y la suscripción (por ejemplo las comisiones) se aplica también a los traspasos, explica la CNMV. 

En los traspasos entre fondos de la misma gestora puede tardar como máximo 5 días hábiles y entre fondos de diferentes gestoras hasta 8 días hábiles.

Para saber más: 

Cómo funciona un fondo de inversión. Conceptos básicos

Traspaso de fondos de inversión: todo lo que debes saber
 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User